Aurora Pérez: "a nivel personal, del atletismo me gusta casi todo"

Aurora Pérez nos cuenta su hazaña
Alex Calabuig -
Aurora Pérez: "a nivel personal, del atletismo me gusta casi todo"
2:52 con 50 años

Publicado en Runner's World en 2007

La bellísima ciudad de Florencia fue el escenario elegido por Aurora Pérez para demostrar al mundo y, sobre todo a sí misma, que todavía era capaz de correr un maratón en menos de 3 horas. Esta mujer , fascinante por dentro y por fuera, se preparó a conciencia y el día D a la hora H demostró que con 50 años es posible correr 42,195 kilómetros en 2 horas y 52 minutos, una gesta que rubrica una de las carreras deportivas femeninas más importantes de la historia de España, Pero no se equivoquen, que Aurora tiene cuerda para rato y seguirá sorprendiéndonos en los próximos años…o décadas.

Después de una carrera deportiva tan larga y exitosa ya no tenías nada que demostrar al público. ¿Por qué decidiste afrontar el reto de bajar de 3 horas con 50 años?

Desde unos dos años antes Fernando, mi marido y entrenador, me fue convenciendo poco a poco de que podía volver a correr un maratón consiguiendo que yo asimilara el reto como mío, de otra forma no hubiera podido ser. Al final era yo la que quería demostrarme a mí misma que no estaba acabada para el maratón.

Tu mejor marca en maratón data de 1997, cuando hiciste 2:35:43 en Sama de Langreo. Diez años después, con cinco décadas en las piernas, te descuelgas con un marcón de 2:52. ¿Cuál es el secreto para mantener un nivel tan alto?

No hay un secreto, es simplemente una buena adaptación a la edad. Se trata de mantener la motivación y sobre todo gustarte correr por encima de todas las cosas. Bueno, posiblemente si hay un secreto, pero es en parte ajeno a cada uno, es la suerte de lesionarte poco, también porque me cuido mucho y estoy muy atenta a las sensaciones físicas, a lo que me dice el cuerpo cada día. Tengo una musculatura muy agradecida y yo además la trato bien.

¿Esperabas colarte en el podio del Maratón de Florencia? Imaginamos que por tu mente pasarían sensaciones increíbles cuando estabas en el cajón, ¿no?

No esperaba el podio, incluso sólo lo supe realmente al llegar, pues creí que iba cuarta. ¿Las sensaciones? La tranquilidad del deber cumplido y haber superado los malos momentos que siempre hay en un maratón, no sólo durante la carrera sino sobre todo en los meses de preparación.

 

En la última década has conseguido grandes medallas internacionales en distancias de 800, 1.500 y 3.000 metros, en W-40 y W-45. ¿Cuáles fueron los cambios fundamentales para adaptar tu organismo a una prueba de 42.195 metros?

Siempre me ha ido bien preparar las competiciones por arriba, me gusta mucho rodar y ruedo ligero. Luego hemos ido introduciendo progresivamente series más largas, ritmos adecuados al maratón. Sobre todo la adaptación ha sido muy progresiva y he ido asimilando muy bien los entrenos. Los entrenamientos mas importantes creo que han sido los rodajes de dos horas o dos horas y cuarto y sobre todo los ritmos que he hecho a cuatro minutos el kilómetro, eso me ha dado mucha seguridad.

¿Cuál fue el papel interpretado por el trabajo de fuerza en tu preparación?

Trabajo la fuerza en gimnasio, con circuitos y pesas muy ligeras y con cuestas.

¿A que respondió la decisión de no competir previamente en una media?

Fernando no lo considera necesario, y a mí personalmente no es una distancia que me guste demasiado, me gustan más las competiciones que te dan más ligereza de piernas como los diez kilómetros.

Si un tirano del atletismo te obligase a escoger una sola distancia para competir el resto de tu vida, ¿qué respuesta obtendría?

Le diría que a mi edad no admito tiranías. Tengo dos amores y el corazón partío.

De haber contado con liebres durante toda la prueba y no haber sufrido los inoportunos tramos adoquinados del trazado florentino, ¿a qué marca crees que podrías haber aspirado en unas condiciones ideales?

Creo que sin el adoquín y con ayuda los últimos kilómetros hubiera podido mantener el ritmo de 4 minutos por kilómetro, lo que daría una marca en torno a 2:48 o 2:49. Antes de correr este maratón dije que sería el último, sin embargo después ya no lo tengo tan claro. Fueron tan buenas las sensaciones, tenía tanta ilusión y disfruté tanto en la preparación, que al final he sentido que se acabara todo. Ahora dependerá de que encuentre otro momento en que pueda prepararlo y tenga de nuevo la misma motivación.

Después del castigo acumulado en la preparación del maratón y el desgaste de la propia competición, ¿cómo te volverás a transformar en mediofondista? ¿Cuándo reapareces en las pistas?

Después del maratón descansé totalmente durante diez días. Luego he empezado a rodar, hacer gimnasia, cambios de ritmo y al mes del maratón ya haré series y el entreno normal. Quiero empezar a competir a finales de enero o primeros de febrero ya en pista.

¿Qué objetivos te has marcado ahora que te encuentras recién inmersa en la categoría W-50?

Quiero batir los récords de España de mediofondo y como siempre, me propongo perder lo menos posible respecto a mis marcas del año anterior. Si consigo esto estaré cerca de algún récord del mundo en pista cubierta, pero esto depende de cómo asimile ahora el trabajo y de si me da tiempo a llegar bien a marzo que es cuando tengo que correr. También me gustaría por supuesto pelear por volver a ser campeona del mundo en pista cubierta, ahora como W-50, que este año es en Francia y de Europa al Aire Libre en Eslovenia.

¿Qué es lo que te sigue motivando a salir a entrenar día tras día? ¿Podrías correr sólo por correr, sin acudir a competiciones?

Lo considero una rutina muy agradable en la que solo veo ventajas físicas y mentales. Ahora me motiva especialmente porque tengo la oportunidad además de plasmar lo que siento escribiendo y eso es una motivación extra que me ilusiona mucho. Si, creo que podría correr sin competir, pero no en este momento.

Según han ido cayendo las hojas en el calendario, ¿has tenido que suprimir alguna sesión concreta de tu plan de entreno?

Sólo variamos la semana anterior porque el último domingo antes del maratón me torcí el tobillo cuando acababa el último rodaje que hice de dos horas y paré totalmente el lunes y martes antes de la carrera, suprimiendo las series programadas el miércoles y haciendo en su lugar un ritmo no muy fuerte para ver cual había sido el alcance de la torcedura. Entonces fue cuando me di cuenta de que realmente la última semana no es importante si antes has entrenado bien. Pero esa semana saqué en claro una cosa que considero primordial y es no perder la concentración. Durante la preparación salió todo muy bien, como muy fácil. Me acompañó la suerte pues incluso un día que tuve algo de fiebre me pilló en el día de descanso. Además he cumplido en general los tiempos programados en las series y en los ritmos. También lo he pasado muy mal en algunos entrenamientos y he sufrido mucho por supuesto, pero siempre pensaba en la recompensa de la marca.

¿Piensas que hay alguna edad adecuada para decir basta?

Para parar de competir puede que sí, y es totalmente personal elegir ese momento.

Pocas personas poseen una visión del mundo del atletismo (élite y popular) tan panorámica como la tuya. ¿Qué es lo que más amas y lo que más detestas de él?

A nivel personal, del atletismo me gusta casi todo, el esfuerzo personal que supone, las satisfacciones que da, que te permite soñar con unos retos. Esto es tanto para élite como para los populares. En general ahora no detesto nada especialmente, porque hago el atletismo que me gusta, rara vez siento presión externa. Lo que no me gusta no lo hago y ya está.

A nivel global me disgusta enormemente el dopaje, pensar que hay atletas que buscan éxitos a cualquier precio, eso no lo concibo. También creo que actualmente se compite demasiado, las temporadas son excesivamente largas y se pierde la filosofía propia del atletismo y hay un cierto mercantilismo. Entiendo que un atleta profesional tiene que conseguir rentabilidad pero a mi no me gusta la forma en que se hace. Para acabar en positivo diré que a pesar de esto sigo amando el atletismo. Una sola competición que te levante del asiento me sigue compensando.

Un atleta y una carrera que nunca se te olvidarán…

Un atleta: Sebastián Coe. Y mas que una carrera una imagen: Coe llegando en la final de 1.500m Los Ángeles 84.

Una ciudad donde soñar encontrarte corriendo.

Corriendo y paseando por Nueva York.

Publicidad

¿Piensas que hay alguna edad adecuada para decir basta?

Para parar de competir puede que sí, y es totalmente personal elegir ese momento.

Pocas personas poseen una visión del mundo del atletismo (élite y popular) tan panorámica como la tuya. ¿Qué es lo que más amas y lo que más detestas de él?

A nivel personal, del atletismo me gusta casi todo, el esfuerzo personal que supone, las satisfacciones que da, que te permite soñar con unos retos. Esto es tanto para élite como para los populares. En general ahora no detesto nada especialmente, porque hago el atletismo que me gusta, rara vez siento presión externa. Lo que no me gusta no lo hago y ya está.

A nivel global me disgusta enormemente el dopaje, pensar que hay atletas que buscan éxitos a cualquier precio, eso no lo concibo. También creo que actualmente se compite demasiado, las temporadas son excesivamente largas y se pierde la filosofía propia del atletismo y hay un cierto mercantilismo. Entiendo que un atleta profesional tiene que conseguir rentabilidad pero a mi no me gusta la forma en que se hace. Para acabar en positivo diré que a pesar de esto sigo amando el atletismo. Una sola competición que te levante del asiento me sigue compensando.

Un atleta y una carrera que nunca se te olvidarán…

Un atleta: Sebastián Coe. Y mas que una carrera una imagen: Coe llegando en la final de 1.500m Los Ángeles 84.

Una ciudad donde soñar encontrarte corriendo.

Corriendo y paseando por Nueva York.

Publicidad
Te recomendamos

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

Analizamos las Skechers GoRun Ride 7...

La velocidad del escolta y la potencia del ala pívot. Dos de nuestros grandes jugador...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Nos ponemos en la muñeca el Suunto 9 y os contamos "cómo rueda" uno de los grandes gá...

Porque de la importancia de la hidratación los runners estamos más que concienciados....