Corrí despacio durante un tiempo y descubrí sus grandes beneficios

El ritmo de tus entrenamientos afecta a tu felicidad, estrés y, por supuesto, lesiones.
Juan Solbes -
Corrí despacio durante un tiempo y descubrí sus grandes beneficios
Corre sin prisa

Me he dado cuenta de que dedicar el tiempo necesario a cada rodaje, y hacerlo de manera relajada, me aporta muchos más beneficios que cuando voy deprisa y corriendo.

En ocasiones, y por diferentes motivos, salgo a correr de forma precipitada y con cierta prisa. Quiero aprovechar el poco tiempo que me queda a mediodía, esa reunión que me han adelantado por la mañana, la consulta del médico que me quita media hora de entrenamiento, etc.

Cuando me estoy cambiando siento que la presión me embarga, salgo deprisa porque no quiero perder un sólo instante y el resultado no es muy satisfactorio. En ocasiones, el ritmo no es el adecuado para mí, no caliento bien, se aceleran mis pulsaciones, la sensación de las piernas es algo desagradable, mi mente sólo piensa en aprovechar el poco tiempo que tengo, y lo más duro es que, cuando termino, me cambio deprisa y corriendo para cumplir el siguiente compromiso.

Durante estos años, no he sido consciente de las veces en las que se ha producido esta situación en mi vida. Entiendo que la ilusión y las ganas que tengo por salir a correr son las que han importando realmente, y han escondido esta otra percepción que ahora sí considero como primordial. Los corredores que, como yo, salimos a entrenar para mejorar nuestra salud, sentirnos bien y poder disfrutar de la vida en óptimas condiciones físicas y mentales, tendríamos que entender que más vale salir a correr 20 minutos de forma relajada y tranquila, que media hora a ‘matacaballo’. Al final, la diferencia entre una cosa y otra no va más allá de unos cuantos minutos.

Quizá cuando lleguemos a la reunión comience con media hora de retraso porque siempre hay alguien que llega tarde. El médico tiene llena la consulta y después de andar deprisa y corriendo tenemos que esperar una hora más, o cuando he terminado de correr a medio día, he tenido que esperar porque la comida todavía no se había hecho. Es entonces cuando nos deberíamos dar cuenta de que quizá no vale la pena correr tanto, sino hacerlo con satisfacción.

Publicidad

Para mí, estos días ha sido mucho más satisfactorio sentir que el tiempo no es algo que me lleve a mí, sino que tengo la posibilidad de gestionarlo cuando éste no es escaso. Poder disfrutar del entorno, los alrededores, de fluir con cada uno de mis pasos, poder pensar con tranquilidad o dejar la mente en blanco para percibir con claridad lo que le invade son, sin duda, experiencias mucho más saludables que las de salir deprisa y corriendo. Respirar de manera profunda y más sosegada permite que mi organismo absorba una mayor cantidad de oxígeno y todo funcione de forma más equilibrada, que si corro con un continuo jadeo.

Y, también, en estas reflexiones, he sido consciente de que la mayor parte de las lesiones que he sufrido han sido motivadas por pretender salir a entrenar con condiciones de tiempo escasas, donde ha prevalecido querer salir a correr frente a disfrutar de entrenar sin prisas. Cuando he salido de manera reposada, charlando con los amigos y haciendo kilómetros a un ritmo que me ha permitido hablar perfectamente, he disfrutado de una fantástica ducha y un almuerzo tranquilo y ameno para incorporarme más tarde a mi trabajo. Ha sido cuando, la maravilla que es salir a correr, se ha convertido en la magia de la felicidad.

Y esto también es aplicable incluso a los entrenamientos más sacrificados y constantes que llevamos a cabo cuando queremos acabar una prueba larga como un medio maratón o quizá un maratón. Son entrenamientos que requieren la dedicación de un tiempo adecuado para realizar los ejercicios y series planteadas en cada sesión. Realizarlo sin prisa aporta una sensación de felicidad y paz que difícilmente se puede conseguir con ningún otro tipo de actividad deportiva.

Lejos de querer dar una clase de moralidad en el arte de correr, estaría encantado si alguien pudiera evitar lesiones, estrés, dificultades, etc. y disfrutara de hacer lo que más nos gusta con la variable de tiempo de sobra.

 

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...