¿Descanso en verano?

De vacaciones sí, pero con las zapatillas puestas.
Mayte Martínez -
¿Descanso en verano?
¿Descanso en verano?

Las épocas estivales tradicionalmente se han empleado para descansar y desconectar de la rutina. Antes era normal que los corredores descansaran varias semanas entre los meses de julio y agosto, dependiendo de cuándo tuvieran sus objetivos más importantes. A ello se unía el hecho de que no había muchas carreras importantes en verano, únicamente los famosos “pollos” en los que se buscaba un objetivo más pecuniario que otra cosa. Pero en los últimos años se ha ampliado el abanico de posibilidades en lo que al descanso y su planificación se refiere. 

Todos necesitamos descanso ya sea físico o mental, la cuestión es cuándo y cuánto descansar. Después de una larga temporada de entrenamientos y competiciones se produce un descenso de la eficacia y una saturación del entrenamiento por parte del runner ya sea por falta de motivación o por exceso de cargas lo que concluye que el rendimiento y las adaptaciones ante los mismos estímulos desciendan de forma alarmante. Cuando aparecen estas señales hay que escuchar al cuerpo y descansar. El organismo necesita períodos en los que los procesos regenerativos puedan trabajar sin elementos que lo alteren y es necesario planificar estos momentos para, si se puede, hacerlos coincidir con nuestra periodización. Cuando esto no ocurre se suelen producir descensos inoportunos de rendimiento que son difíciles de remediar. 

Cuando hablamos del descanso veraniego nos estamos refiriendo a un período de reposo medio o largo, es decir de más de 2-3 semanas. Cuando exceden este tiempo es mejor hacer un período regenerativo en el que se entrena con menos intensidad y sin objetivos. Es decir, se sigue entrenando, pero a un menor nivel y con competiciones sin presión para recuperar la motivación y la frescura física. Esto lo podemos hacer con más facilidad ahora que tenemos la oportunidad de compatibilizar el descanso con algunas de las competiciones populares que salpican nuestra geografía todos los fines de semana del verano y así nos va sirviendo de estímulo para no abandonar completamente la carrera durante más de dos meses enteros. 

Publicidad

A lo largo de los años debemos aprender estos comportamientos junto con nuestros entrenadores y apuntar cómo nos vamos encontrando cuando reanudamos el entrenamiento tras el tiempo de descanso. En mi caso cada año he ido descansando menos tiempo y tengo experiencias positivas y negativas. Lo que está claro es que la teoría dice que hay que reducir el tiempo de descanso a medida que acumulemos años de entrenamiento y nos vayamos a tomar más en serio esto del correr ya que las desadaptaciones físicas sufridas durante esta fase van a tener menores consecuencias negativas. Siempre utilizando la lógica para no llegar a la obsesión. 

Desde aquí quiero animar a todos los maratonianos que están empezando ahora su entrenamiento específico para preparar un maratón en otoño ya que cuando cae la hoja tenemos buenos maratones para correr tanto en España como fuera de nuestras fronteras.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...