Del oro al chocolate

Eusebio Cáceres, 4º en longitud.
David Plaza -
Del oro al chocolate
Del oro al chocolate

La longitud es el clavo ardiendo al que nuestras esperanzas de alcanzar la segunda medalla española de los campeonatos se agarraban. La gran temporada de Eusebio Cáceres, su 3ª marca mundial del año y su primer puesto en la calificación nos provocaban sueños metálicos. El concurso empezó fuerte, con varios atletas por encima de los 8m., pero pronto se vio que el ruso Alexander Menkov estaba por encima todos: 8,14m frente a 8,09m del español.

En el segundo salto, el de Onil se colocó en cabeza con un brinco de 8,25m, y ya nos veíamos escuchando el himno español, de pie en el estadio moscovita. Pero en la 3ª ronda se acabó el sueño. El público espoleó al ruso hasta los 8,52m, y ya no abandonaría el liderato del concurso. Poco a poco, Cáceres fue perdiendo posiciones, el color de la plata se tornó en bronce con el 4º salto del holandés Gaisah (curiosamente, superó el récord nacional 2 veces pero no su marca personal, cosas de las nacionalizaciones).

El 5º salto del mexicano Luis Rivera expulsó definitivamente al alicantino del podio por 2 centímetros: 8,27m. Posteriormente Eusebio se quedó a 1 centímetro de la marca del norteamericano (México también es Norteamérica, como Canadá): 8,26cm. Tan solo 1 cm, un poco más del grosor de una soñada presea separó el bronce del chocolate.

Salvo el inalcanzable ganador, fue una final apretadísima, con 5 atletas en 7 centímetros. El brasileño Da Silva terminó 5º con 8,24m y el alemán Reif 6º con 8,22m. No pasó a la mejora el tricampeón mundial y campeón olímpico Dwight Phillips, que ya ha entregado el testigo a una nueva generación de saltadores, en la que destacará Eusebio Cáceres, que con 22 años era el más joven de todos los participantes y que realizó un extraordinario papel.

Eso sí, al contrario de lo que ha sucedido en salto de altura, las marcas de antaño siguen siendo inalcanzables. Powell, Lewis, Pedroso y compañía seguirán en nuestras oraciones atléticas y batallitas: ¿dónde estabas tú cuando Powell batió el récord de Beamon?, ¿recuerdas el ‘careto’ que se le quedó a Lewis?…

Por último, quería mencionar el nuevo sistema de medición de los saltos. Los jueces que se metían en el foso y que se llenaban de arena los pies han sido sustituidos por varias cámaras de vídeo que, según se explicaba en los video-marcadores antes de empezar el concurso, graban los saltos y los miden con un sistema de triangulaciones. Parecía raro ver cómo los “areneros” limpiaban el foso cuando parecía que nadie había medido el salto.

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...