Recordamos la entrevista de Martín Fiz a Luis Enrique, nuevo entrenador del FC Barcelona

Corriendo con el mítico futbolista español.
Martín Fiz / Fotos: Rafa Gómez -
Recordamos la entrevista de Martín Fiz a Luis Enrique, nuevo entrenador del FC Barcelona
Del ‘once’ al 42

La localidad de Gavà está a un paso del aeropuerto de Barcelona. La enorme playa y la Pineda son algunos de sus mejores atractivos. Puede que la calidad de vida que alberga esta zona sea superable en muy pocos lugares del planeta. Aquí pernoctan o han estado muchos de los míticos del deporte. La espera en un aeropuerto se puede hacer inaguantable; más aún, cuando leo el luminoso y veo que mi vuelo se atrasa un par de horas, ya no sé qué hacer… En mi equipaje de mano, aparte de llevar el papeleo laboral, nunca faltan unas zapatillas, unas mallas y una camiseta. Esta costumbre es algo normal cuando estás en la élite: siempre se lleva el material de competición encima por si te extravían el equipaje. Me es difícil quitar viejas costumbres.

Finalmente, decido coger un taxi e ir a Gavà para invertir ese tiempo de espera corriendo. En la Pineda, bajo la arbolada, me cambio de indumentaria. No hay mucho tiempo, así que estiro lo fundamental y echo a correr. Cuando no llevo corriendo ni cinco minutos, diviso a lo lejos a un tío alto (1,80m) y espigado (73kg). Lleva una camiseta del equipo Runner´s World (la tienda del running). Nos cruzamos, nos miramos, y digo: “¡Joder, Luis Enrique!”. A lo que él responde: “¡Ay va, Martín Fiz!”. Nos volvemos, nos damos la mano, y de nuevo los dos espetamos: “Vas muy fuerte”, pero no voy tan fuerte, le contesto: “a pedo burra”. Codo a codo, hacemos camino mientas le disparo una infinidad de preguntas; vamos, un mutuo parloteo. Con nosotros va Víctor Gonzalo, ex ciclista profesional. La vedad es que corre francamente bien, incluso gana muchas carreras.

Martín Fiz.  ¿Por qué te ha dado por correr?

Luis Enrique. Porque siempre me ha gustado y, ahora que el fútbol me lo permite, puedo marcarme objetivos e intentar cumplirlos. El ambiente popular es muy sano, los atletas son muy enrollados. Espero disfrutar de las carreras durante muchos años. Además, cuando estaba en activo, ya leía Runner´s World, mis compañeros del Barça me decían: “¿Y tú que haces con una revista para corredores…?”. 

Martín Fiz. (Salimos de la Pineda y empezamos a pisar arena, no le digo nada pero “odio correr por arena de playa, no se avanza nada”. Veo que el ex futbolista se mantiene en plena forma). Durante tus años de futbolista, ¿qué marca crees que hubieras realizado en 100, 200 o 1.000 metros?

Luis Enrique. No lo sé, pero estoy seguro de que hubiera realizado una buena marca, aunque nunca equiparable con la que pueda realizar un buen atleta español en esas especialidades. 

Martín Fiz. ¿Cuántos kilómetros puedes hacer en un partido de fútbol?

Luis Enrique. Yo era muy polifacético y jugaba en todos los puestos. Creo que corría unos siete u ocho kilómetros por partido. Para ti, pan comido. Pero con ese ‘cuerpín’ que tienes lo tendrías claro en el fútbol: lo complicado de este deporte es el contacto físico. 

Publicidad

Martín Fiz. Luis, acabas de chafarme, yo pensé que tenía las cualidades físicas para ser un Romario. (Me resarzo subiendo el ritmo, aunque no mucho: quiero seguir hablando con él y puede que su voz se entrecorte). ¿Te hubiera gustado ganar el oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona en maratón, en vez del conseguido en fútbol?

Luis Enrique. Que va, que va… Me hubiera gustado ganar un oro olímpico en cualquier deporte, pero no cambio mi oro en fútbol por ningún otro…

Martín Fiz. Yo te vi en la clausura de los Juegos Olímpicos. Recuerdo que iba detrás de ti y me llamó la atención que los futboleros ibais muy felices, cantando y con el pelo rapado en la ‘cocorota’. Se podía leer en vuestra nuca la palabra ORO. ¿Te fastidia que te llamen futbolero?

Luis Enrique. Para nada, soy lo que soy gracias al fútbol. Hay una serie de polémicas entre atletas y futbolistas. Las diferencias económicas que existen entre los profesionales están puestas por el mercado, y es evidente que los de la pelota salimos beneficiados.

Martín Fiz. (Me mira de reojo, le va esto de entrar al trapo, sólo había que verlo en un campo de futbol. Veinte minutos, mete el codo en la curva y… esto se anima: nos ponemos por debajo de cuatro minutos el kilómetro). Como ves, aquí también hay contacto…

Luis Enrique. ¡Perdona…! Acostumbro a cerrarme en esta curva.

Martín Fiz. Vale, no pasa nada. ¿En cuántas carreras has participado? ¿Cuáles fueron tus sensaciones?

Luis Enrique. He participado en la Cursa la Meré (40:54 – 10km) y mejoré mi tiempo en Lloret (39:11). Empiezo a mejorar pero me falta base. Cuando paso de 10 kilómetros me cuesta… Noto mucha pesadez en las piernas. He estado en distintos equipos: Sporting de Gijón, Real Madrid, FC Barcelona… y era de los que más corría, por eso espero progresar mucho más. Hace poco mejoré mi marca de 10km con 37:15 en la Jean Bouin.

“Pasión y rivalidad son palabras bonitas siempre y cuando no se encuentren con la violencia”

Martín Fiz. Y ahora, además de corriendo, ¿cómo matas el tiempo?

Luis Enrique. Después de dejar a los niños (Pacho y Sira) en el colegio, en un par de horas superviso mis negocios y, al final de la mañana, ya ves, vengo aquí a entrenar. Dos horas entre correr y estirar.

Publicidad

Martín Fiz. Ese es el tiempo que tengo yo, antes de la salida de mi vuelo. (Intento achucharle un poquito más, para ver hasta dónde aguanta. Tiro fuerte y Luis chilla: “¡Eh, tío que haces, me sacas de ritmo!”. Víctor apostilla: “tú tira, tú tira, que vas a ver cómo aguanta”. Se une a nosotros David, triatleta amigo de Luis. Al otro lado del pinar, dos policías de servicio nos animan al paso y vacilan diciendo: “No os preocupéis, daos caña que no hemos puesto el radar”. Otra vez risas, quizá vayamos lentos). ¿Cuál ha sido tu mejor entreno?

Luis Enrique. No hago entrenos de mucha calidad, pero un día con Víctor, Soler, Enric, Nacho, Eduard y Antonio hice un entreno de más de 17km e hicimos el último kilómetro en 3:17. Terminé muerto. ¡Ojo!, aunque vaya jodido en los metros finales no me gana ni el propio Antón. Soy bastante rápido.

Martín Fiz. (Ahora vamos a 3:35 el kilómetro más o menos, así que todavía te queda un cambio) Al final, si quieres, nos demuestras tu rapidez haciendo los últimos 100 a tope, a todo lo que des.

Luis Enrique. Me estás matando, intentaré seguirte, esto es como correr unos Juegos Olímpicos. No pensé que fuera a disfrutar tanto. 

Martín Fiz. Si acabas de empezar, esto no es nada para lo que te espera. New York, Londres, Rotterdam o Barcelona son 42km. ¿Sabes a lo que te expones? ¿Te han hablado ya del famoso ‘muro’?

Luis Enrique. Martín, la vida es un reto. Y a mí me apasiona competir. Me apuntaré para el próximo Maratón de Nueva York. Al muro no le tengo miedo, estoy seguro de que lo cruzaré. Mi lema es superarme a mí mismo y dar el máximo. Con mi competitividad sentiré el muro de cerca, al igual que he tenido frente a mí defensas de otros equipos que eran auténticos ‘tochos’. Jugando al fútbol me tocó driblarlos, ahora me toca pasar el muro. También te digo que cuando lleve varios maratones realizaré un triatlón. No obstante, tengo que mejorar mucho nadando.

Martín Fiz. Creo que en triatlón estamos en parecidas condiciones: corremos relativamente bien. Andamos en bicicleta algo menos que Induráin y, en natación podemos batir el récord de buceo. (Nos hacemos unas risas con el comentario. Mientras, Luis aprovecha para echarse la mano al costado derecho: flato. No es por el ritmo, es por lo mucho que hablamos. Una hora para 13,5km no está nada mal para ir hablando. Prolongamos la conversación al mismo tiempo que estiramos. Él también pregunta, pero lo oportuno es interrogarle al del fútbol, que para eso es nuestro invitado en esto del atletismo). ¿No te da pena no poder correr un Maratón en Barcelona?

Luis Enrique. No sé lo que habrá pasado. Las dos únicas ciudades olímpicas que no tienen maratón son Amberes y Barcelona, qué triste… La ciudad condal debe recuperar este evento. Yo deseo correr aquí y entrar al Estadio Olímpico.

 

Publicidad

Martín Fiz. ¿Cuánto crees que puedes hacer en maratón?

Luis Enrique. Puf… Ahora 3:30. Cuando lleve unos cuantos intentaré bajar de las tres horas. Ya veremos si no me estrello. La propia carrera me pondrá en mi sitio. ¿Tú cómo lo ves?

Martín Fiz. Bueno… ya tengo una apuesta con Escartín. Contigo no sé qué apostarme, quizá regatearte diez veces en el Camp Nou. No es nada fácil bajar de las tres horas, es un reto importante. Más aún si te cuesta bajar de cuatro minutos el kilómetro en los 10km. Oye Luis, en el fútbol sois intocables, ¿qué te dicen los corredores populares cuando te ven de cerca?

Luis Enrique. Se interesan por mis objetivos. En las competiciones me preguntan qué puesto he hecho. Alucinan cuando me ven corriendo. Me gusta el ambiente. Además, el corredor popular es exigente consigo mismo, es tremendamente solidario y espléndido con el compañero. Me parece increíble, el corredor popular saca tiempo de donde no tiene para ir a entrenarse. Yo alucino

Martín Fiz. Tú estira. Estira si no quieres lesionarte. En este deporte también existe el dolor. ¿Te has lesionado muchas veces? Dicen que terminaste roto…

Luis Enrique. Creo estar bien, si no lo estuviera no podría pegarme estas palizas. He tenido mis cosas: una operación de cartílago, una operación de pubis y un menisco desaparecido en combate. Poca cosa para muchos años de fútbol. Según pasa el tiempo, vamos entrando en confianza y empiezo a ser más atrevido.

Martín Fiz. (Le tiro de la lengua). Los lunares del ciclismo y el atletismo es el doping. ¿Qué me dices del fútbol?

Luis Enrique. He jugado en el Sporting de Gijón, en el Real Madrid y en el FC Barcelona. Te puedo garantizar que en los años que he estado en estos equipos nunca nos han ofrecido y nadie tomaba, así lo creo, productos prohibidos. Alberto García ha hecho vibrar a la afición española y seguro que lo volverá a hacer. No acepto la poca solidaridad de alguno de sus antiguos compañeros. Después de pagar su peaje, ¿dónde está el perdón?

Martín Fiz. ¿Correrías la San Silvestre Vallecana si ésta terminara en el Bernabéu?

Luis Enrique. Je je je. ¡Qué malo eres Martín! Este año correré la de Barcelona con mi equipo. Posiblemente algún año correré en Madrid, además se me vería muy bien porque llevaría la camiseta de atletismo del Fútbol Club Barcelona, que es guapísima. En mi opinión, pasión y rivalidad son palabras bonitas siempre y cuando no se encuentren con la violencia. También correría en Oviedo con la camiseta del Sporting de Gijón. ¿Por qué no?

Publicidad

Martín Fiz. ¿A quién le sacarías tarjeta roja?

Luis Enrique. A cualquier político que no haga el máximo por erradicar las guerras. Como hay varios les saco tarjeta roja tamaño XXXL.

Martín Fiz. (Terminamos de estirar, miro la hora y el tiempo se acaba, mi avión no espera. Sólo tengo tiempo para dos preguntas más y darle las gracias por un buen y ameno entrenamiento). Un ídolo deportivo.

Luis Enrique. Quini ha sido mi referencia. Pero no puedo olvidar a Perico Delgado, Miguel Induráin, Fermín Cacho, Martín Fiz, Abel Antón o Alberto García (ánimo campeón). En definitiva, cualquiera que me haya hecho disfrutar.

Martín Fiz. Por último, ¿cómo vives el nuevo Barça?

Luis Enrique. Lo vivo como un culé más. Este equipo ilusiona y espero que se refrende con un título. Voy siempre al campo que para eso soy abonado. También disfruto de mi Sporting, a pesar de que las cosas no estén muy boyantes…

Me despido de Luis Enrique con un apretón de manos y…)

Luis Enrique. ¿Ya te vas? No seas guarrete. Vamos a mi casa, nos pegamos un baño y luego te acerco.

Martín Fiz. Ando ya pillado de tiempo pero… En su casa nos reciben dos bóxer, dan un poco de miedo. Nos dirigimos a la piscina, toco el agua con un dedo. Sí ¡está helada! Yo no me meto.

Luis Enrique. ¿Y tú eres del norte? Marca 8ºC, yo todas las mañanas me pego un bañito.

Martín Fiz. Claro, como estás acostumbrado a las maric… del fútbol, eso de sauna y masaje. ¿Cómo era tu preparación física?

Luis Enrique. Es totalmente diferente a la del corredor. El atleta está obsesionado por entrenar, entrenar y entrenar. Los futbolistas somos un símil al corredor de 400 metros, ni excesivamente rápidos ni muy fonderos. Después de un partido terminas magullado del contacto. Necesitas descansar (risas), sauna y masaje el lunes. El corredor de fondo sólo necesita entrenar para sentirse recuperado. 

Publicidad

(De regreso al aeropuerto, montados en su BMW X5, le sugiero que me haga una alineación de jugadores que corran, o que al menos les guste correr).

Luis Enrique. No es nada fácil. Mi alineación es de jugadores que tienen una resistencia por encima de lo normal dentro del fútbol. Al entrenador seleccionado le gusta, según me cuentan, preparar seriamente la condición física. Le va la marcha de correr.

-------------------------Unzue-------------------------------

Sergi Barjuan---Carles Puyol-- Miquel Soler----Vilanova

-------------Phillip Cocu---------Xavi Hernández----------

Gaizka Mendieta--------------------------- Iván de la peña

-------------------------Luis Enrique--------------------------

-------------------------Paco Llorente------------------------

Entrenador: Héctor Cúper.

Martín Fiz. Bueno Luis, ha sido un placer correr con un atleta popular. Pero lo que más me ha sorprendido es que en tu casa no tengas ni un solo balón para echar una pachanguita.

Luis Enrique. Ja ja ja. He cambiado el balón por las zapatillas. Hasta pronto, corredor popular. Eh, lo digo yo o lo dices tú…

Lectores, quería omitir el desenlace final del entrenamiento para no acrecentar el ego del ‘futbolero’. Sus cien últimos metros fueron demoledores, nada se pudo hacer contra este asturiano. Terminó diciendo: “¿A que soy rápido, a que soy rápido?”. Buen futbolista. Buena persona y (lo digo, Luis Enrique) buen atleta

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...