Isaac Rosa: "el músculo del escritor es el cerebro"

Escritor sevillano.
Alberto Hernández | Foto: Juan Sanz -
Isaac Rosa: "el músculo del escritor es el cerebro"
Isaac Rosa: "el músculo del escritor es el cerebro"

ENTREVISTA PUBLICADA ORIGINALMENTE EN AGOSTO DE 2007

Soy un escritor que no trasnocha, madruga, bebe poco, no fuma y encima corre. Una vergüenza para el gremio vaya.
 
En la escritura todo depende del entrenamiento, y sólo hay una forma de ponerse a tono: leer, leer mucho, leer todo. Hay lecturas de fondo, lecturas intensas y lecturas
que exigen mucho esfuerzo. Todas son necesarias, incluidas algunas lecturas ligeras que servirían como estiramiento. El músculo del escritor es el cerebro, y necesita mucho entrenamiento.
Empecé a correr hace sólo dos años. Antes nadaba y pedaleaba. Siempre me gustó más la bicicleta. Lo de correr lo veía aburrido, hasta que empecé y ya no he podido parar.
 
Guardo los dorsales de las carreras en las que participo como recuerdo, y cuento una docena, pero creo que me falta alguno, y hubo otras carreras que me apunté pero no pude ir por algún contratiempo. Lo de las carreras populares es un enganche enorme, quien lo probó lo sabe. El ambiente es buenísimo, y poder correr por una ciudad con las calles cortadas es una buena experiencia.
 
Mi primer encuentro con Filípides fue en el Mapoma de 2006. Llevaba sólo nueve meses corriendo, hice una preparación prudente, con muchos kilómetros pero siempre a
ritmo suave. Mi único objetivo era acabar, le temía a la distancia. Terminé en 3:54, con sensación de no haberlo dado todo, demasiado entero, incluso un poco decepcionado por no haber sufrido. Este año, en enero, corrí el de Badajoz. Hizo un día terrible, con frío, viento y lluvia. Lo preparé mejor, buscando las tres horas y media. Hice 3:27 y esta vez sí que sufrí, llegué muerto, pero lo pasé en grande. Pronto probaré alguno internacional.
 
Veo la maratón como un extraño viaje. Uno recorre una distancia enorme pero llega al mismo sitio de donde salió, con lo que es un viaje circular. A la vez, uno se conoce
mejor, descubre cosas de uno mismo que ignoraba, con lo que es también un viaje interior.
 
Con la maratón no tenemos término medio. O la dramatizamos y nos vemos como héroes, o la tomamos a broma y hacemos el bestia corriendo más maratones de la cuenta.
 
Corro cerca de mi casa, en Madrid. El parque Juan Carlos I de Madrid, el carril bici, algunos parques. Cuando puedo me escapo a la Casa de Campo. Pero los mejores entrenamientos son itinerantes. Viajo mucho, y siempre llevo las zapatillas. Mis mejores rodajes han sido en ciudades que no conocía, y que descubrí a 10-12 km/h, la velocidad ideal para hacer turismo.
 
Para mi preparación sigo los planes que publicáis en el Runner’s. Para la maratón de Badajoz seguí el de Gavela, y me fue estupendamente. No puedo decir lo mismo para la media, donde seguí el plan y pinché. Algún día voy a la piscina o monto en bicicleta. Por lo demás, soy muy vago para las abdominales y los estiramientos, supongo que como todos. Lo mismo corro a las seis de la mañana que a las doce de la noche, y si viajo me llevo las zapatillas. Es lo bueno de correr, que se puede hacer en cualquier momento y en cualquier sitio.
 
Correr te da una extraña lucidez mental. Muchas veces unos kilómetros en solitario me han servido para resolver un atasco creativo, para comprender algo que se resistía, para tomar una decisión. Muchos de mis escritos recientes nacieron o se aclararon en una sesión de carrera.
 
Os recomiendo algo de literatura relacionada con nuestro deporte como: La media distancia, de Alejandro Gándara o el clásico de Sillitoe, La soledad del corredor de fondo. Recientemente he leído dos novelas con protagonista que corre. El corredor nocturno, del uruguayo Hugo Burel. Y una gran novela, muy divertida, El ejército iluminado, del mexicano David Toscana, donde un tipo delirante decide competir en un maratón olímpico sin participar en él, haciendo su propia carrera, en su ciudad, solo, saliendo a la misma hora que los profesionales, comparando los tiempos..
 
Pese a lo conseguido, mi vocación literaria nunca ha sido muy sólida, siempre me parece que no voy a escribir un próximo libro. Por eso creo que puedo asegurar más mi
futuro como corredor popular que como escritor. Nos vemos en las carreras.
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...