Dani Rovira: "Soy muy raro. Escucho audio-libros de Cortázar mientras corro, incluso tangos de Gardel"

Recuperamos del archivo la entrevista realizada al humorista y actor en diciembre de 2011
Efrén Hernández | Fotografía de César Lloreda -
Dani Rovira: "Soy muy raro. Escucho audio-libros de Cortázar mientras corro, incluso tangos de Gardel"
Soy Corredor: Dani Rovira

1980, Málaga

Empecé a correr en el colegio, en el tiempo de calentamiento. Pero a los 13 años lo empecé a hacer por gusto, por diversión… Ahora es verdad que me obligo a rodar para mantener la forma y sobre todo para desconectar del trabajo.

En Málaga solía entrenar por el Paseo Marítimo. En mis buenos tiempos llegaba a los 12 kilómetros, desde la Playa de la Misericordia hasta el Puerto. Incluso, durante una temporada, antes de empezar con mis clases de kick boxing corríamos durante una hora. ¡Ay, cuando éramos jóvenes amigo…! (Risas).

Cuando descubrí el running con música me cambió la vida. Escucho de todo mientras ruedo: Vetusta Morla, Supersubmarina… Aunque soy muy freaky. No me faltan algunos audio-libros de Cortázar, e incluso tangos de Gardel… ¡Qué mezcla!

Intento rentabilizar el tiempo al máximo. Otra de las cosas que hago mientras corro es escuchar los podcasts de los programas de radio que grabo. Como se emiten de madrugada, aprovecho mi momento running para conocer el resultado.

Suelo salir a rodar por El Retiro. Teniéndolo al lado no he probado otra cosa. Aunque me he hecho cuatro recorridos, al fi nal siempre acababa con el mismo. Unos ocho kilómetros desgastando suela por el pulmón de Madrid.

Dejé de correr en carreras populares por el tiempo que me absorbe el trabajo. En Málaga llegué a competir en muchas: la de El Corte Inglés, la Carrera Popular del Tiro Pichón, y la de la Peña del Bastón.

Siempre he querido hacer un maratón, pero me pilla un poco lejos. Lo ideal sería poder prepararme para correr un medio maratón. Si tuviera algunos meses de buen entrenamiento, estoy convencido de que llegaría a hacerlo. El problema es que ahora mi vida es un poco caótica. (nota de 2014: Dani ya ha cumplido con creces su sueño de terminar un maratón).

Mi carrera más cómica fue la del Tiro Pichón, en Málaga. Teníamos que dar tres vueltas a una calle de casi 2km y yo iba a terminar mi segunda. Había un señor que estaba a punto de completar el recorrido y llegar a meta. Decidí picarme con este hombre en sus últimos 200m y mis primas me animaban... El hombre, un poco desorientado, se pegó un esprint del copón… La gente me felicitaba y yo estaba muerto de la risa. A duras penas conseguí acabar la carrera.

Tengo muy mala orientación, me he perdido en lugares que no te puedes imaginar. Por eso, cuando salgo de viaje intento que el hotel esté próximo a un parque o que tenga gimnasio. Si salgo a correr por una ciudad que no conozco… entonces ya te puedes imaginar lo que me podría ocurrir. Me tendrían que rescatar.

En el trabajo corro en pocas ocasiones, pero en una de ellas estábamos haciendo una escena para un rodaje en la que tenía que aparecer sofocado y jadeante. Para que no quedase sobreactuada tuve que esprintar durante un buen tiempo antes, vestido de abogado y con un maletín. La escena quedó bastante chula.

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...