Esencia de corredor

Todo depende de ti.
Aurora Pérez -
Esencia de corredor
Esencia de corredor

Tengo las últimas zapatillas, las últimas del mercado para mis pies, unas adaptadas a los kilómetros resistentes, otras más ligeras cuando necesito imprimir mayor velocidad. Más lisas para el rápido asfalto, menos para cuando me decido por el barro. Tengo la camiseta tecnológica ultramoderna para mi cuerpo, las mallas largas para cubrir mis piernas del frío y las cortas para cuando aprieta el calor. El chubasquero que pretende engañar a la lluvia, la camiseta de tirantes que trata de engañar al sol. Los altos calcetines que me aseguran el menor cansancio y la óptima recuperación para mis gemelos, guantes para mis manos, gorro para mi cabeza en invierno, visera para el sol del verano. Cronómetro, el modelo más actual, para medir parcialmente cada esfuerzo. Pulsómetro para evitar que mi corazón vaya por libre. Música en mis oídos, con las mejores melodías para evadirme del sufrimiento. Gafas que protegen mis ojos de las radiaciones veraniegas que pueden dañarlos. Todo el material protege mi cuerpo de la cabeza a los pies. Mi vida deportiva está perfectamente controlada, por fuera.

Tomo las vitaminas que me permiten estar sana, que hacen que mi organismo no tenga carencias, que evitan mis resfriados y la oxidación de mi cuerpo, tomo las sales que mantienen mis niveles equilibrados, los recuperadores que tras el duro entrenamiento me preparan para aguantar el cansancio que de nuevo me esperará al día siguiente. Mi vida deportiva está perfectamente controlada, por dentro. Si mis piernas se cansan voy al masajista, si alguna molestia me acucia voy al fisio, si es mi cabeza la que se tambalea espero que el psicólogo resuelva mis ansiedades, mis problemas o mi falta de motivación. Mi vida deportiva está perfectamente controlada, por los demás.

Si estoy triste corro con tristeza y se diluyen mis penas, si estoy contenta corro con alegría y se refuerza mi felicidad, mi pasión y mi bienestar. Si necesito pensar, me abstraigo en cada paso, si necesito recordar, el aire me trae lo que olvidé. Si las preocupaciones me persiguen, cada zancada da una nueva oportunidad de distracción a mis pesares. Si busco una idea miro al sol y él me la refleja. Si busco una canción, la lluvia en el asfalto me la canta. Si quiero callar busco la soledad en los caminos, si necesito hablar sigo la ruta de mis amigos. Si quiero ir mas rápido miro a lo lejos y trato de alcanzar el horizonte. Si quiero ir despacio me pongo contra el viento.

Me olvido entonces de mis zapatillas, me olvido de mis vitaminas, me olvido de los tiempos marcados, libero el corazón de ataduras y me reencuentro conmigo misma. Se que he realizado el entrenamiento perfecto, el que durante tantos años busqué incesantemente, el que no encontré en los libros. Por fin mi vida deportiva está perfectamente controlada, por mi. Por fin encontré la esencia. Por fin soy corredora.

Te recomendamos

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...