¿Hay exceso de información en el running?

La opinión de nuestro columnista Antonio Alix es muy interesante en este sentido...
Antonio Alix -
¿Hay exceso de información en el running?
¿Hay exceso de información en el running?

Vivimos en la época de la sobreinformación, es un hecho. Nos enteramos de todo y al instante; eso de esperar a que  llegue el noticiario de TV o radio, o abrir el periódico a ver qué pasó ayer suena al siglo pasado. Por el ordenador o dispositivos móviles sabemos todo lo que se cuece en cualquier ámbito. La tarde que escribo esto es la del asesinato de la presidenta de la Diputación de León y en pocos minutos todos hemos conocido ese crimen. Aparte de esa inmediatez, es obvioque cualquiera tiene acceso a lo que antes estaba reservado solo a círculos reducidos, ya sea por su profesión, conocimientos o posición social. Esto puede provocar que haya gente que viva obsesionada por estar al tanto de todo; más aún, antes que nadie.

Pero, más que a hechos o datos, quiero referirme hoy a las opiniones o recomendaciones que te encuentras, ya sea en papel como lo que leéis en esta revista, o en internet. En relación a algo tan sencillo como es la práctica del correr hay ahora mismo tanta información, que el novato puede acabar confundido, por no decir mareado, dado que se le dicen cosas contradictorias. No sé cuantos de los que leéis esta página lleváis el tiempo que yo llevo en ese mundillo, es decir, si sois de los que ya hacíais las primeras carreras urbanas en los años 70 y 80, de los que sentíais miradas de sorpresa y hasta de burla por la calle al ir corriendo y de los que erais conocidos en vuestro ámbito familiar o laboral por ser el loco que gastaba su tiempo y salud en correr. Confieso que, aunque contaba con que hubiese un aumento de practicantes, carreras, eventos, revistas y productos, no esperaba el bombazo actual. Y ahora puede decirse que, en algunos ámbitos, el raro es el que no corre.

Por tanto, cuando la mayoría vais, yo ya he ido y vuelto varias veces. En los casi 35 años que han pasado desde que empecé a correr con regularidad he hecho de todo, he tenido paréntesis hasta de varios años sin hacerlo (pero no sin practicar otros deportes de fondo) y he probado todo el material, sistemas de entrenamiento, ejercicios complementarios y dietas posibles. Siempre con el objetivo del máximo rendimiento, de sacar todo el partido al esfuerzo. No he sido lo que se puede considerar un atleta puro, pero me he machacado de lo lindo. Esa es la diferencia con la mayoría de vosotros, recién llegados a este mundillo, que no buscáis el máximo rendimiento, sino más bien el bienestar tanto físico como psíquico y la socialización. Pero os bombardean como si fueseis atletas que os jugáis la gloria por una fracción de segundo. Todo tipo de planes para hace tal marca en los 5, 10, 21 ó 42km; los ejercicios de estiramiento y de fortalecimiento; las dietas (la diaria, la precompetición, la durante y la posterior); el material, con tropecientos tipos de zapatillas y complementos. Podría decirse que cuanto más información mejor. Pero resulta que nos encontramos con cosas contradictorias (no hay que negarlo,en esta revista también sucede, pues aparecen artículos traducidos de la versión USA y otros de cosecha propia). Tan pronto lees o escuchas que hay que correr a diario –y hasta algún día doblando– como que basta con hacerlo tres veces por semana; que hay que usar zapatillas altas con buena amortiguación, como que mejor las bajas, ahora de moda; que hay que ir al gimnasio a levantar hierros, como que basta con hacer gomas en casa; que hay que meterse  en un grupo que te lleve, como que para mejorar tienes que ir en solitario porque te endurece… ¿Sigo?

Hay que saber filtrar la información. Al nivel en el que os movéis la mayoría, cualquier actividad que se haga es beneficiosa y mejoraréis. Pero ojo: los excesos pueden resultar peor que los defectos, os lo digo por experiencia. Mejor tener hambre de correr que acabar hastiado o lesionado. Mejor variar los tipos de sesión que hacer siempre el mismo recorrido. Mejor hacer otro tipo de ejercicios y deportes (bici, nadar, patinar) que sólo correr. No hay que empaparse de toda la información en revistas y webs para saber las cosas que son contraproducentes en material, tipos de sesión o dietas. No está mal probar cosas que te recomiendan, pero con precauciones. Yo soy mal ejemplo, pues me gustan esos cambios radicales. Por ejemplo, yo lo hice un año atrás con la dieta y mal no me va con la nueva, pero no pienso que estuviese mal alimentado o que necesitara perder peso. En cambio, me salieron mal diversas pruebas que hice en el pasado, pese a que a otros les había ido bien. Cada uno es un mundo y no hay una fórmula mágica universal.

Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...