Campeón del mundo amateur

La curiosa historia de Pere Casacuberta, campeón júnior de España y del Mundo de Cross.
Hernán Silván -
Campeón del mundo amateur
Campeón del mundo amateur

No hace mucho contaba yo en este foro que el atleta no ayuna ni en Semana Santa, pues ir bien alimentado no es cuestión baladí para alcanzar tus logros deportivos. Tampoco es desdeñable el descanso antes y después de las competiciones o los entrenamientos más exigentes. Recuerdo que en aquel viaje al Nacional Júnior de 5.000 en Huelva, del que ya os hablé, conocí a un tipo curioso con el que charlé momentos antes y un rato después de competir. Y lo que me contó causó en mí gran impacto pero fue nimio si lo comparo con la sorpresa que del mismo sujeto me vino casi un año más tarde.

El caso es éste. Era habitual cuando rodabas unos minutos, antes de salir a la pista a competir, que a veces se te pegara algún compañero conocido o desconocido para preguntarte cómo estabas, qué marca esperabas hacer o si ibas a salir tirando. Era el momento para contar o escuchar penas, pues el fondista (aunque por naturaleza sufridor) solía ponerse llorón relatando desgracias en forma de repentina gripe o dolorcillo en el Aquiles momentos antes de cualquier prueba. Pero aquel chaval menudito de ingenua sonrisa, rizados cabellos y torpes gestos no mentía cuando me explicaba el calvario pasado hasta llegar a aquel pequeño estadio donde nos disponíamos a correr muy rápido. Tras librar a última hora en el trabajo (en una fábrica de embutidos), con la incertidumbre de no llegar a tiempo y con once horas de tren a sus espaldas, el recién llegado estaba cansado y su cara lo reflejaba vivamente. Y allí estaba, con espíritu alegre y cuerpo de perros, intentando mejorar su marca en las doce vueltas y media.

Entre el cansancio con el que acabé y el jaleo de los espectadores y otros corredores siguiendo la prueba senior de diez mil no me enteré mucho de lo que contaba mi ‘fugaz amigo’, pero tenía que ver con sufrimiento en carrera. En el viaje de vuelta me acordé de él. No cabía duda de que debía ser una persona a la que le gustara correr pues, con todas las dificultades que me relató, aún le quedaban fuerzas y ánimo para batirse con los mejores.

Pasó casi un año antes de volver a encontrármelo. Era el Campeonato de España de Cross y yo había ascendido a categoría senior, pero él corría con los júnior. Como buscaba con la vista en el grupo de cabeza a mis compañeros de entrenamiento Antonio Serrano y José Pedro Villa (que al ser un año más jóvenes que yo aún corrían en júnior) no reparé en que mi ‘fugaz amigo’ dominaba espectacularmente la prueba. Cuando lo ví pensé en cuánto trabajo le habría costado llegar hasta allí. No sólo ganó el Campeonato de España. Aquel año Pere Casacuberta también ganó el Mundial de Cross Júnior, que fue cerca de Nueva York. Vamos, para que os hagáis una idea, lo mismo que hizo en su año Kenenisa Bekele. Pero, a diferencia del etíope, nuestro campeón simultaneaba el entreno con su trabajo en la fábrica. Me consta que fue así no porque tuviera información de primera mano sobre su vida, sino porque leí en la prensa, poco después, que una vagoneta le atropelló en el trabajo y la lesión que le produjo no le dejó seguir corriendo en años, sesgando así una carrera prometedora.

Hablan de crisis en el cross español. Echan la culpa a la Playstation. Y yo me pregunto: ¿Por qué seguimos asombrándonos de la genética de los africanos cuando nosotros también hemos tenido campeones del mundo a los que no hemos cuidado? ¿Sabíais que cuatro años antes, en París 1980, también tuvimos otro campeón del mundo júnior de cross ‘desaparecido en combate’, llamado Jorge García? Parece que de genes no andamos mal. Entonces… ¿Será que no cuidamos bien nuestro ‘producto interior bruto’?

(Un artículo publicado originalmente en el número de Runner´s World de abril de 2007). 

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...