La musa

Escápate del rebaño.
Aurora Pérez -
La musa
La musa
Me gusta correr en soledad, pertenezco a ese cuarenta por ciento de personas que declaran esta preferencia. No dejo de ser una estadística, pero como todos los corredores, en solitario o en compañía, únicos. Me gusta correr sola, o con la muda compañía de quien sabe de mi gusto por el silencio, tan difícil de encontrar. Silencio sólo perturbado por saludos que acompañan, pero no estorban. Que comprenden tu mutismo y sienten empatía con tu tesón. Me gusta abstraerme en mis pensamientos. Considero que así no ahuyento a mi musa, que arropada en la quietud de mis sentidos me visita. Mi musa, responsable silenciosa, que ha hecho un suspiro las décadas de carreras sin tregua, que tanto tiempo de disfrute me han regalado. Le dejo la puerta de mi mente abierta para que pueda entrar sin
tropiezos, para que me inspire con la idea, la frase o el título largamente buscado. Es entonces cuando puedo escuchar sus ideas, discutir en buena lid sin jugar al escondite. No trato de evadirme del esfuerzo, éste siempre acompaña a mis piernas, pero mi cabeza se permite navegar por otros derroteros.
 
Mi musa me visita y me colma de nueva energía con la que hacer frente a futuras metas. Al tiempo que me llena de nuevas sensaciones que trasladar al papel, cuando ya en el reposo me apresto a escribir para no olvidar lo que sentí y lo que pensé, sabiendo que mañana todo volverá a empezar y de nuevo seré corredora solitaria o corredora en compañía, pero siempre corredora. A mi musa le pido que no me deje abandonada, que la temporada es larga y necesito su aliento en mi nuca, mientras voy mirando el suelo que piso para no tropezar con mis temores, mientras el espacio delante se me hace infinito para mi incesante búsqueda de emociones.
 
Pero también soy sesenta por ciento. También me gusta, cuando el ritmo lo permite, compartir palabras no escritas sino dichas, con
quien como yo, consume pasos cada día en busca de algo indefinido. Porque creo saber lo que piensan y sienten mis compañeros, aunque no hablaran, aunque fueran solo cuarenta por ciento. Sus experiencias se convierten entonces en mis experiencias, sus ilusiones pasan a ser las mías y su cansancio hace que mis piernas pesen. Y así, compartiendo esfuerzos, todo es más llevadero y juntos, mayores o pequeños, noveles o veteranos, somos cien por cien runners.
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...