Palabras mal empleadas

¿Empleamos bien los términos deportivos?
Antonio Alix -
Palabras mal empleadas
Palabras mal empleadas
Tras unas cuantas columnas tirándome a degüello contra las marcas de material, hoy toca hacerlo con organizadores y practicantes. No porque estén haciendo algo mal, sino porque lo están expresando incorrectamente. Yo voy anotando en el primer papel que tengo a mano los errores que a diario leo o escucho, aunque luego no acabo de recopilarlos en un mismo cuaderno o documento y los voy dejando en bolsillos y cajones. Hoy saco a colación tres palabras con cuyo mal uso a diario choco, ya sea por mi labor periodística o por mi faceta de practicante.
 
“Internacional” se coloca alegremente en el título de muchos eventos deportivos, culturales o gremiales. Con ello parece que se gana prestigio. Pero en el deporte eso sólo es correcto si esa competición está restringida a deportistas de selecciones nacionales y eso no sucede en las carreras populares, marchas ciclistas o torneos de petanca que incluyen ese término. Tampoco son internacionales los deportistas que participan en ellas, ya que como bien dice el DRAE, este deportista es el “que participa o ha participado en competiciones internacionales representando oficialmente a su país”.
 
Algunos deportistas suelen ir identificados con un número comúnmente llamado dorsal. Dorsal viene de dorso y el dorso es la espalda. En atletismo se suele llevar únicamente delante (excepto en las verdaderas competiciones internacionales en las que es en ambos sitios), algo que contradice la definición académica: “Trozo de tela con un número, que llevan a la espalda los participantes en muchos deportes”. ¿Le llamamos entonces pectoral? Según el diccionario no sería correcto, y yo prefiero llamarle simplemente número. Un deportista que se ponga dorsal, pectoral o número en una competición internacional habrá tenido que entrenarse (que no entrenar, ya que es un verbo transitivo) a ritmos similares a los que llevará durante esa competición a base de hacer... ¿series? Seguro que eso habéis pensado la mayoría.
 
¡Vaya hombre! Otro error. Tiremos otra vez del DRAE: “Conjunto de cosas que se suceden unas a otras y que están relacionadas entre sí”. La serie es entonces el conjunto, no las cosas que van dentro, es decir, que el “voy a hacer 10 series de mil” debe sustituirse por “una serie de 10 miles”. Si son varios los conjuntos entonces sí es correcto series en plural: “Tengo dos series, primero una de 10 de 400 m y luego otra de 5 de 1.000 m”. Entonces, ¿cómo llamamos correctamente a las erróneas series? Se admiten propuestas. Yo, aunque tenga que confesar que se me escape de vez en cuando la palabra clásica, trato de decir “me esperan 10 repeticiones de mil”. Me esperan, eso digo al salir de casa, porque luego a la cuarta me suelo rajar. Pero de eso ya hablaremos otro día. 
 
LA PUNTILLA: INVIERNO CON MINÚSCULAS
 
Ya estamos en abril, oficialmente primavera. Pero para mí se inició en diciembre, al final del otoño. Porque, ¿acaso habéis notado el invierno? Yo me desplazo a trabajar en moto y ni 5 días me ha hecho falta ponerme los forros, cubrebotas y pantalones de mayor abrigo. Para mis salidas en bici apenas he tenido que recurrir a mi mejor chaqueta con membrana. Y corriendo, me río de la teoría de las capas, porque no he pasado de una. Ya le hemos visto las orejas al lobo y la preocupación por el calentamiento global ha calado en la sociedad. Pero por mucho que los de a pie pongamos nuestro granito de arena, son los gobiernos y las grandes empresas quienes de verdad tienen que tomar medidas drásticas para terminar, o al menos frenar, esa subida de temperaturas.
 
(Publicado oficialmente en abril de 2007 en Runner's World)
Te recomendamos

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Participa en nuestro sorteo y gana una de estas dos magníficas chaquetas de cuero Ind...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...