Fotos con alma

Paso a paso, imagen a imagen
Aurora Pérez -
Fotos con alma
Fotos con alma
La mejor fotografía es aquella que nos devuelve una imagen feliz, que muestra nuestra cara risueña con el rostro tranquilo, la faz relajada, la musculatura de las piernas tensa en el apoyo, fácil en el despegue, anatomía en movimiento. Con los brazos acompañando y equilibrando el cuerpo y abriéndose para abrazar el esfuerzo en la llegada. La mejor fotografía sale del marco, cobra vida propia y traspasa el cuerpo llegando a los pensamientos, mostrando los sentimientos. La mejor fotografía ve la expresión de la cara sin retoques, el alma y la ilusión sin maquillaje. La mejor fotografía ve ensueño en la mirada. Ve la alta resolución de las emociones, el enfoque nítido de la meta.
La mejor fotografía contesta los interrogantes, la eterna pregunta de los amigos ajenos al derroche de energía en cada paso, por qué seguir corriendo cuando las piernas se niegan a seguir avanzando por más tiempo y los pies no quieren ya elevarse del suelo. ¿Por qué no abandonar?

Es entonces cuando pasado el tiempo, al retornar al álbum, encontramos la contestación en las imágenes, que sin palabras, en silencio, nos responden: porque lo malo se olvida pronto y lo bueno permanece en el recuerdo, en nuestras mejores fotos. En las que nos recuerdan los momentos devorados a zancadas. En nuestras fotos con alma. 

La mejor fotografía ve el esfuerzo a flor de piel, ve los sueños alados que vuelan mientras los pies dejan huellas imperceptibles sobre el asfalto y las fantasías se elevan por encima de la mirada que pertenece al infinito, al futuro que llegará en poco tiempo. 

La mejor fotografía habla de esos primeros pasos anhelantes, de ilusión contenida, de fuerza íntegra. De la marcha cronométrica en el tiempo programado, del gran porvenir y el trabajado pasado. De economía de la zancada estudiada para no perder la energía necesaria para mejorar. De pensamientos que evolucionan hacia la duda y la incertidumbre, que zozobran, para al final vencer. La mejor fotografía ve ímpetu al inicio, muestra vacilación, ve los años y la experiencia en la cara. Ve arrugas en la expresión, pero no en el alma.

La mejor fotografía cambia de color y crece en matices a cada paso. Refleja en sus tonos estados de ánimo. Nos muestra vulnerables, refleja indecisión, refleja indefensión. Descubre la vista perdida pidiendo ayuda a la mente para seguir.

Cada fotografía es historia de una carrera, cada fotograma es un trocito de vida, emoción plasmada en un solo instante por el fotógrafo atento.

Si, mi mejor fotografía irradia mi imagen feliz al final de mi aventura, diciéndome que lo que importa es que corrí, lo que importa son los brazos que recogen mi llegada, mi esfuerzo, mis tres, cuatro o cinco horas. Mi mejor fotografía tiene alma. Mi mejor fotografía contiene mi alma.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...