Homo Runner: carrileros

La reconversión de futbolista en atleta.
Hernán Silván -
Homo Runner: carrileros
Homo Runner: carrileros
Tendría yo doce años cuando el maestro de mi pueblo, harto ya de que el defensa lateral que yo era se pasase los partidos corriendo la banda y no defendiéndola, decidió desterrarme al equipo de cross. Era la mayor desgracia que podía ocurrirle a un chaval: “no vales para el fútbol, lo tuyo es correr”. El campo a través era como una religión en Toledo y de aquellas huestes de excomulgados del fútbol, que poblaban los barbechos embarrados los sábados por la mañana en carreras escolares, salieron unas excelentes promociones de fondistas y mediofondistas.
 
El de mi pueblo y otros maestros, con esa sapiencia y refinado ojo clínico para detectar talentos futbolísticos que se les suponía y con esa soltura para los descartes, contribuyeron sin quererlo a la aparición de talentosos corredores. Sí. De acuerdo. Fue un diagnóstico por exclusión. Lo que buscaban realmente eran buenos futbolistas que nunca encontraron. Y es preciso aclarar, llegados a este punto, que mi provincia nunca ha colaborado especialmente con sus jugadores a la buena marcha de la selección nacional de fútbol (suponiendo que ésta haya marchado bien alguna vez).
 
Digo todo esto porque el concepto defensivo que se tenía entonces en el fútbol no cuadra mucho con lo que vemos hoy en día. Y esto hace que surja en mí la siguiente cuestión: ¿Qué habría pasado si aquellos maestros hubieran conocido la estratagema de adelantar a los defensas y hacerles correr la banda como liebres para poner el balón al compañero tras completar el campo según parece mandar ahora la ortodoxia? Sinceramente, pienso que no hubiéramos tenido, en España, tan excelentes mediofondistas.
 
Porque el “carrilero” (término y concepto que dicen inventó Cruyff en el Barça) es, hoy por hoy (¿quién nos lo iba a decir a los del pueblo?), tan valorado o más que el delantero que remata. Y aunque no todos pueden ser Roberto Carlos o Dani Alves, sí son cada vez más los defensas que disfrutan pisando el área contraria, aunque luego haya que volver para defender, lo cual exige una preparación física mucho mayor. Mucho más atlética.
 
Por tanto, creo que aquí tenemos una razón más para la escasez de atletas profesionales en pruebas de fondo y mediofondo. Los chicos van a elegir correr con o sin balón… pero en un campo de fútbol.
 
No nos beneficia mucho a las gentes del atletismo que se renueven las reglas del fútbol, que se modernicen sus conceptos. ¡Ojalá siga tan ancestral como siempre! ¡Ojalá que España no gane un Mundial! Imagínense, si ya nos dan la vara con la Premier, el Calcio, la Bundesliga y los diversos campeonatos argentinos y brasileños, que igualmente nos echen cada fin de semana a los africanos, norteamericanos, asiáticos y australianos. Todo ello suponiendo que no cuajara también en el mundo esquimal.
 
Y, por respeto a los maestros y a sus atinados conocimientos acerca de la educación física y el deporte (gran momento de éxtasis cuando te daban el balón a libre albedrío en la clase de gimnasia), que vuelvan los antiguos defensas. Que vuelvan Capón, Goyo Benito, “Tarzán” Migueli e Iñaki Saez. Afanados defensores del concepto “o pasa el balón o pasa el hombre”, muy al gusto de su época. Aunque… bueno, circula por ahí una leyenda urbana (“pero son datos sin confirmar”, como diría el ministro Barrionuevo) que dice que realmente ya han vuelto. Que fueron el jurado que concedió el FIFA Player 2006 a Cannavaro.
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...