¿Para qué sirven las liebres en el atletismo?

Una pregunta muy habitual en este mundillo.
Mayte Martínez | ILUSTRACIÓN: Joe Morse -
¿Para qué sirven las liebres en el atletismo?
¿Para qué sirven las liebres en el atletismo?

Uno de los detalles que más te preguntan los curiosos del atletismo cuando te abordan es acerca de qué es eso de las liebres y qué papel desempeñan. Todos hemos visto alguna competición en la cual los atletas vamos detrás de la liebre, que unas veces te ayuda tanto y otras te acuerdas mucho de su familia por su labor un tanto defectuosa o simplemente cumplen, pero tú no estás en condiciones para ir detrás de ella. Sin embargo de lo que quiero hablar ahora es de las liebres que empleamos en los entrenamientos.

Las mujeres en este aspecto tenemos bastante ventaja ya que podemos “usar” a chicos, cosa mucho más difícil en el caso de los hombres ya que suelen tener que emplear varias liebres para poder aprovecharse de su labor. Incluso a mí me pasa de vez en cuando, ya que no todos los chicos están entrenados para poder llevar el ritmo que busco como objetivo en algún entrenamiento muy rápido.

He dispuesto de bastante gente que me ha ayudado a lo largo de estos años, pero es difícil tener una con continuidad, ya que son atletas no profesionales y tengo que amoldarme a sus horarios laborales, cosa no siempre fácil. Oficialmente tengo una, Jesús, pero no siempre puede y me tengo que buscar la vida para conseguir otras liebres (gracias José Augusto y Juan Espino). Aparte de ellos, mi entrenador Juan Carlos me ayuda en los entrenamientos aeróbicos, pues las veces que ha intentado tirarme a ritmos elevados ha terminado lesionándose. Desde el año 2007, suele acompañarme en la pista con la bici, y me va marcando el ritmo cuando no podemos acudir a las liebres. En nuestro caso, como no hay mucha densidad de atletas en las pistas donde entreno, no hay problema. No sólo me tira sino me va cantando el tiempo, lo que me facilita las cosas. Este método también se emplea mucho en las tiradas largas acompañando a los fondistas marcándoles e informándoles del ritmo, aprovisionándoles de agua y sales, dándoles esa conversación tan necesaria cuando el aburrimiento se puede apoderar de la sesión e incluso quitándoles viento.

Los atletas populares también pueden emplear liebres tanto de forma voluntaria como involuntaria a lo largo de su tirada o de su entrenamiento largo. Con estas últimas tened cuidado porque más que ayudar pueden ser perjudiciales porque os pueden imponer ritmos más de competición que de entrenamiento y, aunque venga bien forzar de vez en cuando, no puede ser que todas las sesiones se conviertan en una agonía de intentar seguir a un runner más rápido que tú.

Te recomendamos

El periodo de inscripción para la 5ª edición de esta marcha (4 de agosto, sobre 3 dis...

Nunca nadie corrió tan rápido 10 km con 55 años cumplidos como el campeón vitoriano h...

La velocidad del escolta y la potencia del ala pívot. Dos de nuestros grandes jugador...

Analizamos las Skechers GoRun Ride 7...

Más protección con la nueva tecnología DRYFLX de Buff®...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...