¿Qué tipo de corredor eres?

Responde a todas las preguntas y compruébalo.
runners.es -
¿Qué tipo de corredor eres?
¿Qué tipo de corredor eres?

Los corredores tendemos a clasificarnos a nosotros mismos según nuestras distancias favoritas (Maratón frente a 5 km) y nuestro nivel de experiencia (veteranos frente a novatos), aunque esto no es más que el comienzo a la hora de definir quiénes somos. Reconocer nuestra personalidad como corredores (nuestras motivaciones, actitudes y los que queremos y obtenemos del deporte) es fundamental para lograr el máximo beneficio de nuestros kilómetros). “Cuando comprendemos y aceptamos nuestros deseos y sentimientos hacia el running, podemos encontrar una mayor satisfacción y motivación en ello”, según Robert Udewitz, doctor en medicina, maratoniano con una mejor marca por debajo de 3 horas, psicólogo deportivo de Nueva York y que se autodefine como competitivo/purista. Para ayudaros a lograr esto, hemos diseñado este test de personalidad. Cuando lo realices, averiguarás cuál de los cuatro tipos de corredores se aplica a tu caso y después podrás aplicar los consejos individualizados que ofrecemos a continuación. Muchos de nosotros podemos corresponder a más de una categoría, por lo que si lees las otras secciones es probable que logres bastante motivación e inspiración para toda tu variada vida como corredor.

Test de personalidad para corredores

1. ¿Sueles variar tus recorridos? 

A. La verdad es que no. Me gusta comparar los tiempos de unos pocos recorridos establecidos para comprobar mi estado de forma 

B. Me conozco la ciudad mejor que el cartero. La mitad de la diversión está en explorar los recorridos. 

C. Depende, si voy con otros corredores que hacen un recorrido nuevo, me encanta apuntarme. 

D. No. Soy fiel a unos pocos recorridos, porque el tiempo pasa más deprisa cuando voy por sitios familiares. 

2. Llevas unas semanas con dolor, que ha empeorado. Ahora apenas puedes correr. ¿Qué haces? 

A. Comienzo un programa de entrenamiento combinado para mantener el estado de forma y aprovecho para revisar mis planes de competición. 

B. Voy cojeando unos pocos kilómetros al ritmo que pueda mantener y después me aplico hielo. 

C. Me apunto como voluntario en las próximas carreras para mantener el contacto con el mundo del running. 

D. Me apunto a esas clases de yoga que siempre he querido probar. 

Publicidad

3. ¿Qué opinas de la dieta? 

A. La comida es la energía para entrenar y competir. Como dice el dicho, si el horno está lo bastante caliente, quemará cualquier cosa. 

B. La verdad es que no me planteo mi dieta con vistas a correr, salvo que conozco los alimentos que interfieren con mis carreras y los evito. 

C. Ya sé que probablemente sería mejor corredor si fuese más cuidadoso con mi dieta, pero este deporte no determina lo que como. 

D. Controlar mi dieta es una parte importante de mi pauta global para mantenerme en forma. Dicho esto, me gusta recompensarme a mí mismo a corto y largo plazo. 

4. ¿Qué es lo importante en una carrera? 

A. Un recorrido rápido, buenos competidores y una climatología agradable. Si estoy allí es para conseguir mejorar mi marca. A nadie le amarga un dulce. 

B. Una buena organización. Me gusta concentrarme en mi carrera y no tener que preocuparme de si el recorrido está bien medido. 

C. Que haya mucha gente corriendo y una buena zona de llegada. Debería ser como una fiesta. 

D. No participo en demasiadas competiciones, pero cuando voy, me gusta que me den una camiseta bonita y que sea por una causa benéfica. 

5. ¿Qué haces cuando no te apetece salir a correr? 

A. Compruebo mi diario de entrenamiento para buscar una explicación. Si tengo una competición próxima, es probable que descanse unos días hasta que sienta las piernas frescas. 

B. Salgo de todas formas, ya me sentiré mejor cuando este corriendo. Sentirse aburrido o cansado no es una razón para no correr. 

C. Llamo a mis colegas de entrenamiento para ir en compañía. 

D. Paso unos días sin correr y hago alguna otra forma de ejercicio. 

6. Las previsiones del tiempo anuncian ventisca/tormentas/ola de calor en los próximos días. ¿Qué haces los días previos? 

A. Hago entrenamientos en pista y una tirada larga, además de investigar las opciones para correr en cinta en mi ciudad. 

B. Estoy deseando felicitarme a mí mismo por salir a correr en tales circunstancias. 

C. Compruebo la página web de mi club para comprobar si aún se mantienen nuestras quedadas para ir a correr. 

D. Si no corro durante unos días por el mal tiempo, no pasa nada. Siempre puedo ir al gimnasio. 

7. Las tiradas largas son... 

A. Un componente clave para mejorar el rendimiento. No siempre me gustan, pero tengo que hacerlas. 

B. Un ritual semanal que me gusta. 

C. El momento social culminante de mi semana. La verdad es que no me gusta hacer tiradas largas en solitario. 

D. Una manera ideal de quemar calorías. 

8. ¿Qué opinas del entrenamiento con pesas? 

A. No es esencial, pero me ayuda a mejorar mi sprint final. De todas formas, pienso que sería mejor si el tiempo que paso levantando pesas lo aprovechara corriendo. 

B. No me gusta, pero sé que me ayuda a evitar las lesiones, por lo que lo hago para poder seguir corriendo. 

C. ¡Levantar la lata de cerveza después de correr es lo importante! 

D. Me gusta levantar pesas. Me siento más fuerte después de una sesión de entrenamiento y me ayuda a que la ropa me siente mejor. 

Publicidad

9. ¿Qué piensas de correr de noche durante los cortos días invernales? 

A. Es un fastidio. A veces me veo obligado a ir un poco más lento y así es difícil hacer un entrenamiento de velocidad decente. 

B. No puedo decir que siempre me guste, pero a veces sí que lo disfruto. Una buena carrera una noche agradable y tranquila con luna llena y poco tráfico me hace sentir que tengo el mundo a mis pies y que estoy haciendo algo especial. 

C. Me da un poco de miedo salir a correr de noche en solitario, pero si voy con otros corredores no me importa. 

D. ¿No es para estos momentos para lo que se diseñaron las cintas de correr? 

10. Sueles correr después de trabajar, pero tu nuevo jefe te invita a tomar una copa, ¿aceptas la invitación? 

A. Si es un día en el que toca descansar, tal vez, pero si es un día de una sesión de entrenamiento importante, nunca. 

B. No. Cuando me acueste esa noche, preferiría mucho más haber ido a correr que a una obligación social. 

C. No. Tengo que quedar con mi grupo para correr y después salir con ellos a tomar pizza y cerveza. 

D. Sí. Reorganizo mi agenda y recupero la carrera el día siguiente. 

11. ¿Qué importancia tienen para ti los beneficios de correr sobre la salud? 

A. No me lo planteo. Probablemente seguiría entrenando igual de fuerte aunque fuese perjudicial para mí. 

B. Me gusta que tenga beneficios a largo plazo, pero estoy más centrado en lo bien que me siento a diario cuando corro. 

C. Fueron uno de los principales motivos para empezar, pero ahora hay otras cosas que me hacen seguir, como la camaradería. 

D. Son muy importantes. Me gusta el aspecto que tengo y cómo me siento gracias a correr. Además, es una manera ideal para mantener mi peso. 

12. Este año tu mejor marca en 5 km es 1 minuto más lenta que el pasado. ¿Qué haces? 

A. Reviso mi diario de entrenamiento para encontrar una explicación, busco consejos en foros de corredores y me propongo perder el kilo extra que he cogido. 

B. No me importa mucho, siempre que mis sensaciones hayan sido parecidas. 

C. Me imagino que es el momento de volver a los entrenamientos semanales en pista de mi club. Entreno más flojo cuando lo hago en solitario. 

D. ¿Cuánto son 5 km? 

13. ¿Cuál es tu mejor recuerdo como corredor? 

A. Tal vez lo sea cuando mejore mi marca personal de 10 km. 

B. No tengo ninguno en especial, sino una serie de imágenes de las carreras en las que me he sentido genial. 

C. La camaradería en grupo mientras hacíamos todas las tiradas largas para nuestro último maratón. 

D. La primera vez que corrí 30 minutos seguidos. 

14. Mientras corres, ¿saludas a otros corredores? 

A. Durante una sesión de entrenamiento importante, no. En otras ocasiones, quizá, siempre que tengan aspecto de verdaderos corredores. 

B. Por lo general no. Estoy en mi propio mundo. 

C. Por supuesto. Cuanto más seamos, más divertido. 

D. Normalmente no, suelo estar demasiado cansado para levantar el brazo.

Publicidad

¿CUÁL ES MI TIPO? POR MICHAEL FINKEL 

Un poco de todo 

SOCIABLE: Empecé a correr porque quería encontrar una pareja para el baile de graduación. Nunca me habían invitado a un baile y me di cuenta que la mejor forma de lograrlo era destacar en un deporte. No obstante, había un problema: no era lo que se dice especialmente atlético. Sin embargo, recordé algo que un jugador de fútbol me dijo una vez: “los que no son buenos en los deportes, se dedican a correr, y los que no son buenos corriendo, se dedican a las carreras de fondo”. Así que me convertí en un corredor de fondo. No sólo eso, llegué a ser un corredor bastante bueno, lo suficiente para lograr una cita para el baile (gracias, Wendy). Y después, lo bastante bueno como para ganar. 

COMPETITIVO: Ganar carreras fue lo mejor que me pasó en el instituto. Me convertí en uno de los capitanes del equipo de pista. Llevaba con orgullo el jersey con la letra de mi instituto. Me sentía casi famoso. Mis capacidades llamaron la atención de algunos entrenadores universitarios, y acabé asistiendo a la universidad de Pensilvania. Cuando llegué a la universidad, las victorias se acabaron para siempre. Entonces comprendí que no me gustaba correr, sino que lo que me atraía era ganar. Dejé el equipo de pista mi segundo año allí y durante los siguientes dos años casi no corrí nada. Después me trasladé a Nueva York para empezar mi primer trabajo como periodista y decidí que me gustaría correr el maratón de Nueva York. 

PURISTA: Me entrené para el maratón sin entrenadores, sin presión y sin ninguna verdadera expectativa. Estaba totalmente entusiasmado. Me encantaba la sensación de una zancada limpia y constante, con la mente relajada, dejando atrás el paisaje urbano. En esa época solía viajar y exploré muchas de las grandes ciudades del mundo (París,
Londres, Moscú, Pekín, Nairobi) mientras corría por recorridos sinuosos. El maratón se me dio bien y el siguiente aún mejor. Después me trasladé a las Montañas Rocosas y ahí fue cuando realmente empecé a despuntar como corredor. Corrí un maratón de montaña, seguido por un ultramaratón de 80 km. Acabé una carrera de 160 km (en la zona media de la clasificación, pero entusiasmado) y centré mis objetivos en las carreras de varios días, a las que me hice adicto. No obstante, poco a poco algo empezó a ir mal. Empecé a tener dolor en la rodilla derecha. Al final me hice una resonancia magnética. Tengo las piernas un poco arqueadas y soy algo pronador, de modo que los kilómetros me habían pasado factura. Había desgastado un buen fragmento de mi cartílago medial (la parte de la rodilla que absorbe los impactos) y el hueso rozaba contra el hueso. Me hicieron una artroscopia de la rodilla. Mi cirujano me dijo que no pasaba nada malo, pero que mi carrera como corredor había acabado. 

CORRER PARA MANTENERME EN FORMA: Bueno, no se ha acabado del todo. Tan sólo ha vuelto a cambiar. Aún sigo corriendo. Intento salir a correr al menos dos veces a la semana. Intercalo correr con el ciclismo. Ahora estoy casado y tengo un bebé y a veces pasan dos semanas sin que vaya a correr. Cuando eso ocurre, siento que el michelín de mi barriga está un poco más grande. Pero incluso cuando nuestra hija está demasiado llorona, mi mujer me anima para salir a correr. Dice que correr me hace estar más atractivo, que siempre ha sido así (ha visto las fotos de mi anuario) y que si me hubiera conocido en el instituto habría querido acompañarme al baile de graduación. 

Michael Finkel es el autor de True Story: Murder, Memoir, Mea Culpa. 

Publicidad

¿Qué tipo de corredor eres?

PREDOMINIO DE RESPUESTAS A

Competitivo

Tu principal motivación es la competición, la distancia y lo rápido que corres dependen sobre todo de las necesidades que debes cumplir para tus carreras. Para ti, correr es cuestión de entrenamiento. Seguirías corriendo si tuvieras que dejar de competir, pero seguro que no tan intensamente. “Las personalidades competitivas se identifican en gran medida con objetivos de rendimiento”, según el psicólogo deportivo Robert Udewitz. “Estos corredores pueden tener conocimientos sobre la ciencia del rendimiento físico y encuentran satisfacción en poner a prueba sus límites”. 

MOTÍVATE: Piensa en una carrera importante que esté muy próxima y lo mejor que lo vas a hacer después del entrenamiento de hoy. O céntrate en una distancia que normalmente no corras. Si te planteas un nuevo reto, estimularás tu rutina. 

APRENDE DE LOS DEMÁS: De los corredores sociales, que es divertido correr con los demás sin convertir cada encuentro en una competición. Estarás mejor preparado el día de la competición si controlas tus instintos competitivos en otras ocasiones. 

DISFRUTA MÁS DE CORRER: Cada año, márcate al menos un objetivo nuevo. Contacta con corredores locales de élite; pregúntales sus secretos de entrenamiento y aplica lo que puedas en tus propios programas. 

EVITA LOS PROBLEMAS: No olvides que existe una diferencia entre entrenar fuerte y hacerlo de un modo inteligente. A veces, descansar un poco y dejar que el cuerpo absorba el entrenamiento previo es el camino más corto para mejorar el rendimiento. 

AFRONTA LAS LESIONES: Intenta que mejorar se convierta en tu próximo objetivo y aplica la disciplina que sueles utilizar en tus carreras para vencer tu lesión. Practica el entrenamiento combinado con asiduidad. 

LECTURAS RECOMENDADAS: Running with the buffaloes, de Chris Lear; The self-coached runner, de Allan Lawrence y Mark Scheid; Road Racing for serious runners, de Pete Pfitzinger. 

ELIMINA LAS RUTINAS: Añade un nuevo elemento a tu entrenamiento, como distancias más largas, pero a ritmo más lento, o sprint en cuestas. Es fácil quedar atado a un programa diseñado para ti, pero tu cuerpo necesita nuevos estímulos si quieres mejorar tu forma física. 

CORRE SIEMPRE: Cuando pases a una nueva categoría de edad, haz borrón y cuenta nueva y céntrate en mejorar la marca personal acorde a tu categoría.

Publicidad

PREDOMINIO DE RESPUESTAS B

Purista

Tu principal motivación es correr por correr. Te gustan las sensaciones que tienes cuando corres y cómo te sientes después. Podrías competir o no. Correr es parte de tu rutina; te hace sentirte completo. La distancia y lo rápido que corras depende más de cómo te sientas ese día, de tus necesidades percibidas, del buen día que haga y del entorno. Esperas correr una buena distancia cada día el resto de tu vida. “Los puristas son adeptos sobre todo a ‘la aceptación plena y consciente del momento’, es decir, tan sólo correr sin entrar en valoraciones”, según Udewitz. “Lo más probable es que basen su ritmo y zancada en la intensa percepción de sus estados internos. También son capaces de ser flexibles y de advertir los elementos externos a ellos mismos”. 

MOTÍVATE: Es probable que la motivación no suponga un problema, pero si lo fuera, imagínate a ti mismo en tu parte favorita del recorrido que toca ese día, corriendo a gusto y sintiéndote fenomenal. Además, recuerda lo bien que te sientes el resto del día después de correr. 

APRENDE DE LOS DEMÁS: De los que corren para estar en forma puedes aprender otras formas satisfactorias de actividad física. Apreciarás tener una alternativa cuando no sea posible correr y serás más completo como atleta y como persona. 

DISFRUTA MÁS DE CORRER: Permítete a ti mismo tomarte unos días de descanso. Si sólo escuchas a tu cabeza (“quiero correr”) e ignoras a tu cuerpo (“podría darme un descanso”) te perderás el placer que supone la experiencia. Practica yoga con regularidad, u otros ejercicios de meditación que refuercen la aceptación plena y consciente del momento que disfrutas cuando corres y fortalece tu mente, de forma que puedas disfrutar toda la vida de correr. 

EVITA LOS PROBLEMAS: No te enganches tanto a correr que te deje demasiado cansado el resto de tu tiempo. Necesitas que correr sea una parte especial del día, no una compulsión. 

AFRONTA LAS LESIONES: Dite a ti mismo que ya volverán los momentos para regresar a tu recorrido favorito y en los que puedas disfrutar del simple acto de correr. 

LECTURAS RECOMENDADAS: : Dite a ti mismo que ya volverán los momentos para regresar a tu recorrido favorito y en los que puedas disfrutar del simple acto de correr. 

ELIMINA LAS RUTINAS: Es posible que los días que te toca correr despacio lo hagas demasiado rápido, porque una vez que sales, quieres sentirte en la zona. Sin embargo, si te preocupas por el rendimiento, necesitas variar en gran medida la intensidad de tus recorridos en lugar de mezclarlo todo en un ritmo ni lo bastante rápido para entrenar, ni lo bastante lento para recuperar. 

CORRE SIEMPRE: No dejes que correr se convierta en una obsesión. Acepta que tu cuerpo necesita descanso y recurre a otras actividades para ayudar a mantenerte en forma, de modo que apreciarás aún más tus momentos de correr. Debes estar dispuesto a obedecer a los avisos que te da tu cuerpo y descansa cuando sea necesario, para no sufrir una lesión crónica y debilitante.

Publicidad

PREDOMINIO DE RESPUESTAS C

Sociable

Participas en un montón de carreras, pero te llaman más la atención los aspectos sociales que tu espíritu competitivo. Es probable que pertenezcas a un equipo y que participes como voluntario de las carreras. “Los corredores sociales se sienten más atraídos por los elementos externos de correr, es decir, los amigos”, según Udewitz. “El hecho de estar centrados en los aspectos externos favorece que se pierdan algunas de las sensaciones fisiológicas internas. Sin embargo, su naturaleza social sale ganando muchas cosas. Los corredores sociables consiguen una gran satisfacción al compartir sus aficiones con gente que piensa de un modo parecido, lo que constituye un componente importante de la felicidad”. 

MOTÍVATE: Organiza un viaje en grupo a una carrera de relevos o de otro tipo en la que haya competición en equipo. 

APRENDE DE LOS DEMÁS: De los corredores competitivos, aprende que hay otras formas de divertirse corriendo que a ti te pueden parecer un trabajo pesado. Es bastante posible que superes tus límites en los entrenamientos y las competiciones y que aún así sigas disfrutando. 

DISFRUTA MÁS DE CORRER: Corre con personas diferentes de distintas áreas de tu vida (compañeros del trabajo, vecinos, otros padres). Contacta con los clubes locales de atletismo cuando viajes. 

EVITA LOS PROBLEMAS: Ten múltiples compañeros para correr, de forma que si uno se va de vacaciones o se lesiona no te quedes tirado. Programa tus entrenamientos más cortos para los días que tengas que ir solo. 

AFRONTA LAS LESIONES: Apúntate a otras actividades relacionadas con correr, como participar de voluntario en carreras o llevar bebidas a las tiradas largas que hacen en tu equipo local, para mantenerte en contacto con la comunidad de corredores.  

LECTURAS RECOMENDADAS: I run, therefore I am – nuts, de Bob Schwartz; Boston, a century of running, de Hal Higdon; The quotable runner, de Mark Will-Weber. 

ELIMINA LAS RUTINAS: Encuentra un grupo cuyos miembros sean un poco más rápidos que tú y deja que tiren de ti dos veces a la semana, una en un día de carrera larga y otro en series de velocidad. 

CORRE SIEMPRE: Mantén las actividades relacionadas con correr como un aspecto fundamental de tu vida, de modo que siempre contarás con una red de corredores a la que recurrir. No pases demasiado tiempo dedicándote al foro semanal de carreras en Internet, para que no se te olvide correr de verdad.

Publicidad

PREDOMINIO DE RESPUESTAS D 

Corres para estar en forma

Corres sobre todo por los beneficios físicos cuantificables, como la pérdida de peso y la protección frente a enfermedades. Contemplas el correr más como un
ejercicio que como una parte natural del día y puede que te lo saltes si los obstáculos cotidianos hacen que te venga mal. Es probable que te dediques a practicar entrenamiento combinado y que tal vez no participes en carreras, pero podrías hacerlo por una causa benéfica. “A veces este tipo de personalidad puede evolucionar a otro, a medida que se gana confianza gracias al mantenimiento del peso o del estado de salud”, según Udewitz. 

MOTÍVATE: Recuérdate a ti mismo cómo has conseguido superar otras sesiones de entrenamiento. Prométete una pequeña recompensa si cumples tus objetivos de entrenamiento. Establece objetivos a corto plazo que sean razonables, pero que supongan un reto. 

APRENDE DE LOS DEMÁS: De los corredores puristas, aprende a amar correr por correr. Será más fácil que logres tus objetivos para estar en forma cuando disfrutes corriendo. 

DISFRUTA MÁS DE CORRER: Revisa tu entrenamiento, de forma que te recuerdes los progresos que has hecho. Encuentra un compañero para entrenar, con el que puedas compartir tus historias de éxitos y que te ayude a ser sincero sobre el cumplimiento de tu entrenamiento. Asocia tus esfuerzos a la hora de correr con una causa benéfica a la que puedas dedicarte. 

EVITA LOS PROBLEMAS: Planifica tus entrenamientos para incrementar la posibilidad de que los realices. 

AFRONTA LAS LESIONES: Lo tienes más fácil que el resto de los corredores, basta con que dediques el tiempo que sueles correr a otras formas de entrenar. 

LECTURAS RECOMENDADAS: No need for speed, de John Bingham; Guía de Runner´s World del entrenamiento combinado, de Matt Fitzgerald; 4 months to a 4 hour marathon, de Dave Kuehls. 

ELIMINA LAS RUTINAS: Tu modo de correr evolucionará si una vez a la semana haces un entrenamiento que sea un 25% más largo de lo que sueles hacer, y si una vez a la semana corres 20 segundos por kilómetro más rápido que otras veces. 

CORRE SIEMPRE: Integra el correr en tu atareada vida, en lugar de dejar que sea algo que sólo haces con buen tiempo o cuando estás realmente motivado. Si estableces objetivos que tengan sentido para ti, te será más fácil lograrlo. 

Publicidad
Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...