Correr es...

Sumatorio de emociones, sucesión de sensaciones.
Aurora Pérez | ILUSTRACIÓN: Scott Bakal -
Correr es...
Correr es...

Correr es mi norte y es mi credo, es mi doctrina y mi empeño, es la moda que yo sigo, mi pasado, mi presente, mi catarsis, mi futuro. Es la suma de caminos, me sustrae de mis enojos, multiplica mis destinos. Es mi condena cuando me rompo, es mi alegría si me repongo. Es mi puedo si yo quiero, no podría sin quererlo. Es la ilusión de la espera, es la espera ilusionada. Es la sombra que me sigue, la ciencia que yo persigo, la novela de mi vida, es mi estrella y es mi sino.

El regalo que a diario me despierta del letargo. Es la inmortal vocación que hace eterno mi tesón. Es la musa soterrada que al final sale a la luz y de fantasmas me libra. Es el hilo conductor, es la más sana adicción. Me da lo que a mí me importa, me quita lo que me sobra. Señuelo de mis quimeras, ahuyentador de mis tristezas. La cadena que me ata, la llave que me libera. La droga que me encadena, el antídoto de mis penas. Es el puente que, tendido, me salva de los escollos que la vida me presenta, es el resorte encendido que dispara mi energía, la catapulta que, lejos, proyecta mi fantasía. El desvelo de mi sueño si el cansancio me acompaña hasta el fin de la jornada, el descanso placentero si cumplí la expectativa. Es mi pesadilla cuando no cuadran los números del entreno, es mi júbilo cuando las cuentas redondeo. Mi desaliento si un día no logran despegar mis pasos, el deleite en mi conciencia si llega un día inspirado. Mi desazón si el reloj no detiene sus manillas, o si aumenta la distancia, o la voluntad trabaja pero no se para el tiempo. Nostalgia de viejos tiempos, incertidumbre del porvenir, esperanza por resurgir.

La forma de expresar lo que con palabras no puedo, de encontrar lo que, si me paro, pierdo. Es la novedad del trayecto por explorar, es el nuevo espacio por visitar, el enésimo paisaje que disfrutar. Mil existencias que revivir, el castigo que redimir. Lo que la penumbra oculta, lo que el sol hace patente, la savia que el espíritu me colma. La complicidad con el rival, el camarada que ganar, el contrincante que felicitar, la amistad por descubrir.

Publicidad

La pasión de cada intento de mis piernas por alcanzar el anhelado saldo temporal, aunque sienta la amenaza del espectro del fracaso. La trama que fui tejiendo para ser mi salvavidas y así impedir la caída. Es el ansia contenida que acelera mis latidos cuando intento imaginar el final tan deseado. Es también la obstinación que mi fortuna truncó, valentía y osadía, cobardía, y desolación. La excesiva especulación que mi rédito anuló, el suplicio esperanzado por saber el resultado cuando acabó el ejercicio a que sometí a mi cuerpo, elucubrando en mi mente si se cumplió el objetivo.

El temor a equivocarme, que apacigua mi entusiasmo y a mi ímpetu da tregua. Es el riesgo de encontrarme esa pared que me frene, ese muro que me pare, y termine así mi esfuerzo y ponga fin a mi alarde.

Cuando al fin llega el instante que reclaman mis sentidos, siento que tiembla mi ánimo, que un pálpito me atenaza. Se me encoje el corazón en la espera sempiterna para iniciar la carrera. Como un recluso me siento entre el tiempo de espera en que muero y el tiempo que mato esperando. Como un preso que en su celda sueña cómo será su primer día en libertad. Se incrementa mi pesar si no supero las trabas con que se encuentran mis pies, más se libera mi instinto cuando arrecian las zancadas.

Llego así a la expectación del kilómetro primero, a los pulsos discontinuos, altibajos y trasiegos. Peleando contra el miedo, para luego el sufrimiento adoptar de compañero y poder al fin llegar y disfrutar del momento. Y después seguir corriendo para reencontrar la calma y hallar de nuevo el sosiego.

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...