7 consejos top para viajar si eres runner

¿Planeas un destino de carrera? Cómo hacer las maletas, viaje, estar relajado, e hidratar para tu mejor día.
runners.es -
7 consejos top para viajar si eres runner
7 consejos para runners viajeros

COMPITE PRIMERO, JUEGA MÁS TARDE

Pon lo primero tu carrera y guardar las ofertas de ocio y la calle de comida de muestreo para después-no sea que tales aventuras socaven el rendimiento de tu día de carrera. Comenta las expectativas con tus compañeros de viaje antes del vuelo. Diseña tus necesidades para la carrera y encuentra una manera de acomodar tu afán de diversión y aventura.

ACLIMATATE

Incluye varios entrenamientos que asemejen el clima que puedes encontrar en el lugar de destino. Enseñarás a tu cuerpo cómo hacer frente al calor o la humedad, puedes probar a entrenar con alguna capa extra, progresivamente aumenta tu resistencia a la temperatura hasta el momento del tapering. ¿Partes hacia algún lugar frío? Corre en cinta con aire acondicionado, o fuera por la mañana pronto cuando hace fresco. Más ayá de acondicionar tu termostato, esta práctica te ayuda a saber qué ropa necesitarás el día de la carrera (que debes llevar en tu equipaje de mano por si tu equipaje se pierde).

COMBATE LOS GÉRMENES

Viajar te expone a nuevos patógenos, y las sesiones de entrenamiento duras combinadas con el estrés y la fatiga relacionada con los viajes pueden debilitar el sistema inmunológico. Evita estornudos día de la carrera con la vitamina C: un Informe este 2013 de Cochrane Review encontró que ayuda prevenir los resfriados y reduce su duración, especialmente entre los maratonistas y otros

que se someten a períodos breves de estrés. Toma dos gramos al día, a partir de unos días antes de tu viaje, también se recomienda llevar desinfectante de manos y mantén estricto las horas de irte a la cama antes del viaje. Partir descansado ayuda a tu sistema inmunitario para sobrevivir al estrés del viaje.

MANTENTE RELAJADO

Durante el viaje, levántate, camina por los pasillos, y haz estiramientos suaves para restablecer la circulación de las extremidades pegadas al asiento (para viajes largos en automóvil, para y realiza descansos para estirar), y usa calcetines de compresión para reducir la hinchazón del tobillo. Evita también cruzar las piernas o los tobillos. Los asientos de pasillo son el camino a seguir, que permiten extender las piernas y levantarse a estirar. Incluso en la noche o en vuelos internacional, un asiento de pasillo le impedirá quedar atrapado por los compañeros de fila dormidos. Si pierdes la cabeza descansando contra la pared, lleva un reposacabezas.

Publicidad

HIDRATACIÓN

La mayoría de la gente no bebe suficiente para empezar. El factor de aire seco en avión (que típicamente es menos del 20 por ciento de la humedad relativa), y la deshidratación se convierten en probables. A menos que estés orinando claro o amarillo pálido, no estás bebiendo agua suficiente. Limita la cafeína y el alcohol (ambos te están deshidratando) y en lugar de beber agua mineral, o tirar una tableta efervescente de electrolitos en tu botella de agua: la carbonatación ayuda estabilizar el estómago nervioso.

SUPERA EL JET LAG

Los cambios de zona horaria interrumpen tus patrones de sueño y también pueden causar estragos en su tracto gastrointestinal (que espera las comidas en los tiempos habituales y pierde por las desviaciones de tu reloj biológico). Reducir al mínimo el jet lag comienza unos pocos días antes de tu viaje: ajusta tu hora de acostarte y la hora de comer incrementando en una hora, de acuerdo con la nueva zona horaria. A continuación, ajusta el reloj de la hora de destino, y trate de comer y dormir más cerca de los nuevos horarios (aunque eso signifique saltarse la comida en el vuelo). A su llegada, evita las siestas y maximizar tu tiempo en el sol: la exposición a la luz ayuda al cuerpo a adaptarse.

PASEA

Resiste la tentación de descargarte la rigidez después del viaje con un entrenamiento riguroso. En su lugar, se recomienda andar 15 minutos a pie con tus zapatillas de deporte para relajarse y restaurar la coordinación. "Los cambios en la presión del aire al volar afecta al líquido de la médula espinal y puede hacer que se sienta torpe. Es sólo por viajar, no una indicación de cómo vas a sentirte durante la carrera. Un poco de piscina o correr en la piscina del hotel también puede disipar la sensación de plomo de las extremidades.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...