Soy Corredor: Jordi Vilapuig

Director de Marketing de RPM Racing y runner.
José Antonio De Pablo | FOTO: Jordi López -
Soy Corredor: Jordi Vilapuig
Soy Corredor: Jordi Vilapuig

Toda mi vida he estado vinculado al mundo del deporte, jugando en la escuela, entrenando, practicando todo tipo de deportes, los cuales vivía con intensidad, me llenaban y me hacían disfrutar. Lo hacía con tanta pasión que llegué a jugar a nivel profesional, bueno, “amateur marrón” como se decía en aquella época, en la que se estaba viviendo la transición entre el deporte aficionado y el profesional

 

Siempre he sido una persona muy inquieta, en mi época de profesional me devoraba los pocos libros que había sobre preparación física. Entrenaba cada día por mi cuenta, hacía mis pinitos con las pesas, corría por las calles como complemento. Todo esto compatibilizándolo con mis estudios de derecho.

 

He pertenecido a la disciplina del F.C. Barcelona durante 23 años, jugando 14 de ellos a nivel profesional en el equipo senior de la sección de hockey sobre patines y diez de ellos defendiendo los colores de la selección española. En todos esos años conseguimos 43 títulos entre Copas de Europa, Ligas, Copas del Rey, Campeonatos del Mundo y de Europa. Muchos años de alegrías y triunfos deportivos que cumplieron con creces todos mis sueños de infancia y juventud y que además me formaron como persona, desarrollando en mí una importante capacidad de sacrificio. Fue una carrera deportiva exitosa de la cual me siento muy orgulloso.

 

En la temporada 86/87 colgué los patines, me retiré del hockey profesional y decidí que con ello se había terminado una etapa de mi vida. A partir de ese momento empecé a plantearme nuevos retos.

Publicidad

Cuando nuestra compañía, RPM Racing, conjuntamente con ASO (organizadores del Maratón de Paris), se hace cargo de la organización de la Marató de Barcelona, empiezo a competir en carreras populares. Me apetecía saber qué se sentía corriendo una de estas pruebas, así podría experimentar en primera persona cuáles podrían ser las necesidades reales de los participantes en una maratón y, de esta forma, tener mayor capacidad para satisfacer las mismas.

 

Mi primera carrera la corrí con 50 años, fue la Mitja Marató de Mataró en diciembre del año 2006. Desde ese día he corrido ocho medias maratones más, con un mejor crono de 1:43, y tres maratones: París, Amsterdan y Berlín. A pesar de todos mis triunfos deportivos y de todos los momentos extraordinarios que viví entonces, nunca he sentido tanta emoción y alegría deportiva como cuando crucé la línea de meta en la maratón de Berlín consiguiendo así bajar la “barrera” de las 4 horas (3:50).

 

En aquella primera carrera, en aquel día, las sensaciones que tuve, el funcionamiento de mi organismo, la compenetración de mi cuerpo con mi mente, el vacío físico, todo eso se reflejó en un momento de enorme e incomparable plenitud interior.

 

Ahora aprovecho cualquiera de mis viajes para correr. Los tres lugares más espectaculares en los que he podido disfrutar corriendo han sido en El Cairo, un atardecer junto a las tres grandes pirámides: Keops, Kefren y Micerino; en Estocolmo, a -5ºC, con todo el paisaje a mi alrededor blanco, todo cubierto de nieve; y el tercero en los alrededores del Lago de Banyoles (Girona), donde viví durante unos meses en los años setenta.

Publicidad

Cuando corro, noto como mi mente se llena de libertad, se abre y encuentro nuevas ideas, me asaltan nuevos objetivos, todo lo veo mucho más fácil, mucho mejor, estoy más relajado. Las sensaciones en esos momentos son increíbles: plenitud, éxtasis. Me doy cuenta de que no se necesita tanto para sentirte lleno. Voluntad y poco más. En esas pequeñas cosas está lo más grande de la vida.

 

No tengo ídolos dentro del mundo del atletismo de élite. Para mí un corredor que es capaz de hacer menos de 2 horas 4 minutos en una carrera de más de 42 kilómetros, no puede ser un ídolo, simplemente es un auténtico dios del Olimpo.

 

Uno de mis cantantes favoritos, George Moustaki, en una de sus canciones dice “No, je ne me suis jamais seul avec ma solitude” (nunca me siento solo con mi propia soledad), no seme ocurre nada mejor para definir mis sensaciones cuando salgo a correr.

 

En Berlín había mucha gente, hombres y mujeres mayores de 70 años, ¡Qué gran ejemplo de ilusión y fuerza de voluntad! Todos tenemos eso dentro, sólo necesitamos unas zapatillas y esa fuerza para salir a la calle. ¡Sal y corre con nosotros! mi próximo objetivo es la Jungfrau Marathon ¿Cuál es el tuyo? 

(Publicado originalmente en el número de enero de 2009)

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...