Soy corredor: Noelia Román

Periodista de profesión y runner por devoción.
Albert Caballero -
Soy corredor: Noelia Román
Soy corredor: Noelia Román

Corrí la última Marató de Barcelona en 2:58:58, bajando por primera vez en mi vida de las tres horas. Además fui la primera mujer española en llegar a meta.

Eso ha tenido mucha repercusión en la prensa de Barcelona. Se hicieron eco emisoras como COPE Catalunya, Ràdio 4, Radio Barcelona, etc. Pero yo corro por divertirme, nada más, no esperaba todo este tinglado (risas). 

Empecé a correr con 20 años, sin ningún afán competitivo. Y corría por el Parc de la Ciutadella barcelonés o por Santa Coloma de Gramanet, la localidad donde entonces residía. Hasta ese momento había jugado a baloncesto, entre otros deportes. 

Mi primer maratón fue París 2005, con 30 años. Acabé en 3:19 y, como primera experiencia, me pareció genial. Al año siguiente fui a Rotterdam y terminé en 3:15. 

Volví de Holanda contenta por mi marca pero descontenta porque el maratón me pareció muy feo; la ciudad y el recorrido no eran tan atractivos como París. Eso sí, quedé bastante bien clasificada. 

Este año, a causa de unos problemas que tenía en los isquiotibiales, me propuse no programar ningún maratón en el extranjero por si luego tenía que cancelar el viaje. 

Un mes antes del Maratón de Barcelona, mientras estaba en Vitoria cubriendo la final a ocho de la Copa del Rey de Baloncesto, me torcí el tobillo derecho. Tuve una rotura parcial de los ligamentos e inicié la recuperación sin la certeza de que la terminaría a tiempo para poder correr con garantías. 

Toni Bové, el fisioterapeuta del Fútbol Club Barcelona, con quien me une una buena amistad, me ayudó mucho en este proceso. Todo fue muy bien, y el 3 de febrero pude completar la Mitja Marató de Granollers en 1:23. 

Entonces varias personas como Abel Antón y Martín Fiz, o mi amigo Chema, me dijeron que estaba en condiciones de bajar de las tres horas en el maratón. ¡Y tenían razón! 

Ahora me están comiendo un poquito “el coco” amigos míos diciéndome que me dedique más al atletismo, que tengo posibilidades, que corra más maratones, que entrene más intensamente, pero no sé lo que haré en el futuro… 

El Maratón de Barcelona lo empecé a preparar sobre el mes de noviembre, rodando unos 10 ó 12 kilómetros por sesión de entrenamiento, en el Parc de la Ciutadella, la Diagonal, la Carretera de les Aigües… 

Publicidad

Hice durante mi preparación series a 4:00/km, e incluso a 4:20/km si se trataba de series más largas. Llegué a hacer 5 x 2 km recuperando 5 minutos. La verdad es que me entreno yo misma, pero también escucho los consejos que me dan.

La vocación de periodista la tuve siempre, pero durante la licenciatura no pensaba en dedicarme al periodismo deportivo. Es más, me decanté más hacia la política o la literatura, porque viendo la cantidad de chicos que en la facultad querían hacer periodismo deportivo me pareció imposible centrarme en ese campo. 

Ramón Besa, redactor jefe de de deportes del El País en Barcelona, y Lluis Bosch, redactor jefe de maquetación en ese mismo medio, me dieron la primera oportunidad de trabajar a su lado como becaria.

No era la primera mujer periodista en la redacción que se centraba en el deporte. Ángels Piñol se me adelantó (risas). 

En el Diario Público escribo sobre varios deportes: fútbol, baloncesto, natación, sección de polideportivo… El fútbol me gusta como deporte, aunque me parece que se ha sobredimensionado. 

A las chicas nos gusta hacer deportepero creo que somos menos competitivas, generalmente, que los hombres. No tenemos, creo, la necesidad de demostrar constantemente que somos las mejores, y hacemos deporte fundamentalmente por cuestiones de salud. 

Con la maternidad y la llegada de los hijos, la verdad es que las mujeres tienen habitualmente menos tiempo libre que los hombres. 

¿Mis periodistas de cabecera? Ramón Besa, Robert Álvarez… no sé, te diría varios nombres. ¿Y mis deportistas preferidos? También podría citar varios, pero me quedo con dos: Nacho Solozábal y Earvin “Magic” Johnson. 

Profesionalmente creo que me apasionaría llevar algún día una corresponsalía en el extranjero, porque supone viajar, conocer una lengua y un país distinto y, sobre todo, tocar muchos temas diferentes. Creo que para un profesional es un empuje importantísimo en su carrera.

(Publicado originalmente en el número de Runner's World de mayo de 2008). 

Publicidad
Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...