Soy corredor: Paco Chaparro

El ex presidente del Real Betis Balompié.
Alberto Hernández -
Soy corredor: Paco Chaparro
Soy corredor: Paco Chaparro

[ARCHIVO RW]

No sabría decir la fecha exacta en que di la primera zancada, ni siquiera recuerdo mi estreno en una carrera popular. Y es que la competición nunca me motivó demasiado, siempre he corrido con la única pretensión de estar en forma.

Me retiré como futbolista antes de cumplir los 30, con la rodilla bastante maltrecha, así que mi afición a correr creció de forma muy progresiva. Iba informándome poco a poco sobre la manera correcta de hacer las cosas.

A unos jugadores les gusta correr más y a otros menos, pero casi todos tienen cada vez más asimilado que se entrena como se juega, así que cuanto más te exprimas diariamente mejor lo harás en los partidos.

Creo que las diferencias entre fútbol y carrera a pie son abismales. La preparación física en el fútbol ha pasado por muchas etapas. Hubo una en la que se anteponía la carrera continua, pero hoy está demostrado que no es necesario hincharse a hacer kilómetros.

Existen estudios que muestran como algunos -los menos- llegan a cubrir más de 10 kilómetros en los 90 minutos, pero hay que trabajar otros aspectos además del fondo físico. La gente piensa que al ser corredor incido más en ese, aunque no tiene nada que ver.

Mi última popular fue hace un par de meses, en Mairena de Aljarafe. No suelo ponerme el dorsal, me meto al poco de empezar y luego salgo antes de cruzar la meta. Lo hago para evitar el asedio de la gente y poder estar tranquilo.

Mi rodilla no me permite afrontar los 42,195 km. Tampoco he participado nunca en un medio maratón, soy el típico “corredor de deporte-salud”.

Correr me aporta muchísimo, sobre todo a la hora de eludir tensiones. Relaja y ayuda a pensar estrategias, resolver problemas y recordar cosas que quiero ensayar en el campo y decir a mis jugadores.

Siempre que tengo tiempo me gusta correr en las concentraciones. Suelo salir temprano, sobre las 7, y rodar una hora y media. Así estoy puntual para desayunar con el equipo.

Cada vez son más los técnicos que hacen ejercicio antes o después del entrenamiento. Es necesario estar en buena condición para soportar el día a día y la batalla del domingo.

Tenía la costumbre de dirigir las sesiones con pantalón de atletismo y no de fútbol. En Primera ya no puedo hacerlo porque debo vestir la ropa del patrocinador. Lo que sí sigo usando son las zapatillas de correr.

Lo mejor de mi oficio es, sin duda, el juego. Lo peor, las presiones y la necesidad imperiosa de ganar; te sometes a examen cada semana.

Publicidad

Me quedo con la unidad que se respira en las carreras populares, el ambiente, la alegría, las ganas y el deseo de la gente mientras aguarda la salida.

Tengo varios recorridos. Casi todos son campo a través, por los alrededores de Sevilla. Suelo salir de la Ciudad Deportiva, escondiéndome de los aficionados para que no me paren.

Casi siempre corro solo, por la incompatibilidad de horarios. Nosotros solemos entrenar de 10:00 a 12:00. Excepto algunos miércoles, en los que doblamos sesión.

Intentaré que me respeten las rodillas, los tobillos y la cadera para poder seguir corriendo el mayor tiempo posible.

La mayor distancia que he completado en mi vida es 25km, aunque normalmente entreno entre 12 y 14.

Una o dos veces a la semana trabajo el tren superior; bíceps, tríceps, pecho, etc. Tampoco descuido los abdominales y lumbares, suelo hacer 2.500, sumando oblicuos, superiores e inferiores.

Ya no sigo un plan específico. Pero hubo una época, cuando se pusieron de moda en el fútbol las series de 500 y 1.000 m, en que decidí probar con mi propio organismo el efecto que producían. LLegué a completar 12 series de 1.000 recuperando un par de minutos.

Tuve la oportunidad de ver al fenó- meno Haile Gebrselassie en el Cross de Itálica. Parecía que se deslizaba, como si no le costase esfuerzo.

El 1.500 es mi prueba favorita. La más espectacular, una combinación de fuerza y estrategia. Hay que saber manejarla muy bien. Y los 100 metros, claro. Es impresionante por la potencia.

Me gusta mucho Fermín Cacho, fue grandiosa la gesta de Barcelona. Lo hizo el día y la hora en que había que hacerlo, y encima ante su afición.

Profesionalidad y sufrimiento han de ser las virtudes tanto del futbolista como del atleta. Ambos tienen que saber adaptarse a todo, incluido al entrenamiento y al entrenador. Y rendir a tope.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...