Soy Corredora: Anne Igartiburu

Así vive el running una presentadora de éxito como la vizcaína.
Álex Calabuig | FOTO: Jaime de Diego -
Soy Corredora: Anne Igartiburu
Soy Corredora: Anne Igartiburu

Mi afición por correr me viene por mi padre, que corría, y por la escuela, ya que yo estaba apuntada en el equipo de atletismo. Iba unido con el ciclismo y el montañismo. Luego vino una etapa corta de escalada, pero ganó el running.

Las zapatillas van conmigo casi siempre en la maleta, junto a los tacones o los deberes de mi hija. Todo se puede compaginar. ¡Casi siempre!

Estiro todo lo que puedo y sobre todo desde la lesión que llevé al Maraton de Nueva York y a la vuelta. Creo que si no estirara bien no podría correr. Al fisio voy menos de lo que debiera, pero los deportistas sabemos que son nuestros aliados para poder seguir disfrutando de nuestra pasión.

Me puse mi primer dorsal en un 10.000 en Durango, era muy peque. Unos 11 años, imagino. Y recuerdo con cariño que, coincidiendo con la Media de Vitoria, se hacía una carrera para peques, y la disfruté mucho.

He corrido las suficientes carreras como para saber que sirven para medirte “al completo” y disfrutar del evento. No sé exactamente en cuántas he participado. Tal vez mi favorita sea la Behobia-San Sebastián.

Hablar de Martín Fiz es hablar del mejor. Me ayudó mucho en la preparación para el maratón y me dio pautas, planes, series, consejos. Ánimos… ¡Todos! ¡Es un ser increíble! Humilde, trabajador… ¡Grande! Me quedé con la espina de no poder “dedicarle” una buena marca.

Publicidad

Nueva York fue muy emocionante. Con la lesión aguanté para llegar sin romperme del todo. Lo recuerdo como algo duro, por los horarios y la logística de la organización. Pero no es comparable con nada.

Decir que no entiendo la vida sin correr tal vez sea un tópico exagerado. Pero casi.

Quiero volver a correr la Behobia y la Carrera Proniño. Poco a poco. Quisiera seguir entrenando, y compartirlo con la gente a la que le gusta correr, la bici, el tenis u otros deportes. Y espero mejorarme de la lesion, que ya va mejor.

Los lugares más bellos por los que he corrido van desde mi tierra, Euskadi (a las faldas del Monte Anboto, Elorrio, Urdaibai) hasta lugares de fuera como la orilla del Sena en París, o Sudádrica, donde corrí entre monos y facocheros.

Correr es de valientes.

(Publicado originalmente en el número de junio de 2011)

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...