Soy corredora: Innocence Geraldine Larrosa

La actriz y cantante francesa también es runner.
Palmira Chavero | Fotografía: Ángel Yuste -
Soy corredora: Innocence Geraldine Larrosa
Soy corredora: Innocence Geraldine Larrosa

Empecé a correr de manera regular hace años [indeterminados, como su edad, cifra que guarda bajo llave... por más que lo hemos intentado], para completar mi formación física. Correr me ha permitido aumentar mi capacidad pulmonar, lo que me sirve a la hora de afrontar un concierto... o varios. Y me ayuda a mantener la concentración.

Estirar es algo sagrado para mí. Cuando termino de correr, estiro los músculos, no sólo de las piernas, sino de brazos, abdomen y cuello.

Es increíble cómo se desconecta corriendo. Si tuviera que utilizar un símil, diría que tanto en el escenario como en el running se puede llegar al momento de la catarsis.

El running aporta un estilo de vida diferente, así como una manera de pensar más pausada, más serena. Es un momento de desconexión total y eso sólo lo puede aportar un ejercicio como éste.

Uno de mis fuertes es el lírico, así que necesito una gran capacidad pulmonar para mantenerlos y correr ayuda a que la proyección de la voz sea mayor. En los musicales, he necesitado estar en una buena forma física, ya que tienes que cantar, bailar y actuar durante casi dos horas en un escenario. Eso, los días que sólo tienes una función, cuando son dobles el esfuerzo es mayor.

Ambas carreras, el running y la de artista, son de fondo. Hay que trabajarlas día a día, requieren un esfuerzo y una disciplina constante y cuando parece que ese día no vas a poder, sólo necesitas un pequeño impulso para comenzar. Después, la recompensa viene rápidamente.

No me gusta correr por ciudad, prefiero el parque, las zonas con algo de naturaleza. En alguna gira, si estamos en zona de playa, corro por la orilla del mar, donde la arena está más dura, bien temprano. Es todo un regalo.

Intento mejorar mi resistencia en la carrera y cada día trato de superarme. Pero lo de los dorsales no me va.

Al terminar de correr, igual que cuando acabo un concierto, tengo un momento de subidón, provocado por las endorfinas liberadas en el ejercicio, y después un momento de cansancio infinito.

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...