Una aventura corriendo

Corre, conduce, duerme, repite.
Javier Moro -
Una aventura corriendo
Una aventura corriendo

Imagina una carrera de 250 kilómetros, por un lugar desconocido, donde tendrás que correr a cualquier hora, e incluso de noche, comiendo cuando puedas y durmiendo en una furgoneta. Podría sonar poco apetecible. A esto añade que la carrera es por relevos (con 10 integrantes), por una ruta espectacular que seguramente no la conocerías de otra manera, con tramos muy asequibles (desde 5 km) y donde la noche se convierte en la mejor experiencia de toda la carrera, aunque no lo creas cuando empiezas a las 3 de la madrugada y llueve con ganas. E imagina también que esta experiencia la puedes vivir con amigos.

Pues no lo imagines más y sigue leyendo estas líneas y echa un vistazo a la galería de fotos, porque hemos tenido la suerte de vivir y participar la Reebok Ragnar Watenmmer Relay los pasados 25 y 26 de agosto desde Hamburgo (Alemania) hasta St. Peter Ording, al borde de la frontera con Dinamarca. Y es inolvidable.

El que firma estas líneas viene del mundo del atletismo competición, lo que siempre me llevó a pensar que correr es un acto individual y ciertamente egoísta. Uno piensa en correr más que los demás y ganar (o hacer el mejor puesto posible). Pero este tipo de eventos te llevan a vivir la participación por equipos y la convivencia de otra manera: disfrutas de la ayuda y el apoyo y consigues hermanarte aunque tus compañeros no fueran tus amigos el primer día.

Una carrera como la Ragnar necesita una buena planificación y logística por parte del equipo. Vas a estar dos días corriendo, comiendo, durmiendo y conduciendo a través de los tramos que van marcando el recorrido de los 250 kilómetros que llevan hasta la meta. Los 10 integrantes se tienen que repartir los 30 relevos con diferentes distancias. Yo, por ejemplo corrí uno de 7,4 km, otro de 13,2 km y un último de 10,4 km. El más corto de la carrera era de 5 y el más extenso de 16. También tienes que llevar comida suficiente y agua para todo el fin de semana (salvo que sepas dónde comprar) y ropa para cambiarte, tanto para correr como para las posibles inclemencias y cambios de temperatura. Es necesario un par de vehículos (nosotros utilizamos dos furgonetas) para repartir a los 10 integrantes, ya que la primer grupo recorre los 5 primeros tramos dando relevos y el segundo grupo empieza en el tramo número 6, y así sucesivamente. No todos tienen que ir a todos los tramos, pero es mucho más divertido al principio participar todos en la animación cuando hay un cambio de corredor.

Una aventura corriendo

Una aventura corriendo

La salida se realizaba en Hamburgo, al norte del país germano, desde las nueve de la mañana de ese sábado, y el circuito discurría en su mayor parte a orillas del Elba buscando su abrazo con el mar del Norte (si nunca has visto una playa de hierba, están ahí). Nosotros partimos a las 4 de la tarde, por lo que nos tocó mucha noche a todos. Las dudas en cuanto a la dirección a seguir nos invadía desde el día antes de empezar, pero pronto se descubre que todos, todos lo giros están señalizados. En todo momento sabes por dónde ir, incluso por la noche porque les colocaron a los carteles pequeñas luces que se veían en la distancia (gran trabajo este por parte de la organización). Pequeños detalles que te dan la felicidad a esas horas intempestivas.

El resultado tras muchas horas sin dormir, muchos kilómetros corridos y unas tormentas fue que el equipo que íbamos desde aquí acabamos terceros en la clasificación general y primeros por equipos mixtos. Una grata recompensa que no empaña esa gran convivencia y ‘buen rollo’ vividos durante un inolvidable fin de semana. El equipo estaba integrado por los ahora amigos Alex Heredia (@aheredia92, Pentatlón Moderno), Miriam Costa (@mimicostagudo, atleta), Jesús Beamonte (@jbeamonte, Forum Sport), Olatz San Miguel (@olatzsanmi, Midnight Runners), (Roger Garrido (@rutxgb, Intersport), Miriam García (@go_miriam, Personal Trainer), Fran Chico (@franchico67, Editor de Deportes Motorpress), Dani (@dani_spartan, entrenador personal), el gran Reyes Estévez (@reyes1500, Campéon de Europa) y el firmante. Agradecer, también, al equipo de Reebok España (Sergio y Laura) por velar por nosotros y llevarnos a todas partes.

¡Repetiría!

Una aventura corriendo

Una aventura corriendo

Galería relacionada

Ragnar Reebok Relay

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...