Abebe Bikila: pionero de un continente libre

Sin duda, el mejor en una prueba impredecible.
Sergio Hernández-Ranera -
Abebe Bikila: pionero de un continente libre
Abebe Bikila: pionero de un continente libre

Pocos debates pueden saldarse de una manera rápida y tajante. Cualquier discusión medianamente seria acerca de cuál ha sido el más grande maratoniano de todos los tiempos, arroja como resultado que nuestros labios no vacilen al pronunciar un exótico nombre plagado de bes que en amárico significa “flor que brota”, el de un antiguo niño pastor que capturó el oro olímpico por primera vez para etiopía y toda áfrica en un momento histórico de especial significación para el continente negro. Pero tal aseveración, tan categórica, tiene una fascinante explicación.

“¿Quiénes sois?”, preguntó en 1956 un joven guardia imperial a unos muchachos ataviados con un chándal en cuya espalda ponía Etiopía. Éstos respondieron que eran atletas del equipo olímpico nacional, que venían de Melbourne y que acudían a un desfile en su honor. Asombrado, aquel guardia de la corte de Haile Selassie decidió ser uno de ellos. Así es como Abebe Bikila (Jatto, 1933 - Addis Abeba, 1973), enrolado en la guardia personal del entonces soberano de Etiopía desde los 17 años, tomó parte en los campeonatos de atletismo de las fuerzas armadas de su país casi a renglón seguido. En la prueba de maratón destronó al héroe nacional de la época, Wami Biratu, quien también ostentaba los récords etíopes de 5.000 y 10.000 m. Tras batir poco después también estas marcas, Bikila se ganó un puesto para los JJ.OO. de Roma 1960, materializando así su sueño de llevar un uniforme deportivo con el nombre de Etiopía a la espalda.

Onni Niskanen, un sueco que ejercía de entrenador deportivo en la antigua Abisinia, empezó a encargarse de la preparación de Abebe. Una vez en Roma, casi nadie más estaba al corriente deque el desconocido etíope había logrado concluir un maratón en 2:21:23 en Addis Abeba, a más de 2.400 m de altitud y a un mes del inicio de los Juegos. Se esperaba que el soviético Sergei Popov, plusmarquista mundial con 2:15:17, obtuviera una impactante victoria, como la conseguidaen los campeonatos de Europa de Estocolmo 1958. Ya durante la prueba, Abebe Bikila y Radi Ben Abdesselem, un marroquí que hacía su debut en la distancia, se mantuvieron junto a un bloque de atletas más experimentados hasta el kilómetro 20, punto en el que apretaron el ritmo y abrieron una brecha de 26 segundos. El dúo continuó codo a codo casi hasta el final. Entonces, tal y como había acordado con su entrenador Niskanen, Bikila desencadenó un fulminante ataque a falta de poco más de un kilómetro para la línea de meta. Y el genial etíope, que corría descalzo, lo hizo justo cuando la carrera discurría junto al obelisco de Axum, un impresionante monumento de 24 m de alto, 100 toneladas de peso y más de 1.700 años de antigüedad que las tropas italianas de ocupación en Abisinia habían expoliado y llevado a Roma en 1937 (pero felizmente devuelto en 2005). El marroquí no pudo responder al acelerón de Bikila, quien finalmente ganó la titánica prueba con más de 200 m de ventaja y un nuevo récord mundial de 2:15:16. Abdesselem  obtuvo la plata con 2:15:41 y el neozelandés Barry Magee se hizo con el bronce en 2:17:18. Popov entró quinto y los quince primeros clasificados superaron el récord olímpico de Emil Zatopek. Bikila enseguida se convirtió en una celebridad mundial, pues sutriunfo, cargado de simbolismo, suponía la primera medalla olímpica no sólo para su país, sino para todo un continente inmerso en los procesos de descolonización. Y a la pregunta de por qué corría descalzo, respondió pletórico: “Quería que el mundo supiese que mi país siempre ha luchado con heroísmo y determinación”.

Publicidad

Durante los cuatro años siguientes, Abebe Bikila se prodigó más bien poco, participando únicamente en cinco maratones, de los que salió victorioso en cuatro. Se aproximaba la siguiente cita olímpica: Tokio 1964. Bikila  tenía ante sí el ingente objetivo de repetir su triunfo, algo desconocido en maratón hasta la fecha. Pero enfermó de apendicitis y tuvo que ser operado de urgencia. Un mes después bajaba las escaleras del avión en Tokio aún convaleciente y cojeando visiblemente. Sin embargo, fue tal vez la calurosísima acogida que le dispensaron sus admiradores japoneses lo que obró en favor de su fantástica recuperación. A los dos días, y junto a sus compañeros Mamo Wolde y Demssie Wolde, Abebe reanudó sus entrenamientos. Y llegó el gran día. Ni la reciente apendicitis, ni la falta de preparación ni la presión de la historia. Sólo el australiano Ron Clarke y el irlandés Jim Hogan le aguantan los primeros 15 km. De ahí en adelante, todo es un grandioso despegue y esfuerzo en solitario de este virtuoso del fondo, quien sin nada que demostrar, corre ya con zapatillas y calcetines. Las  piruetas casi gimnásticas con que culmina su exhibición (2:12:11, nuevo récord mundial) quedan inmediatamente grabadas en la memoria de millones de amantes del atletismo y en la película oficial de aquellos Juegos. El británico Basil Heartley fue plata (2:16:19) y el japonés Kokichi Tsuburaya, bronce (2:16:22).

Abebe Bikila había entrenado duramente para intentar ganar su tercera medalla de oro en México 1968, pero se indispuso y tuvo que retirarse apenas transcurridos 17 km. Su gran consuelo fue ver ganar a su compatriota Mamo Wolde la medalla suprema. Poco después Bikila sufrió un grave accidente automovilístico en Sheno (a 70 km de la capital etíope), que le dejó postrado en silla de ruedas afectado de paraplejía pese a ser tratado durante nueve meses. Debilitado, su maltrecho cuerpo no pudo hacer frente a una larga neumonía y falleció el 27 de octubre de 1973. Fue enterrado en loor de multitudes en Addis Abeba y en presencia del monarca Atse Haile Selassie. Al día siguiente, Taddele G. Hiwot, profesor de literatura comparada y estudios africanos en Berkeley y en la Universidad de Varsovia, publicó en el Ethiopian Herald el “Poema de Victoria para Abebe Bikila”, del cual un extracto es el mejor colofón para este recordatorio:

Abebe Bikila,

Contigo nuestros sueños nunca se romperán.

Nacido en 1933 y renacido en el 73.

Soldado de a pie durante cuarenta años,

Llevaste a los etíopes a correr.

(…)

Muerto Mussolini,

Al poco, enseguida,

Abebe lideró y Mamo le siguió.

Etiopía comenzó y Kenia continuó.

Nos hiciste amigos entre las naciones,

Corriendo por la Victoria,

Con el legado de Abe

27 de Octubre de 1973,

el día que Abebe Bikila floreció.

Publicidad

EL MITO EN CIFRAS

PRINCIPALES MARATONES:

1º Juegos Olímpicos de Roma 1960

1º Juegos Olímpicos de Tokio 1964

1º Addis Abeba 1960/1964

1º Atenas 1961

1º Osaka 1961

1º Kosice 1961

1º Otsu 1965

1º Zarauz 1966

1º Seul 1966

5º Boston 1963

 

MEJORES MARCAS:

10.000 m

29:00.08 (1962)

Maratón:

2:15:16 (1960, récord del Mundo)

2:12:11 (1964, récord del Mundo)

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...