El camino hacia el doblete

Mo Farah busca un nuevo título de 5.000 metros, que no se le escapa desde Daegu 2011. Yomif Kejelcha, su gran oponente.
Nacho Barranco | Foto: Sportmedia -
El camino hacia el doblete
El camino hacia el doblete

Raro es el aficionado que admitirá que Mo Farah es el mejor fondista de la historia. Muchos evocarán a Kenenisa Bekele. Otros al más grande (este sí, de verdad), Haile Gebrselassie. Y algunos, incluso, a héroes del pasado como Emil Zátopek o Paavo Nurmi. Pero ninguno de ellos negará el tremendo dominio del británico nacido en Somalia en esta segunda década del siglo XX.

Porque hacerlo sería de necios. Seis medallas de oro en Campeonatos del Mundo y cuatro en Juegos Olímpicos adornan la casa de un hombre que dejó todo para ir a entrenar donde debía hacerlo: Oregon. Allí se forjó el talento de un atleta que, aun rebosando clase por los cuatro costados, achaca todos sus éxitos al duro trabajo de cada año. A no saber decir que no cuando un nuevo reto se plantea.

Y en esas está, intentando reeditar el doblete de Moscú 2013 y Pekín 2015 y sumar, además, su cuarta medalla consecutiva en los 5.000m (la consiguió por primera vez en Daegu 2011). Pero tiene que correr una final mundialista y ganarla. Que no es poco.

Ahora es cuando presentamos a sus rivales. Estaría bien decir que la competencia de Farah es la más portentosa de los últimos años. Que los atletas etíopes y kenianos han preparado a conciencia esta prueba para derrotar al cacique del fondo mundial. Pero no. Solo un atleta, el etíope Yomif Kejelcha, se plantea como claro aspirante al título mundial de 5.000 metros además del propio Farah.

Publicidad

El jovencísimo atleta nacido en 1997 parte con una marca personal de 13:01.21, realizada en la Diamond League de Eugene cuando le derrotó el propio Farah (13:00.70). Fue cuarto en el anterior Campeonato del Mundo y es el actual campeón global de los 3.000m indoor. Si alguien tiene que destronar a Farah, es él.

Y si no, tendremos que esperar a una carrera sobrenatural de Muktar Edris (ETH), que es el líder mundial del año tras correr en 12:53.23 en Lausana. Segundo en ese ránking anual es Selemon Barega (ETH) con 12:55.58. Y ahí acaban los nombres de aquellos que, sobre el papel, han de intimidar a Mo Farah.

Porque nada se puede esperar de un equipo keniano mermado por el tentador maratón, que ha provocado que todo talento nacido en aquel país decida focalizar su carrera a la ruta, esa que ofrece grandes premios económicos y, por ende, una vida prácticamente resuelta para los atletas y sus familias. En las series vimos cómo Davis Kiplagat era doblado y en la final solo estará Cyrus Rutto, que parte con la quinta marca de los finalistas. Hablamos, recuerden, de un país que en esta distancia domina el medallero histórico con 7 oros, 3 platas y 4 bronces. En Londres tendrán éxito si ‘rascan’ un bronce.

En cuanto a los atletas no africanos, incertidumbre. Paul Chelimo (USA, aunque nacido en Kenia), que viene de ser plata en Rio, dejó bastantes dudas en las series, donde fue continuamente golpeándose con sus rivales. Justyn Knight (CAN), Patrick Tiernan (AUS) y, sobre todo, Ryan Hill (USA) y Andrew Butchart (GBR) tendrán opciones en una carrera lenta. Recordemos que Hill cuenta con 7:30.93 en 3.000 metros y Butchart ha mostrado buena forma durante todo el año y en Rio fue sexto.

Pero no lo olviden. Mo Farah sigue siendo favorito en una pista en la que no ha perdido ninguna carrera importante. Aún cansado, como declaró que se encontraba después de las series, será el hombre a seguir. Aunque a muchos les pese.

  • Final 5.000 metros: Sábado 12 de agosto 21:20 hora española.

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...