Big in Japan

La carrera más popular de Japón.
Kit Fox -
Big in Japan
Big in Japan
Hubo un tiempo en que los maratonistas de este país dominaron el mundo, logrando los tres primeros puestos en Boston en años consecutivos. Pero ahora es otra carrera la que acapara la atención.
 
La Hakone Ekiden es uno de los acontecimientos deportivos anuales más populares en Japón. Cerca del 30% de las familias del país se conectan a esta prueba de relevos regional de 217 km y dos días de duración en la que compiten una veintena de equipos universitarios. Pero aunque los participantes de la Hakone Ekiden son jaleados por el público japonés, rara vez hacen la transición y se convierten en grandes maratonistas. En 2014, por ejemplo, ningún corredor o corredora nipona figuró entre los 20 primeros puestos del ranking mundial. En su lugar, el instituto más rápido y sus corredores matriculados devienen en una estructura de running corporativa centrada en los relevos profesionales Ekiden patrocinados por grandes compañías, como Toyota.
 
La palabra ‘ekiden’ refiere a un sistema de comunicaciones japonés de los siglos XVII y XVIII en el que una cadena de mensajeros repartía el correo por todo el país, algo similar a Pony Express en los EE.UU. Con el espíritu de ese antiguo sistema, la primera carrera ekiden tuvo lugar en 1917 y cobró relevancia nacional tras la II Guerra Mundial. Para una población todavía recuperándose de la destrucción de la guerra, “correr estaba visto como algo que subía la moral”, dice Adharanand Finn, periodista de "The Guardian" y autor de "El Camino del Corredor", acerca de la cultura japonesa runner. “Era un buen ejemplo para los trabajadores; si trabajas duro, tendrás éxito”. Las grandes compañías fundaron sus propios equipos ekiden (proporcionando a los corredores salarios, instalaciones y entrenamientos) para dar a los empleados algo que celebrar.
 
A la larga, el sistema ekiden condujo a un boom del running en Japón en los años 50 y 60 -que coincidió con el crecimiento de algunos de los grandes maratones del mundo- y a un periodo de dominación en el ámbito internacional de los corredores profesionales japoneses. Por ejemplo, coparon los tres primeros puestos en las ediciones de 1965 y 1966 del Maratón de Boston. Mientras tanto, las ekiden seguían ganando popularidad. Los principales periódicos japoneses comenzaron a patrocinar las carreras y su cobertura a todas horas atrajo aún más aficionados al deporte. Cuando el evento se retransmitió en directo por TV, las corporaciones se dieron cuenta del valor mercadotécnico de ganar carreras e inyectaron más dinero en patrocinio y premios en el sistema, aumentando la visibilidad de las pruebas y espoleando aún más el interés por ellas.
Publicidad
 
El formato de los eventos es, como mínimo, responsable en parte de su popularidad. Los relevos convierten al running en el último deporte por equipos, señala Finn. “Hay un sentimiento real de responsabilidad, pues eres un eslabón de la cadena. En una ekiden, una persona no puede tener un mal día; los luchadores individuales están peleando al mismo tiempo”. El concepto de equipo, explica, para los japoneses es culturalmente más atractivo que las actuaciones individuales porque invoca al antiguo código samurai: el Bushido. “Es un código de honor, disciplina y moralidad. Existe la idea de que los corredores ekiden siguen esa tradición”, explica Finn.
 
La paradoja del ekiden es que, pese a popularizar el running en Japón, su énfasis excesivo en el running masculino tal vez propicia el declive de la presencia internacional del país. Los relevos profesionales más importantes son en otoño e invierno, un programa que dificulta a los corredores japoneses competir o llegar en su pico de forma a los grandes maratones.
 
No hay “duda” de que el sistema ekiden ha deteriorado los resultados de Japón en el mundo de las carreras, afirma el estadounidense Brendan Reilly, representante de varios atletas japoneses y organizador de campos de entrenamiento para equipos corporativos japoneses de running. “¿Qué puedes hacer en la esfera internacional si el énfasis sólo se pone en las ekiden?”
 
Por otra parte, los corredores japoneses siguen un régimen de entrenamiento brutal, acumulando a la semana muchas más millas que los maratonistas de élite. “Los corredores japoneses ponen un gran acento en el esfuerzo”, dice Finn. “Si se cansan o su forma se resiente durante una carrera, entrenan más duro”. Según Reilly, hay un índice elevado de agotamiento y lesiones. De hecho, se sabe que los corredores kenianos que las corporaciones japonesas fichan de manera regular para competir por sus equipos, entrenan por separado de sus colegas japoneses.
 
“Casi todas las veces en que me he involucrado en el fichaje de un corredor extranjero para un equipo japonés, una de las preguntas que hacen el entrenador del atleta o su agente es sobre la intensidad del entrenamiento en Japón”, cuenta Reilly. “Está muy extendida la opinión de que ciertos métodos japoneses son cosa de chiflados.”
 
Naturalmente, hay maratonistas japoneses -como Kawauchi- que compiten fueran del sistema corporativo e intentan hacerse un nombre por sí mismos en competiciones diferentes a las ekiden. Se mantienen con su trabajo diario, que difiere mucho de los corredores ekiden, que perciben sueldos y formación de sus corporaciones.
 
Así que es probable que las carreras de relevos estén haciendo disminuir la presencia internacional de Japón. Aunque, según Finn, puede que no sea algo tan malo. “Sin el sistema ekiden no habría equipos corporativos y sin éstos habría muchas menos oportunidades de convertirse en un corredor profesional”, explica. “Si eres corredor, el sistema es bueno porque significa que tienes un trabajo. Sólo tienes que priorizar tus objetivos de manera diferente para centrarte en las ekiden.” Quizá lo más importante es, sin embargo, que el sistema ha hecho que el público japonés se vuelva loco con las pruebas de larga distancia, asegura Finn. “Es clave para mantener el running vivo”.
Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...