Falta de apuesta en el Maratón de San Sebastián

Invertir en buenos atletas es hacerlo en imagen y reconocimiento
Antxon Blanco | Fotografía de Félix Sánchez -
Falta de apuesta en el Maratón de San Sebastián
Falta de apuesta
Apostamos por un maratón de calidad. No tanto por las marcas de elite”. Reflexión de los organizadores del Maratón de San Sebastián días antes de disputarse la 38º edición de una de las grandes carreras del calendario español. No es una estrategia muy moderna, la verdad. Hoy por hoy la combinación élite-popular se lleva adelante con una coherencia infinita en los maratones más prestigiosos del mundo. Un pelotón de 40.000 corredores se combina perfectamente con un récord del mundo.
 
¿Por qué no? Eso sí, el presupuesto baliza la apuesta deportiva. A menos dólares, menos candidatos a un registro de relumbrón. No soy tan ingenuo. Recordaba esa idea durante la carrera y me dolía que la prueba guipuzcoana no dé ese paso adelante. Fue un domingo maravilloso para correr. Ocho-diez grados. Sin viento. Nublado. Y ese circuito donostiarra que tantas alegrías ha ofrecido durante décadas, llano, con ambiente, recogido, y espectacular llegada al estadio (quizás la última vez antes de la transformación en campo de fútbol…). Un público maravilloso, entregado al atleta, con esa cultura deportiva que tanto agradecen el popular y el corredor profesional. Nadie escatima un aplauso al humilde runner. Y sin embargo falta esa muesca de calidad que provoque la palpitación acelerada cuando en el asfalto se cuecen registros de postín.
 
Ni las liebres Rafa Iglesias y Pedro Nimo estaban convencidos de que su tarea fuera a ofrecer dividendos. “¿Pasar el medio en 1:05? No sabemos si estarán para este tomate?” Veían a los tres africanos muy bisoños. Dos debutantes y el tercero con mínima experiencia y un discreto 2:15. Son demasiados maratones en las teclas de mi ordenador como para creer en una marca de nivel con esos mimbres. Pero siempre que escucha el pistoletazo de salida, el periodista se pone el disfraz de optimista y soñador. “¿Y si una de estas gacelas sorprende en San Sebastián?”
 
La tozuda realidad te destroza la ilusión y empuja a pensar en un titular imaginativo que no enseñe las vergüenzas de una planificación equivocada. Pedro Nimo se lesiona en el kilómetro 9 y desbarata el dibujo. Rafa Iglesias hace lo que puede ante unos kenianos aprendices que rompen el tic-tac de la liebre cuando aún faltan 24 kilómetros. Luego llegará el hombre del mazo y dos de los africanos -Kennedy Lagat y Hosea Kiprono- terminan en 2:18 en un debut malogrado. Eso sí, Elisha Rotich provoca más sonrisas. Para el crono en 2:13:56, registro famélico porque en el maratón solo salpicas la pobreza si vives en sub2:10. Nadie más bajó de 2:20. Y ninguna mujer de 2:45 porque la croata Matea Matosevic se llevó a Zagreb la txapela por su 2:45:25 que no le dio pasaporte olímpico.
 
El Maratón de San Sebastián tiene virtudes que los populares agradecen. La organización mima al corredor humilde. La ciudad enamora (las barras de pintxos también) y el circuito es benévolo aunque sean igualmente 42 kilómetros. La mayoría de los 3.212 corredores que atravesaron el arco de meta posiblemente repitan sus zancadas observando y/o disfrutando de la bahía de La Concha… pero lamentablemente pocos preguntarán ¿quién ha ganado? Esa cuestión es irrelevante en San Sebastián. El viejuno récord del recorrido sumó un año más, y son ya trece. El 2:09:34 no sufrió esta vez tembleque alguno.
 
Maratón de calidad, sí. Pero, ¿por qué no también un maratón de grandes marcas? Apostar por un escaparate de buenos atletas es invertir en imagen y reconocimiento para el futuro. Que alguien tome nota, please. 
 

Antxon Blanco es experto en atletismo, exatleta de la Real Sociedad y Jefe de Redacción de El Diario Vasco.

¿Qué opinas de este maratón? Díselo a @AntxonBlanco usando #maratondonostia

 
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...