Heike Drechsler: la walkiria longitudinal

Precocidad + regularidad + longevidad = la mejor saltadora del mundo.
Sergio Hernández-Ranera | Fotos: Cordonpress y Asies -
Heike Drechsler: la walkiria longitudinal
Heike Drechsler: la walkiria longitudinal

La constancia de la bicampeona olímpica y mundial Heike Gabriela Daute-Drechsler se cifra en las más de 400 veces en que a lo largo de su carrera fue capaz de saltar más de 7 m en competiciones oficiales. No es ninguna broma. Como tampoco lo es que esta versátil atleta siga ostentando el récord mundial juvenil de salto de longitud con 6,91 m, el júnior con 7,14 m y la tercera mejor marca de todos los tiempos con 7,48 m.

La espigada alemana oriental (1,81 m) lució más que palmito durante su debut en unos grandes campeonatos. Con 17 años, Heike Daute (1964, Gera) fue cuarta en los Europeos de Atenas’82 con un salto de 6,71 m. La marca, si bien inferior a la que ya tenía acreditada (6,98 m), alertó al mundo atlético sobre el inminente “peligro” de una saltadora júnior que además corría muy rápido. Postergada su especialidad primigenia, el heptathlon, la joven Daute se centró en el salto de longitud hasta que se produjo lo inevitable: su fulgurante puesta en escena en los I Mundiales de Atletismo de la IAAF en Helsinki’83. Un impresionante brinco de 7,27 m con algo de viento ilegal le dio el oro frente a la entonces plusmarquista mundial (7,43 m), la rumana-rubia-platino Anisoara Cusmir-Stanciu.

Con 18 años es desde entonces la más joven campeona mundial de la historia. El boicot de la RDA a los JJ.OO de Los Angeles’84 nos privó de su más que previsible estelar actuación, pues Stanciu gano allí con sólo 6,96 m, mientras que Daute-Drechsler (ya se había casado con Andreas Drechsler, un futbolista) realizó las tres mejores marcas de la temporada, incluyendo unos tremendos 7,40 m.

En 1985 se hizo con el récord mundial (7,44 m) y a partir de 1986 empezó a compaginar la arena con el tartán. Entonces mejoró substancialmente su mejor marca en 100m (11.75) al bajar esa misma temporada de los 11 segundos en cuatro ocasiones, una de ellas frente a la gran Evelyn Ashford en los Juegos de la Buena Voluntad en Moscú, donde ambas atletas entraron en meta en 10.91. Pero su mejor asalto al crono lo reservó para los 200 m: valiéndose de su amplia y grácil zancada, con las rodillas altas, en los campeonatos de la RDA iguala el récord de Marita Koch (21.71), al poco bate el suyo propio de longitud (7,45 m) y en los Europeos de Stuttgart, en agosto, se cuelga el oro tanto en los 200 m (¡de nuevo 21.71!) como, por supuesto, en longitud (7,27 m).

La gran cita de 1987 tiene lugar en Roma: II Mundiales de la IAFF. Pese a batir en invierno el récord mundial en pista cubierta de 200 m (22.27), Daute-Drechsler no se siente tan rápida al aire libre (22.18) y decide concentrarse en los 100 m y en la longitud. En el sprint cede ante su compatriota Silke Gladisch-Möller (10.90 por 11.00) y en el foso se encuentra a la otra gran saltadora de la Humanidad; Jackie Joyner-Kersee vuela hasta 7,37 m en el cuarto salto y la alemana, lesionada, ni siquiera puede hacer uso de sus dos últimas tentativas. Sus 7,13 m son broncíneos.

Publicidad

1988 es año olímpico y Heike Drechsler está en gran forma: en invierno consigue un nuevo récord indoor con 7,37 m y en verano corre a toda mecha: 10.91 en Oslo, 10.92 en Dresde y 10.96 en Estocolmo. Además, el 11 de julio alcanza su tope (7,48 m), que ya no es récord porque la soviética Galina Chistiakova ha saltado un mes antes unos formidables y todavía vigentes 7,52 m. Un excesivo viento a favor domina la final olímpica de los 100 m en Seúl, donde tras la inefable Florence Griffith (10.54) y la gran Evelyn Ashford (10.83). Drechsler captura un bronce carísimo: 10.85. Con 21.95 se hace con el mismo metal en los 200 m tras la bella Grace Jackson (21.71) y Griffith (21.35). El concurso de salto también le resulta adverso: Jackie Joyner-Kersee bate el récord olímpico con 7,40 m en su quinto intento para rebasar los 7,22 m de la alemana. Chistiakova, tercera (7,11 m).

En 1989 Drechsler aprovecha para dar a luz a su hijo Toni y al año siguiente retorna con gran fuerza, imponiéndose en 13 de los 14 concursos en que participa: de nuevo campeona europea en Split’90 con 7,30 m y plata en 200 m (22.19) tras el primer destello de la inquietante Katrin Krabbe (21.95). En los III Mundiales de Tokyo’91 vuelve a ceder ante una Jackie Joyner en su apogeo (7,29 por 7,32) y gana el bronce para la Alemania unificada en el relevo 4x100 m.

Mentalizada de lleno en los saltos, la forma de Drechsler en 1992 es simplemente soberbia. Primero vuelve a saltar 7,48 m. Luego, con viento excesivo, bota en la altitud de Sestrieres hasta ¡7,63 m! Y en los JJ.OO. de Barcelona’92 conquista con 7,14 m la medalla que le faltaba, derrotando por fin a su archirival Joyner (7,07 m, bronce), y a la futura plusmarquista mundial de triple Inessa Kravets (7,12 m, plata). En 1993 protagoniza los ocho mejores saltos del año y se proclama por segunda vez campeona mundial en Stuttgart’93 con una marca de 7,11 m. En esta ocasión Joyner decidió competir sólo en el heptathlon, aunque ese verano se vieron las caras dos veces: el 27 de agosto ganó la estadounidense por 1 cm en Berlín, y al día siguiente se impuso la alemana por idéntica diferencia en Innsbruck.

Se corona por tercera vez campeona de Europa en Budapest en 1994 con una marca de 7,14 m y también protagoniza un hecho inusual: en su primer heptathlon en 13 años consigue 6.741 puntos en Talence, la mejor marca del año. La incursión en las combinadas continúa la temporada siguiente, donde sólo la recordwoman Joyner puede igualar los 6.375 puntos de Drechsler. Pese a liderar el ránking mundial del año con 7,07 m, un viento cambiante desbarata sus posibilidades en los mundiales de Goteborg’95 y acaba novena. Una lesión en la rodilla frustra su tercera participación olímpica en Atlanta’96 y en los mundiales de Atenas’97 apenas es cuarta. Resurge impetuosamente en los Europeos de Budapest’98, donde asalta su cuarto título consecutivo con 7,16 m. Además, en la Copa del Mundo celebrada en Johannesburg bate al nuevo fenómeno Marion Jones (7,07 m contra 7,00 m). Aunque una operación en los tendones provocó su ausencia en los mundiales de Sevilla’99, Heike Daute (ya divorciada) es ya una leyenda viviente, para muchos la más grande saltadora de longitud de todos los tiempos junto a Jackie Joyner

Y en estas llega Sydney 2000. Tiene casi 36 años y ya no parte como favorita. Para colmo, una estudiada y machacona operación de marketing recubre a Marion Jones y a su increíble anuncio de ganar cinco medallas de oro (pese a haber pruebas que escapan al control personal, como los relevos). Pero quien tuvo, retuvo. Y en el foso, Heike Daute cavó la fosa de Jones, quien lo fió todo a su sospechosa velocidad: despega de la tabla con un ángulo de elevación menor de lo habitual, vuela demasiado erguida y aterriza desastrosamente encogida. En cambio, la veterana walkiria, la talentosa sílfide de Gera cuyos saltos de más de 7 m puestos en fila india suman ya 3 km, rememora su velocidad de antaño en su carrera de aproximación, sobrevuela el foso en cabalgata y se posa sobre la arena con majestuosidad longitudinal: 6,99 m. En concordancia con sus amistades peligrosas, la respuesta de la yankee lógicamente nada tiene que ver con la inteligencia o la técnica: velocidad atroz y nuevo salto nulo. La bravuconería mercadotécnica de Nike, NBC y tipos con denominación de origen THG como T. J. Hunter no se ganan el Valhalla, donde tan potente como Brunilda y tan agraciada como Hnos, Heike Daute, ya la mejor saltadora de todos los tiempos, reina nuevamente como campeona olímpica.

Lastrada por las lesiones, se retira de la calificación en Edmonton’01, es la digna 5ª clasificada en los Europeos de Munich’ 02 con 6,64 m y no asiste a París’03. Con casi 40 años y ante 60.000 entregados espectadores, pone fin a su asombrosa carrera el 12 de septiembre 2004 en la reunión de Berlín. 

Publicidad

MEJORES MARCAS

100m: 10.91

200m: 21.71

Salto de longitud: 7,48 m

Heptathlon: 6.741 puntos

EL DATO

De las 243 competiciones en que participó a lo largo de su vida, venció en 214.

PALMARÉS

PRUEBA 100m 200m Longitud 4x100m
Juegos Olímpicos 1988 Bronce 1988 Bronce

1988 Bronce

1992 Oro

2000 Oro

 
Mundiales 1987 Plata  

1983 Oro

1987 Bronce

1991 Plata

1993 Oro

1991 Bronce
Europeos  

1986 Oro

1990 Plata

1986 Oro

1990 Oro

1994 Oro

1998 Oro

 
Mundiales Indoor     1987 Oro  
Copa del Mundo    

1985 Oro

1998 Oro

 
Europeos Indoor    

1983 Bronce

1985 Bronce

1986 Oro

1987 Oro

1988 Oro

1994 Oro

2000 Plata

 
Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...