Jesús España: “Esta ha sido mi última San Silvestre Vallecana”

El mejor corredor español de 5.000 metros, tras 14 participaciones y 3 podios, se despidió del campo del Rayo a los 39 años.
Alberto Hernández | Fotos: Sportmedia -
Jesús España: “Esta ha sido mi última San Silvestre Vallecana”
Jesús España: “Esta ha sido mi última San Silvestre Vallecana”

Cuando ‘Jesús del gran correr’ esprintaba con Nguse Amlosom (ganador de 2016) en la recta final, frente a la tribuna abarrotada, a los amantes del atletismo el corazón también nos cambió de ritmo. Fue quinto, que es lo de menos tras su enésima lección dictada en las calles del barrio, su 12 + 1 viaje a Vallecas finiquitado en menos de 29 minutos. Se lanzó a meta con las piernas del maratoniano que es, pero con el alma del mediofondista que nunca dejará se ser. Sucumbir ante la nostalgia fue entonces una obligación. Ya dijo que sería la última vez… y es hombre de palabra. Así que los devotos de su zancada tenemos hasta el próximo 31 de diciembre para aprender a rellenar una ausencia tan dolorosa la noche más grande de nuestro deporte. Será un esfuerzo inútil, ya se lo aviso.

¿Seguro? ¿La última?

Sí, 100%. Además mi idea cuando me retire definitivamente es estar unos años sin ponerme un dorsal. No dejaré de correr, porque me gusta y lo haré toda la vida, pero quiero que la gente sepa que lo he dejado, marcar claramente un antes y un después. Si un día me apetece flagelarme cogeré algún circuito que tenga por Valdemoro e iré lo más rápido que pueda, pero no en competición. A mí no solo me gusta competir a tope, me gusta preparar las carreras a tope, así que prefiero dejarlo antes de que me eche mi deporte, el declive físico. Luego es probable que vuelva de manera relajada y dentro de unos años corra alguna popular con mis cuñados (ambos buenos aficionados) o amigos, pero solo por disfrutar, aunque incluso en esa fase no correría ‘La Vallecana’ porque una tarde-noche tan espacial me gustaría disfrutar con la familia de otra manera; es más probable que fuese a la San Silvestre de Getafe, donde yo empecé, pues me pilla al lado de casa y se celebra por la mañana, cuando era cadete la corría disfrazado…

Dejas un legado difícil de superar: 14 participaciones, 13 de ellas por debajo de los 29 minutos.

La única vez que no bajé de 29 fue en mi debut, el año 1998. Me inscribió mi padre porque yo estaba en una concentración Promesa de la RFEA (Real Federación Española de Atletismo). Fue la edición que ganó Fabián, con el dorsal 69 recuerdo. El viento sopló muchísimo, incluso él, que ya era plusmarquista nacional de 10.000 hizo 29:13. Mi siguiente presencia fue en el 2000 y, a partir de ahí, cuando no he corrido ha sido por lesión, enfermedad o causas ajenas a mi voluntad.

¿Con cuál te quedas?

2001. Sin duda. Quedé segundo al sprint con Viciosa. En aquella época, antes de su positivo, yo idolatraba a Alberto García. Llegamos a la base de Arroyo del Olivar (la última cuesta) él, Viciosa y yo. Isaac y yo íbamos tan fuertes que le adelantamos uno por cada lado. Llegué fresco al final de la subida pero en la bajadita al campo del Rayo me bloqueé un par de segundos, Viciosa se me fue un metro y ya no pude cogerle, eso fue lo que me sacó en meta. Recuerdo que la gente decía que Isaac era muy rápido, pero entonces ya no tenía la chispa de cuando hacía 3:30 en 1.500 m (de hecho en un 3.000 en cubierta un mes después le metí 3 segundos en el último 200). Así que no me ganó por eso, si no por su fortaleza y lo bien que se adaptaba a la carrera. A los 300 metros hubiera apostado todo mi dinero a que ganaba yo… Cuando llegué estaba tan frustrado que le pegué una patada a una valla publicitaria y vino don Antonio Sabugueiro, el fundador de la carrera, a consolarme. Me decía: “Tranquilo chaval, que eres muy joven y la vas a ganar muchas veces”. Y ya ves…

Publicidad

No la ganaste, pero eres historia viva de la mejor carrera de 10 km del mundo: has hecho podio dos veces más (2010 y 2014; ostentas el récord de mayor diferencia de años entre tu primer y último cajón… ¡13 años!) y tu peor resultado es un 8º.

En 2002, el año de mi peor resultado, estaba mejor que en 2001, pero me pudieron las ganas y me equivoqué, salí demasiado fuerte. La salida era en el Paseo de la Castellana, hacia arriba. Emiliano Roncero empezó a tope, a 2:36… Yo pensé que era una táctica de los hermanos (luego me enteré de que no era así) y cuando Fabián se quedó conmigo solo en cabeza le empecé a picar: “Venga Fabián, acelera que va lento”. Y él me decía: “¿Qué va lento? Pues tú vas a reventar cabrón…”. Y resulta que en la Avenida Ciudad de Barcelona, aunque yo ya iba muerto, me escapé y empecé a levantar los brazos jaleando al público. Fabián pensó que estaba tan sobrado que iba a ganar yo seguro… pero la realidad es que reventamos los dos. Al llegar meta, el 6º y yo 8º, nos fundimos en un abrazo mientras ‘Fabi’ me decía: “Estamos tontos, estamos tontos”. Le tengo un respeto enorme a Fabián, enorme, es un ídolo… ¡Aunque en esa carrera nos dijimos de todo! Al final, el más listo, el de siempre: Viciosa. Cuarta victoria, tercera consecutiva… beneficiándose de nuestra locura, ja,ja,ja.

Los madrileños os sobreexcitáis mucho en esta prueba…

Totalmente, lo reconozco. Piensa que es el único acontecimiento deportivo del día, o el más importante al menos. Todos los periodistas, los amigos, la familia, a partir del día 15 de diciembre solo me preguntaban por la San Silvestre. Me he puesto más nervioso en esta carrera que en algún Campeonato de España e incluso de Europa.

Hablemos de tu segundo podio.

Fue el año que la famosa confusión en el recorrido de Ayad Lamdassem, otro tío súper regular (5 podios, el que más tras Viciosa) al que ese incidente privó de una clara victoria; era el más fuerte, con claridad. Le adelantó Zersenay y Ayad lo asumió muy deportivamente. Ambos me sacaban como 8-10 segundos. Yo entré al estadio tercero y me dio a tiempo a ver la llegada… Me extrañó porque hacía 600 metros había presenciado el tirón de Ayad. Después,  en la tele, me di cuenta de lo que había sucedido..

Y el último, 2014, tras haberte perdido 2012 y 2013 por lesión.

En el calentamiento Rober Alaiz me dijo: “Ha dicho Mike Kigen que va a salir a fuego”. Y yo le dije: “Hay que intentar ganar la carrera, así que si sale fuerte, yo voy con él”. En la primera cuesta, el keniata (ahora turco) dio un tirón al que solo respondimos Adel Mechaal y yo. Luego hizo otro cambio entre el 1.500 y el 2.000. Mechaal pinchó y yo seguí solo hasta Vallecas, con una ventaja de 15-20 segundos con respecto al grupo de españoles (el tercero fue Toni Abadía). Me benefició conocer la prueba porque supe regularme bien, fue una crono individual de poco más de ocho kilómetros que acabó con mi segunda mejor marca, 28:29. Al año siguiente Kigen hizo lo mismo pero no le siguió nadie; lo vi en la tele porque en esa edición no competí.

Tu longevidad es sorprendente, las dos últimas ediciones has firmado el mismo crono, 28:36, 16 segundos peor que tu mejor registro de siempre.

Sí, yo tengo 28:20, cuando también fui quinto en 2006. Pero ya viví una situación parecida el año pasado y, cuando te centras en maratón, salen las goteras en el chasis en cuanto empiezas a meter más kilómetros… Tuve problemas en el pie a mediados de febrero y las dos semanas siguientes fueron a peor y la situación me llevó a tener que renunciar al Mundial de Londres. La segunda parte de la temporada me dediqué a mantenerme en forma ayudando a mis compañeros que estaban preparando el Europeo júnior y sub 23.

Publicidad

¿Cuáles han sido tus entrenos desde el día 31 hasta hoy (miércoles 3 de enero)?

Nada más acabar descalenté 15 minutos en el Campo del Rayo con mis hijos, Iván (9) y Gloria (6). La pequeña dio alguna vuelta y el mayor todas, llevándome con la lengua fuera… Al día siguiente, el lunes, hice media hora de elíptica muy suave, según me levanté, en ayunas. Desde 2008 que compré la máquina, salvo que esté fuera o tenga algún sitio blandito (césped) a mano, tengo comprobado que recupero mejor con ella. El día 31 no hice restricciones en la cena. Tampoco me salté mis tradiciones del día 1: desayunar chocolate con porras y luego una comilona familiar; esos tres son de los pocos excesos que hago como profesional. El martes tenía programados 16 kilómetros, pero me encontré tan bien que hice 20 km a 3:35 de media. Empecé tranquilo y acabé fuerte, en un circuito bastante rompe piernas. Cuando tengo el chip del maratón el rodaje más corto que hago son 20 km, aunque mi entrenador, Juan del Campo, me diga menos… Que conste que respeto sus decisiones al 99,9%, solo hago excepción con esto. Hoy, miércoles, he calentado 6 km y luego he hecho 12 Km controlados en el bosque de la Casa de Campo (muy tranquilo, a 3:20 de media, aunque está muy bien en un terreno tan exigente como ese) y 4 km más de descalentamiento. Como la Vallecana te deja muy tocado muscularmente preferimos ser precavidos y retrasar la primera sesión fuerte. Normalmente me doy un masaje dos días después de la carrera, pero esta vez mi hija tenía un cumpleaños y como el masaje me lo da mi fisioterapeuta particular (mi mujer, Olga), lo pospusimos hasta el miércoles.

¿Cuáles son tus motivaciones en 2018, el último año de tu trayectoria profesional?

El Maratón de Sevilla está a la vuelta de la esquina. Allí tengo tres objetivos: asegurar la mínima para el Europeo de Berlín (2:14:30), bajar de 2:10 y ser campeón de España de maratón. Al estar Javi Guerra, que va a llegar bien y es un seguro de vida en los 42,195 km, para conseguir lo tercero va a haber que conseguir antes lo segundo. Me alegraría disputar el título a Guerrita a esos ritmos, gane quien gane. Si todo eso se da bien, descansaré acto seguido prepararé Campeonato de Europa a conciencia; será mi último gran campeonato con total seguridad.

Pero un pajarito (llamado Fernando Marquina) nos ha contado que querías bajar de 8 minutos en 3.000 metros con 40 años…

Cierto. Por algún entreno que corto que he hecho últimamente sé que podría hacerlo. Es mi distancia favorita, el 3.000, tanto en pista cubierta como al aire libre. Una vez José Luis Hernández, estadístico y miembro de la RFEA, le hizo una entrevista a Enrique Molina y este decía que era el español que más veces había bajado de 8:00 (41) y de 7:50 (creo recordar que 19 o 20). Entonces le pedí a José Luis que me pasara esas estadísticas y empecé a apuntar los míos. Parecerá una tontería pero me hizo mucha ilusión superarle; actualmente tengo 45 sub 8:00 y 22 sub 7:50. Cuando cumpla 40 me gustaría bajar de 8:00 por última vez, si puede ser en cubierta porque no he podido disfrutar la pista de Gallur (Madrid) como atleta. Mi idea es hacerlo en un control, con jueces, pero no en una competición, porque sería contradecir lo que te he dicho en la primera pregunta. Mi última competición oficial espero que sea Berlín a no ser que mis obligaciones contractuales me obliguen a correr alguna carrera más hasta el cierre de la temporada atlética (31 de octubre), por ejemplo la Carrera del Tajo, que mi marca, New Balance, patrocina en Lisboa.

¿Harás alguna media antes del Zurich Maratón Sevilla?

No, no competiré nada antes. Después sí que buscaré alguna media o 10K, ya veré con Juan lo que es más coherente para nuestra preparación; todo irá enfocado a lo que sea mejor de cara a Berlín. Siempre he sido así, yo compito al 100%, y eso implica no ir a demasiadas carreras, ser muy selectivo.

 

Publicidad
Te recomendamos

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...