La final de Mechaal

Adel Mechaal ante su primera gran final de 1.500 metros.
Alberto Hernández y Javi Moro | Foto: Sportmedia -
La final de Mechaal
La final de Mechaal

La rima del titular es sencilla, de primero de párvulos. Predecible, simple, incluso sosa. Todo lo contrario a la prueba que esta noche (21:30h en España) disputará el mediofondista español del momento. Adel Meechal, campeón continental de los 3.000 m y subcampeón de 5.000, se presenta a la última ronda del  1.500m tras dejar excelentes sensaciones en las dos carreras precedentes, donde hizo gala no solo de una trabajada forma física, si no de una capacidad estratégica monumental, algo imprescindible si se desea sacar algo en claro de un evento donde los fallos suelen pagarse muy caros (solo hay que ver como gente consagrada ha quedado en el camino, sin ir más lejos el marroquí Abdelaati Iguider, campeón del Mundo indoor en 2012, bronce olímpico y poseedor de una marca de 3:28.79).

La papeleta del discípulo de Antonio Serrano, salvar el orgullo patrio en uno de nuestros reductos fetiche (aunque no caiga una medalla mundialista al aire libre desde el bronce de Reyes Estévez en Sevilla 99) no es asunto baladí. Pero está entre los 12 mejores y todo puede suceder. Por pedir, Adel prefiere una carrera a ritmo vivo “en torno a 3:37-3:38” y se lamenta, no sin razón, de que haya un día de recuperación entre las semis y la final, puesto que el castigo prolongado (hablamos de un hombre sometido a un régimen de entrenamiento no apto para pusilánimes) podría suponer una ligera ventaja con respecto a sus principales oponentes, ‘milleros’ mucho más puros que él, los más peligrosos con una punta de velocidad fuera de su alcance. Por eso no quiere ni oír hablar de una final como la de los últimos Juegos, donde el ritmo excesivamente tedioso haga impredecible pronosticar un desenlace lógico. Todo dependerá, también, de cómo planteen la carrera sus rivales, que presentamos a continuación

Publicidad

Los rivales más destacados a los que el español va a enfrentarse en el tartán de Stratford son:

EL GENIO

De Asbel Kiprop (Ken) te esperas cualquier cosa. Puede darse un tranquilo paseo para conquistar su cuarto oro consecutivo (igualando a Hicham El Guerrouj) o puede poner esa cara de “a mí no me preguntes qué hago aquí” y cruzar la meta en última posición, “Kiprop things”, que dicen socarronamente nuestros compañeros de la prensa internacional. A talento no le gana nadie. A marca personal tampoco: 3:26.69. Este año no ha corrido más rápido de 3:33.17 (5º de todos los finalistas) y en las rondas previas dio la impresión que da casi siempre: que esto será lo que a él le apetezca que sea. Nosotros tenemos una regla: si él está en una carrera no hay otro favorito (se ha encargado de reventárnosla más de una vez, pro supuesto).

EL LÍDER

Elijah Motonei Manangoi (Ken) es el que encabeza la lista de registros en 2017. Lo hace con 3:28.80, que es además su personal best. Ganó su semifinal (3:40.10) sin un solo percance (superando a un Kiprop que lógicamente no necesitó recurrir a ninguna de sus marchas rápidas), demostrando que su versatilidad le permite ser un oponente letal en cualquier planteamiento táctico.

EL FUTURO

Cumple los 22 el próximo 20 de noviembre, pero tal vez Timothy Cheruiyot, el más joven de los kenianos, quiera adelantar los acontecimientos y conquistar ya lo que parece estarle reservado en cursos venideros. Junto a Manangoi es el único que ha roto la barrera de los 3.30 en lo que va de año (3:29.10, su marca personal). Fue séptimo en Pekín 2015, una experiencia en alta competición que ha sabido aplicar perfectamente en las dos rondas previas, donde se clasificó guardando mucha de la ropa que va a usar en la gran final.

Publicidad

EL VIEJO CONTINENTE

No es descabellado tampoco empezar a repartir medallas a los europeos que han llegado con solvencia al día D. El noruego Filip Ingebrigtsen (nunca ha corrido una final en Mundiales o Juegos, pero es el actual campeón de Europa y llega con una marca de 3:32.48, muy cercana a su tope, 3:32.43).

El polaco Marcin Lewandowski (campeón de Europa de 800 metros en Barcelona 2010, dos veces cuarto mundial en esa prueba y sexto en los últimos Juegos. En 2007 ha logrado su marca personal en 1.500 con 3:34.04).

El checo Jacub Holusa está acreditado con 3:34.26 (este año no ha pasado de 3:33.36) y al magnífico aspecto que ofreció en semifinales añade como credencial los subcampeonatos mundiales indoor de 2012 y 2016 y el título continental en 2015).

EN LAS ANTÍPODAS DE LA SORPRESA

Por último, uno de los grandes 'callados' de muchas finales y que también sabe lo que es estar en un podio internacional: subcampeón olímpico en 2008 y tercero en Río 2016). Hablamos del neozelandés Nick Willis (3:29.66 de personal best y 3:34.74 esta temporada), quien suele aparecer como un rayo en los metros finales -sin haber dado la cara- quitando posibilidades de medalla a diestro y siniestro. Le falta tener ese preciado metal colgado del cuello en un mundial al aire libre. Quizás hoy.

RESPETO MÁXIMO

Ojo al resto de las piernas de la final: Sadik Mikhou (Bah) llega con su mejor marca bajo el brazo lograda el 11 de junio (3:31.34) y el título de outsider le viene como anillo al dedo. El estadounidense John Gregorek es el peor marquista de los 12 hombres (3:35.00). El británico Chris O’Hare (3:33.61) tendrá al público claramente de su lado y el marroquí Fouad Elkaam, con 3:37.71 de mejor marca y 3:34.86 este año tampoco saldrá al tartán a pedir autógrafos.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...