Pablo Villalobos, reinventarse o morir

El extremeño disputa este fin de semana su primer Mundial de trail running en Penyagolosa como suplente del combinado español.
Álvaro Rodríguez -
Pablo Villalobos, reinventarse o morir
Pablo Villalobos, reinventarse o morir

Pablo Villalobos (Almendralejo, 20/05/1978) lleva ya casi tres décadas corriendo, y lo ha hecho de todas las maneras, a todos los niveles y en cada una de las circunstancias imaginables. Su amplio repertorio incluye pruebas de mediofondo durante su primera juventud (1:49.51 en 800m y 3:40.70 en 1.500m) que le valieron sus primeras internacionalidades en categorías inferiores; carreras de largo aliento en pista (7:47.38i en 3.000m, 13:23.73 en 5.000m y 28:22.04 en 10.000m) que supusieron su cenit a nivel cronométrico; y su posterior reconversión a maratoniano, que con una marca personal de 2h12:21 le permitió ser quinto de Europa en Barcelona 2010, su resultado más valioso hasta la fecha.

Sus ganas de seguir sintiéndose atleta le han hecho sobreponerse a los problemas de tiroides que le apartaron del atletismo de élite durante un tiempo y seguir ampliando su ya extensa hoja de servicios con su nueva andadura: el trail running. Este domingo participará en Penyagolosa en su primer Mundial de la especialidad, en principio como suplente en el equipo español que representará a la RFEA, pero confiando en que sea el primero de muchos.

Esto nos ha contado en vísperas del campeonato que se celebrará en la localidad castellonense de Penyagolosa.

¿Cómo llegas a la cita mundial?

A nivel de forma estoy mejor que en el Campeonato de España, en la Transgrancanaria, al que llegaba aún algo corto tras el largo parón por mi lesión en el ciático que me tuvo 6 meses en el dique seco. Ya en el Reventón Trail Aguas de La Palma, donde fui tercero hace apenas un mes, noté una importante mejoría y de cara a este fin de semana tengo aún mejores sensaciones, aunque tampoco estoy en el mejor momento de mi vida.

¿Te planteas algún objetivo concreto?

Soy novato en una prueba así y hay que salir reservón, ya que va a ser la distancia más larga de mi vida. No tengo un objetivo claro, a diferencia de atletas como por ejemplo Luis Alberto Hernando que ya ha sido dos veces campeón mundial e intentará defender su título. Creo que debo ser más conservador de lo que me gustaría durante los dos primeros tercios de la carrera (hasta el km. 60) para hacer el mejor puesto, que podría estar entre los 10-20 primeros. Si mejoro eso sería la leche.

Publicidad

Acudes al Mundial en principio como suplente. ¿Cómo afrontas esta condición?

Cada selección puede inscribir hasta 9 corredores, y todos ellos optan al título individual. El día anterior, en la reunión técnica se decide qué 6 atletas compiten por el equipo, pero en principio los descartados según lo publicado por la RFEA somos Nuria Domínguez y yo, y no habrá cambios salvo sorpresa. Lo que más me motivaba era aportar un buen puesto para el equipo, ya que además defendemos título y somos los máximos favoritos, más aún tras las bajas importantes del conjunto francés, pero es de agradecer al menos el esfuerzo de la federación por llevar a 7 atletas.

¿Conoces el circuito de Penyagolosa? ¿Qué te parece?

Sí, estuve allí entrenando en Semana Santa, haciendo algún entrenamiento de entre 20 y 25 kilómetros. Luego en el puente de mayo volví e hice todo el circuito en varios tramos. Un día hice la segunda mitad, la más dura, y me salieron casi 54 kilómetros en unas 7 horas y 40 minutos, con paradas incluidas, aunque estaba previsto hacer sólo 45. Al día siguiente descansé, y después hice la primera mitad en dos jornadas.

Es un circuito muy exigente, tiene tramos muy rápidos al principio que permiten correr mucho y luego la dureza va “in crescendo”. Es muy engañoso, por lo que es complicado dosificarse y el último tercio se les va a hacer muy largo a muchos. Lo definiría como ‘rompepiernas’, llegué a contar unas 15-20 subidas con sus correspondientes bajadas, algunas de ellas muy agresivas.

¿Qué tipo de entrenamiento has realizado estos últimos meses?

Entre octubre y noviembre estuve retomando la dinámica del entrenamiento tras mis 6 meses de parón. A partir de diciembre mi rutina semanal ha sido de un día de series en la Blume, a ritmos de 3’ pelados por kilómetro o por debajo, similar a la preparación del maratón (8 kilómetros de volumen de series cortas o 10 kilómetros los días de series largas). Un día a la semana he hecho una escapada a la montaña, a la sierra de Madrid, para hacer tiradas de 20 a 25 kilómetros con un desnivel de entre 1.000 y 1.200 metros, que venían a durar entre 2 y 3 horas. El resto de días han sido de hacer kilómetros con los atletas populares que entreno en El Retiro y en el parque Juan Carlos I, así como rodajes en solitario algo más rápidos de entre 10 y 20 kilómetros, a medias de 3’40-3’50 por kilómetro. Las semanas normales he oscilado entre 100 y 120 kilómetros semanales, mientras que alguna específica he llegado a los 180.

Publicidad

¿Cambia mucho la preparación del trail respecto a la pista o la ruta?

A nivel de competición cambia la intensidad. La sesión más corta en montaña ronda las 2 horas o 2 horas y media, y en competición pueden llegar a ser más de 6 horas. Supone un esfuerzo más aeróbico pero menos intenso, mucho más largo. A nivel de entrenamiento sólo es diferente el día de la semana de salida a la montaña.

Ahora doblo menos pero alargo más las sesiones. De los 5 o 6 días a la semana que entreno, doblo uno o dos, mientras que antes hacía 11 o 12 entrenamientos a la semana. He acentuado mi trabajo de fuerza explosiva a base de gimnasio y multisaltos.

A nivel técnico no hay grandes cambios. El tema de las bajadas es más habilidad y coordinación que se tienen de forma innata.

¿Consideras el hecho de venir de otras especialidades un hándicap, una ventaja o es indiferente?

Es un hándicap en el sentido de que mis mejores prestaciones ya se han producido en otras pruebas, sobre todo en pista, y en ruta en menor medida. Ahora mismo no estoy para mis 2h12 en maratón, quizás sí para 2h20 o menos, pero el estado de forma ya no es el mismo.

¿Seguirás compaginando la ruta con el trail o ya es tu salto definitivo a esta disciplina?

A nivel de objetivos, éstos ya van a estar en la montaña, pero a nivel de preparación seguiré haciendo ruta. Además al estar haciendo actualmente distancias más largas no descarto probar un 50k en asfalto o una prueba de 100 kilómetros.

Publicidad

¿Tienes superados todos los problemas físicos que te han lastrado alguno de las últimas temporadas, principalmente tu hipertiroidismo?

Lo último, que ha sido lo del ciático, ya está superado, tras seis meses de obligado parón. Todo vino por un pinzamiento en una hernia discal que me produje al hacer un mal gesto. En 2015 sufrí una fractura de estrés en el sacro de la que también me recuperé satisfactoriamente. Y lo del tiroides tengo que controlarlo. Puede activarse por estrés físico o emocional, por lo que tengo que vigilar el posible sobreentrenamiento ya que se produce una situación de riesgo por sobresfuerzo. Lo que peor puede venirle es la intensidad, pero en el trail el esfuerzo se realiza más a nivel muscular. Además lo tengo constantemente supervisado con analíticas, tras los dos brotes fuertes que sufrí en el pasado.

¿Crees que a tus casi 40 años tienes recorrido aún por delante en tu nueva especialidad?

Quiero estar peleando unos años por aportar al equipo español en los mundiales.  Cuando vea que ya no pueda la idea es pasar a distancias más largas. Me gustaría incluso participar en una carrera de 100 millas, aunque más por la experiencia que de forma estrictamente competitiva.

¿Qué sueños te quedan por cumplir como atleta?

Sueño con seguir corriendo.

Publicidad
Te recomendamos

La premiada Ride de Saucony, llega ahora con ISOFIT, mejora el ajuste y la amortiguac...

Vuelven las míticas 890v6 de New Balance, unas zapatillas versátiles y equilibradas q...

La práctica deportiva siempre se asocia a este tipo de dolores, pero has de saber que...

Cambia tu relación con la ciudad con la Yamaha NMax...