Stefano Baldini: Servicio Italiano de Inteligencia

El maratoniano más regular del mundo.
Martín Fiz y José A. de Pablo | Fotos: Jordi López y Sergio Carmona -
Stefano Baldini: Servicio Italiano de Inteligencia
Stefano Baldini: Servicio Italiano de Inteligencia
Un porcentaje muy alto de los mortales ha tenido alguna vez en su mente a alguien como modelo a imitar. En mi época había un atleta italiano llamado Gelindo Bordin, especialista en correr los cuarenta y dos kilómetros de la manera más rentable. Era un gran estratega y poseía una gran fuerza. Me encantaba verle correr, tanto es así, que cuando a mí me toco “saltar a los ruedos”, opté por dejarme una barba de cuatro días en son de “aquí estoy yo, el clon Bordin”. Si se han fijado, muchos de mis escritos los firmo con el seudónimo de G. Bordin. Unos cuantos años más tarde, nace otro maratoniano italiano, Stefano Baldini, que al igual que Bordin, corre la distancia de manera incomparable. Si la carrera va lenta, ahí esta él, si va rápida, no se achanta ante nadie. Para mí, Baldini es el mejor fondista europeo del siglo y uno de los mejores maratonianos de la historia. Sus buenas maneras y sus triunfos lo acreditan. Si tuviera que apostar por alguien, Baldini es el hombre. A día de hoy sólo me queda echar con él una pachanguita. No estoy para más...
 
¡Ah! Antes de que se me vaya la olla, agradecimientos para los organizadores de la Mitja Marató de Granollers por las facilidades que nos han dado para estar con el campeón; Juan Pedro Pineda, el mánager que ha mediado en su contratación; Josep María Atentas, quien a pesar de sus sesenta años, tuvo aliento para correr y hacer las labores de intérprete a velocidad de vértigo. Empezamos durante la cena. Allí me di cuenta quienes pertenecía al club de los artistas, Stefano Baldini y Marta Domínguez, que se nutrían de spaguetis blancos con un chorrito de aceite de oliva. Los restantes degustábamos una
sabrosa y elaborada cena que evidenciaba la buena marcha de nuestros abdominales. Con una menta poleo en mano comienza el torpedeo de preguntas.
Publicidad
¿Quién ha sido tu precursor ?
 
No querría chafarte tu entrada, pero mi espejo también fue Gelindo Bordin. Proyectó en mí la vena de motivación para hacerme corredor de fondo, cuando yo tenía 17 años y él ganó la maratón en los JJ.OO. de Seúl. Esa imagen me marcó, aunque en Italia haya habido otros grandes maratonistas
en los que inspirarse: Orlando Pizzolato, Gianni Poli…
 
Llevas más de diez años en la élite mundial. ¿Cuál es tu secreto?
 
Lo primero la salud. He sido afortunado, las lesiones me han respetado. Me he rodeado de un buen equipo: mi entrenador Luciano Gigliotti entrenó en su día a Bordin y toda su experiencia y mi predisposición han sido determinantes para lograr mis éxitos.
 
Los deportistas españoles (fútbol, basket…) cada vez que nos enfrentamos con un italiano, nos acojonamos. ¿Quién es tu máximo rival?
 
Yo soy mi propio rival. Hay que creer en uno mismo y luego pensar en los demás. Por su valentía, uno a tener muy en cuenta es Julio Rey. El más grande y con el que más veces me he enfrentado ha sido con Paul Tergat. Haile Gebrselassie tiene mucha calidad y, aunque no hemos coincidido mucho en las competiciones, sus marcas son para preocuparse.
 
El 28 de octubre de 2001, Antón y yo nos retirábamos de la élite corriendo el Maratón del Millenium, en Madrid. Te invitamos a acompañarnos y nos distes “pal pelo”. ¿Quién te retirará a ti?
 
(Sonrisa picaresca) Fue una buena despedida para vosotros y una mejor victoria para mí. En Italia de momento no hay nadie que venga detrás. En España tenéis buenos mediofondistas que algún día saltarán al maratón y lo harán muy bien. En mi país no veo proyección de futuro clara.
 
Después de una larga conversación decidimos dejar la charla para la mañana siguiente. Quedamos a la hora del desayuno. Una vez allí, el artista trinca un par de tostadas, tres tarrinas de mermelada y un cuenco de yogurt con cereales. Le dejamos que haga la digestión y salimos a rodar desde el hotel.
 
¿Has pensado en la retirada?
 
Los JJ.OO. de Pekín serán mi última gran cita. Después correré una carrera en mi casa. Quiero que mi despedida sea una fiesta del estilo a la que tuvisteis Antón y tú. A partir de ahí, seguiré corriendo sin competir.
 
Le doy donde más le duele: ¡Vaya regalito que te hizo Josef Panuska (fanático religioso que arrolló a Vanderlei de Lima en el km 35 del maratón olímpico de Atenas)! La ventaja del brasileño en ese instante era de 28”.
 
Fue una faena para él, le cortó el ritmo y le desconcentró. En ese momento, Keflezighi y yo íbamos muy rápido. Este hecho hizo que le alcanzáramos un par de kilómetros antes, pero no tengo la menor duda de que yo hubiera vencido de todas las maneras.
 
Existe de verdad una escuela italiana de maratón o cada uno hace la guerra por su cuenta.
 
Hay una buena sintonía entre nosotros. Cada poco tiempo intercambiamos impresiones. Los entrenadores hablan entre ellos. Italia funciona muy bien en este aspecto.
Publicidad
¿Preparas de algún modo especial los últimos kilómetros? Siempre acabas muy rápido...
 
Lo que pasa es que los demás van más lentos al final, ja, ja. (Simpático, el niño). No, en serio, supongo que es algo genético. Entreno y me preparo para hacer 42 km y hay otros atletas, como los africanos, que salen desbocados sin pensar lo que les quedapor recorrer, van a tope hasta que revientan y el que no lo hace, te amarga el pastel.
 
Sin forzarse, acelera el ritmo. Juan Pedro Pineda desde la grada: “Vais por debajo de 3:45”. Por la tarde tengo que competir en una “pollarada”. Le hago saber que él será el responsable de mi pinchazo. Se ríe y… “ya corriste para ganar, ahora disfruta”.
 
La capacidad de sufrimiento del maratoniano es innata o hay que entrenarla.
 
Aparte de nacer, tiene que gustarte ir por encima de tu umbral. Pasar la barrera del sufrimiento corriendo es una gran sensación que no se compra en el supermercado. Los psicólogos ayudan, pero al final el único que sabe lo que necesita el maratoniano para correr al límite es el propio atleta.
 
Eres un maratoniano longevo, 35 años. ¿Has adaptado tus entrenamientos y alimentación a tu edad o entrenas igual que hace ocho años?
 
Trato de cuidarme diariamente. Si bajo el nivel de entrenamiento vigilo más la dieta, ya que tengo tendencia a coger peso. Mis entrenamientos los adapto al lugar donde vaya a competir. La edad no ha sido ningún impedimento para realizar entrenamientos duros y de calidad. Alimentarse bien, prepararse a tope y tener la cabeza bien amueblada es la fórmula necesaria para superarse.
 
Me puedes decir tu entrenamiento estrella antes de una gran competición.
 
Diez días antes de un maratón hago 4 x 5.000 m a ritmo de 3 min/km. Recupero entre series un mil a ritmo de 3:15. Es mi test de referencia para saber mi estado de forma.
 
¡Jodó! Haceros la idea, el chico hace un paso de 1:03:33 por la media y continúa dos kilómetros más. ¡Eso entrenando! Hay que hacerlo y más importante, asimilarlo.
 
Julio Rey intentó ganarte en el Europeo de Gotemburgo incrementando su volumen semanales hasta los 280 km.
 
(Le sale la vena italiana) Ni con 380 km me hubiera ganado. Llegué muy fuerte al campeonato. Estaba rápido y con un buen cambio de ritmo. De verdad, en Gotemburgo iba como un tiro.
 
Seguimos rodando. ¡Bueno, yo compitiendo! Josep María Antentas ya no tiene aliento para chapurrear en italiano. Mi compañero Depa, más precavido, decide retirarse a tiempo. Mañana en “La Mitja” pretende estar cerca de Marta Domínguez. No sé yo...
 
¿Cuántos kilómetros semanales necesitas para estar a tope?
 
Mis semanas más largas son de 200 km. El atleta moderno precisa calidad para correr a un promedio de 3 minutos por kilómetro. He experimentado con 230 km y percibo un músculo cansado que termina perjudicando la calidad en los entrenamientos.
 
Supongamos que te faltan 10 días para el maratón de Londres y tu entrenador te manda hacer 12 x 1.000 ó 4 x 4.000. Dinos el ritmo y la recuperación.
 
¡Tu lo hacías, eh! No hay secretos. En el primero de ellos voy a 2:52 y recupero al trote 400 m en 1:30 (3:45 el kilómetro). En el más largo corro a 3:00 y recupero 1.000 m a 3:15. Parece fácil pero... 
Publicidad
El Maratón de Nueva York de este año no lo ganaste, aunque corriste muy bien. Tu handicap fue haber corrido dos meses antes el Europeo.
¿Cada cuánto tiempo crees que se puede hacer un maratón y cuántos en un año conprobabilidades de éxito?
 
Entrené bien pero no fue suficiente. Me faltó chispa y frescura para afrontar los últimos kilómetros por Central Park. Dos maratones al año es suficiente. El problema no es la competición, sino la larga e intensa preparación a la que hay que someter al organismo si se pretende ganar.
 
¿Cómo transcurre un día del campeón?
 
Mi vida es diferente si estoy en casa o si estoy en un stage de preparación, cosa que hago a menudo ya que me gusta mucho. Ahora vengo de Namibia, donde el clima es bueno (30º C y seco). Allí me alojo a 2.200 m de altitud, nadie me molesta y sólo pienso en descansar y en correr. Estaré en casa un par de semanas y volveré a Namibia (del 5 al 30 de marzo) para rematar la faena. El objetivo es Londres. Luego vendrá el Mundial, es el único título que me falta.
 
Le hago un cambio de tercio, arriesgándome a que me mande a freír puñetas. Crees que hacer el amor es compatible con la fatiga que a la que se somete al cuerpo al preparar maratón.
 
¿Qué? Se puede hacer el amor con naturalidad, sin embargo, antes de un maratón la mente no la tienes para ello. ¡Creo yo! Lo que no puede uno es inventarse escenas eróticas y estar horas dale que te pego. Hacer el amor antes de una competición tranquiliza, amilana la adrenalina y elimina el estado de ansiedad.
 
No sigas, que la liamos. A ver si para el próximo maratón van a levantarse tod@s con los ojos desorbitados. Tu próximo maratón será el 22 de abril en
Londres. Te presentas con la octava mejor marca de los inscritos; Tergat, Khannouchi, Gebrselassie, Gharib... ¿Cómo te planteas la carrera con tantos genios alrededor tuyo?
 
Cambiaré la forma de correr, saldré a arriesgar. Intentaré ir en cabeza. Será una carrera táctica, aún así, con la calidad de los corredores, seguro que se baja de 2:06:30.
 
Los atletas africanos arrasan en cross, 5.000 y 10.000 metros. En carreras de mayor distancias todavía son asequibles. ¿A que crees que se debe esto?
 
En carreras cortas no es tan importante  regular el esfuerzo. Corren por instinto. Su táctica es ir a tope, pegando infinidad de cambios. Esto en maratón no da su fruto.
 
A los 35 minutos de trote, me dice que incrementará el ritmo unos 10 minutos más. En el buen sentido de la palabra, estoy a punto de mandarle a tomar por... Estoy “descojonao”. ¿Nos veremos este año en el Mundial de Osaka o tienes miedo?
 
(Alejándose) ¡Yo! ¿A quién? El calor y la humedad serán mis aliados. Los demás que bailoteen con quien quieran. Por cierto, no me querrás decir que vas a volver a correr tú.
 
Estás de mofa. Serás italiano...
Publicidad
La opinión de nuestros campeones
 

<

div style="text-align: justify;">

Publicidad
PALMARÉS
 
JUEGOS OLÍMPICOS
 
1996 Atlanta Semifinalista en 5.000 m Finalista en 10.000 m
2004 Atenas Oro en maratón
 
MUNDIALES
 
1996 Palma de Mallorca Oro en medio maratón
1997 Atenas Finalista en 10.000 m
2001 Edmonton Bronce en maratón
2003 París Bronce en maratón
 
EUROPEOS
 
1998 Budapest Oro en maratón
2002 Munich 4ºen 10.000 m
2006 Gotemburgo Oro en maratón
 
TODOS SUS MARATONES COMERCIALES
 
Londres 97 2º con 2:07:57
Nueva York 97 3º con 2:09:31
Londres 2000 6º con 2:09:45
Turín 2001 2º con 2:08:50
Millenium Madrid 2001 1º con 2:09:59
Londres 2002 6º con 2:07:29
Nueva York 2002 5º con 2:09:12
Londres 2003 2º con 2:07:56
Londres 2004 4º con 2:08:37
Londres 2005 5º con 2:09:25
Londres 2006 5º con 2:07:22
Nueva York 2006 6º con 2:11:33
 
(Publicado originalmente en el número de marzo de 2007 de Runner's World)
Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...