El africano de las nieves

Viajamos a Andorra para visitar a Toni Bernadó.
Albert Caballero -
El africano de las nieves
Un africano en la nieve

Publicado originalmente en 2007 en Runner's World.

Ser atleta de fondo en el principado de Andorra no es tarea fácil. El frío extremo, el terreno ondulado y las malas comunicaciones o la falta de competiciones de alto nivel hacen que lograr una continuidad de entrenamientos sea poco menos que una epopeya. Pero Toni Bernadó, a sus casi 41 años, y llegando hasta la élite prácticamente desde el atletsimo popular, es el mejor corredor que ha dado el país. Tras tres Juegos Olímpicos (Atlanta, Sydney y Atenas), ahora sólo piensa en los de Pekín. Llegamos a Andorra en una agradable mañana de otoño y, tras compartir una jornada completa con este veterinario-atleta (o atleta-veterinario), os ofrecemos lo mejor de nuestra experiencia.

P: Toni, antes que el atletismo habías practicado otros deportes, ¿verdad?

R: Competí en esquí alpino y en tenis (mi gran pasión, fue mi deporte hasta júnior), pero lo dejé para poder seguir estudiando. Antes de trasladarme a Barcelona para cursar Veterinaria había jugado torneos de calibre nacional. Apuntaba maneras, vaya. Pero cuando vi que tenía que escoger entre el tenis y la Universidad, me decanté por los libros.

Estuviste tentado de cursar otras licenciaturas…

Como en el caso del deporte, tenía varias opciones: me admitieron en Filosofía, Ingeniería Química, Medicina y Veterinaria.

Eras pues un buen estudiante.

Sacaba buenas notas y me gustaban todas las materias.

Además, por el hecho de ser andorrano, hablas tres idiomas desde la infancia

Francés, castellano y catalán. Y luego aprendí el inglés porque quería estudiar también en Estados Unidos.

¿Recuerdas cuál fue tu primera carrera?

La del Corte Inglés. Era el año 1984, yo tenía 18 y estaba estudiando en Barcelona. No usaba ni cronómetro. A partir de ahí los domingos me apuntaba a las populares. Incluso ganaba alguna…

Luego regresaste a Andorra y empezaste a entrenar bajo las órdenes del ex-atleta de élite Joan Ramón Moya. ¿Cómo fue ese salto?

Volví a mi tierra y empecé a rodar por el Lago de Angolasters, animado por algunos amigos que corrían. Me presentaron a Joan Ramón Moya, que aún estaba entre los mejores de España y que vivía en Andorra. Corría el año 1993, y la Copa del Mundo de Maratón estaba próxima. Desde Andorra organizaron una expedición maratoniana hacia San Sebastián, me animaron a formar parte de ella y completé mis primeros 42,195 km en 2:41. La verdad es que mucho no había entrenado, pero la palabra maratón ya me gustaba. Entrené tres meses para esa carrera con un par de días de series en todo el verano.

¿Y no corriste ni un medio maratón?

Sí, disputé uno en El Vendrell (Tarragona), completándolo en 1:17:06. Lo recuerdo perfectamente. Pesaba 71 kilos, y ahora, después de años entrenando, peso 65.

¿Y qué tal ese primer maratón?

Me pareció muy fácil hasta el medio maratón, que lo pasé en 1:16:15. Pero desde el kilómetro 30 a la llegada fue un calvario.

¿Y luego?

Joan Ramón me dió un plan de entreno al cabo de 15 días y yo, al verlo, renegué un poco. Pero finalmente lo seguí.

¿En que momento, tras hacer algún maratón más, decides que vas a pasar de ser un atleta popular a uno de semi-élite?

Fue en 1996, tras correr el Maratón de París en 2:25:10, quedándome a 10 segundos de lograr la mínima para los Juegos Olímpicos de Atlanta (al final fui a aquellos Juegos con una invitación). En 1995 ya había hecho 2:29 en Berlín.

¿Qué tal tu experiencia olímpica?

La completé en 2:31, llegando en la posición 87º. Por aquel entonces ya trabajaba en Andorra como veterinario. A partir de Atlanta decidí que si iba  a una competición internacional sería con la marca mínima lograda, no quería ir con más invitaciones.

¿Cuál fue tu siguiente gran evento?

En 1997 hice 2:24:03 en Berlín, en 1998 registré 2:22:12 en Londres, bajo un aguacero, y en 1999 logré 2:18 en Rotterdam. Un año más tarde logré realizar el maratón en 2:17, e hice a mínima para participar en los Juegos Olímpicos de Sydney. En Australia corrí en 2:23, para entrar el 49º, corriendo por un circuito muy sinuoso. Por aquel entonces realizaba un maratón al año y, si podía, una segunda, la del gran campeonato de turno.

Renunciaste a competir en Edmonton 2001. ¿Por qué?

Era un trazado demasiado duro para mis características y preferí no acudir. Esa temporada corrí en 2:19, por primera vez en muchos años no mejoré marca personal. Me di cuenta que, para mi nivel, ya entonces por debajo de 2:20, en los grandes maratones internacionales no iba a tener un buen grupo para lograr registros importantes. Corría solo desde el kilómetro uno hasta la meta. Hay una laguna muy grande entre los grupos de 2:07-2:10 y los atletas de mi nivel, que nos vemos relegados a correr “sueltos”, normalmente sin el cobijo de otros atletas.

Por eso empezaste a correr en España.

Sí, se me valora bien y aquí puedo hablar con el organizador para que me ponga liebres a mi medida, algo que en el extranjero, con mis marcas, es prácticamente impensable.

En 2002 fuiste al Europeo...

El 5 de mayo, en el Mundial de Medio Maratón de Bruselas, bajo un diluvio, hice marca personal en aquel momento con 1:05:29. En Munich, también con mucha lluvia, llegué el 25º.

En 2003 ya corres el Maratón de Barcelona en 2:14.

Como te dije antes, me olvidé de correr en el extranjero, competí en la Ciudad Condal y me pusieron tres liebres. Esa carrera, en Londres, Berlín y Rotterdam, creo que nunca la habría podido elaborar así.

Y en París, ¿qué tal fue el Campeonato el Mundo?

Terminé el 36º, con 2:16, y quedé muy contento. Gané a Francisco Javier Cortés Huete, gran amigo mío, quien había preparado esa carrera conmigo en Andorra, y a Alberto Juzdado, que hizo 2:18.

2004 es año olímpico, y en esa temporada preparaste muy bien el maratón de primavera que no te acabó de salir por culpa de un desagradable incidente. Cuéntanoslo, por favor.

Estaba como una moto, pero en invierno me atracaron en la Gran Vía de Barcelona, mientras yo estaba dentro del coche. Me lo quitaron todo: bolsas de entrenamiento, la cartera, etc. Me apuntaron con una navaja en el cuello y, del susto, por la tarde, cogí una pulmonía y perdí como una semana de entrenamiento a un mes del Maratón de Barcelona. Aún así hice 2:17.

Y desde allí hasta Atenas…

En un circuito duro como no he visto ninguno, hice 2:23 acabando el 57º. Quería entrar entre los 50 primeros como en Sydney, pero no pude.

En 2005 ganaste en Vitoria.

Con 2:14:30. No hice marca personal por cinco segundos. Pero en el kilómetro 39 me hundí a causa de un fuerte vendaval cuando estaba corriendo por debajo de 3:10/km.

Y te vas al Mundial de Helsinki…

En Finlandia acabé en 2:19 entrando en meta el 26º. Adelanté a Chema Martínez en el kilómetro 40. El año pasado quedé el 23º en el Europeo de Gotemburgo con 2:23.

También repetiste en Vitoria (2:16). ¿Qué tal se te dio el de Martintxo?

Terminé segundo. Lo que pasa es que el africano que ganó colaboró poco conmigo y mi marca final se resintió por ello.

Y este año de nuevo preparaste el Maratón de Barcelona.

Corrí junto a Roger Roca y el marroquí Mustapha Younes. Tuvimos dos liebres (un keniano que hacía de liebre debía correr con el grupo delantero, se equivocó y se quedó con nosotros). Hice al final 2:14:52, después de quedarme solo en el kilómetro 27 e ir “recogiendo cadáveres”.

Las medallas que has acumulado en los Juegos de los Pequeños Estados de Europa serán casi incontables. ¿Qué nos cuentas de esta competición, casi desconocida para los aficionados?

Son una especie de Europeo en miniatura, para estados de nuestro continente con menos de 1.000.000 de habitantes. He competido a menudo en ellos y he ganado bastantes medallas.

Entrenar en Andorra, en invierno, ha de ser durísimo. ¿Cómo lo lográis?

Bueno, lo cierto es que aquí, a mediodía, se puede entrenar muy bien, porque cae el sol de plano y la temperatura se resiste. Por la tarde hago el entrenamiento más suave. Pero el frío, si os soy sincero, no me afecta demasiado. Cuando gané en Vitoria corrimos a 3 grados centígrados.

¿Qué kilometraje realizas de media?

Unos 210 kilómetros a la semana, repartidos en 14 sesiones. Entreno mucho y compito poco.

¿Hasta cuando competirás a alto nivel?

Tal vez hasta Barcelona 2010 porque mi patrocinador, Reebok, me lo está solicitando. Pero correr, correré toda la vida.

¿Cuántas horas trabajas al cabo del día, como veterinario?

Trabajo para la Administración Andorrana, pero de un modo bastante “autónomo”. No tengo un horario fijo. Intento empezar por la mañana muy pronto, y así estar libre hacia la una del mediodía. Si puedo, me echo la siesta. Por la tarde entreno solo, cuando acabo mi jornada laboral. En abril es cuando estoy más liado porque los animales empiezan a parir. En esa época trabajo mucho de noche, con el móvil encendido las 24 horas del día.

¿Cuál es el entrenamiento en condiciones más extremas que has hecho?

Hombre, aquí hemos entrenado nevando a 3 ó 4 bajo cero, quitando la nieve de la pista con una pala entre los atletas, por turnos, durante el calentamiento. Es decir, uno quitaba nieve de la calle 1 de la pista y otro calentaba. Luego se van intercambiando los papeles, y el que quitaba nieve se pone a calentar y viceversa.

El secreto de que en Andorra haya tanto nivel atlético se llama Joan Ramón Moya, ¿verdad?

Es uno de los artífices del boom del fondo andorrano. Él es muy exigente y trata a todos los corredores como si fueran profesionales, aunque aquí todos trabajamos, nadie vive del atletismo. Por eso hay gente que abandona su disciplina, porque no aguantan la dureza de sus entrenamientos. Pero si al final eres constante, con él logras resultados.

Viviste en Estados Unidos en tu etapa estudiantil. Cuéntanosla.

Fue al especializarme en medicina interna veterinaria. Cursé estudios en la Ohio State University, en la ciudad de Columbus. Es el Campus Universitario más grande del mundo, con 65.000 estudiantes, o al menos esa era la cifra de jóvenes matriculados en el año 1989, cuando yo vivía allí. Luego también viví un tiempo en Dallas y otro en Nueva York.

Cuéntanos, para cerrar la entrevista, una anécdota tuya que hayas vivido a lo largo de tu carrera deportiva.

Por ejemplo, en Sydney 2000 adelanté en el kilómetro 35 o 36 a Abel Antón, cuando el venía de ser campeón del Mundo un año antes en Sevilla. La verdad es que superar a un crack como él me produjo una sana satisfacción.

Y a nosotros, créanos, el haber hecho esta entrevista, La verdad es que el bueno de Toni es un tipo de lo más carismático e interesante, pero a la vez humilde. Es un atleta hecho a sí mismo, fundamentalmente, porque le apasiona el atletismo. ¡Qué encantador, charlar con él! Y que belleza, la de Andorra…

MACHACANDO A TOPE

Cuando nuestro protagonista se encuentra sumergido en una semana de carga hace dos y hasta tres días de series. Uno de estos dos días es de series cortas, de 300 a 500 m. Las pausas siempre intenta hacerlas breves y activas. Un ejemplo es una sesión de 3 x (5 x 1.000 m) a 3:00/km y 200 metros a 40 segundos entre cada repetición (como recuperación). Entre cada bloque hace un kilómetro a 3:50 ó 4:00/km. Son muchos kilómetros acumulados, y la media le sale a 3:15/km, más o menos. Otro entrenamiento bueno que suele hacer son 40 x 500 m a 1:28, con 100 metros de pausa en 25 segundos. Si hace series largas son un 6.000, un 4.000, un 3.000, un 2.000 y un 1.000. O bien 2 x 3.000 m + 3 x 2.000 m + 4 x 1.000 m y 5 x 500 m con pausas al trote, y si puede acelera un poco durante esa pausa. En invierno intenta entrenar acompañado para hacer más soportable el esfuerzo.

TONI AL DETALLE

Fecha de nacimiento: 9 de diciembre de 1966

Lugar Andorra la Vella

Altura 1,74 m

Peso 65 kilos

Entrenador Joan Ramón Moya

Club Club Atletismo Valls d’Andorra

PALMARÉS

Juegos Olímpicos

- 87º en el maratón de Atlanta’96

- 49º en el maratón de Sydney’00

- 57º en el maratón de Atenas’04

Campeonato del Mundo

- 36º clasifi cado en el maratón de París’03

- 26º clasifi cado en el maratón de Helsinki’05

- 48º clasifi cado en el maratón de Osaka’07

- 61º clasifi cado en Bruselas’02 (medio maratón)

Campeonato de Europa

- 25º clasifi cado en el maratón de Munich’02

Campeonato del Mundo de Cross

- 114º clasifi cado en el cross largo de Marrackech’00

- 125º clasifi cado en el cross largo de Vilamoura’99

MEJORES MARCAS

1.500 m 3:58.60 (03)

3.000 m 8:03.69 (07) RA

5.000 m 14:10.06 (05) RA

10.000 m 29:47.74 (02) RA

Medio Maratón 1:05:24 (05) RA

Maratón 2:14:25 (03) RA

RA= Récord del Principado de Andorra

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...