Fiesta de la espuma

Suaves y elásticas medias suelas son la característica de moda en las zapatillas ahora mismo. Aquí verás para qué te sirven al correr.
Por Jonathan Beverly y Javier Moro -
Fiesta de la espuma
Fiesta de la espuma

EN FEBRERO, NIKE LANZÓ SU ULTIMA ZAPATILLA, LA EPIC REACT FLYKNIT. La zapatilla es una voluminosa media suela de una sola capa y grosor de espuma React, con un elegante y simple upper tejido. Es una tendencia que arrasa la industria del calzado para correr, y Nike, como casi todas, centra su atención y posterior marketing en las propiedades de sus espumas, en lugar de resaltar otras partes del calzado. “React es nuestra espuma más completa”, comenta Ernest Kim, Director de Advanced Footwear en Nike Running. “No solo obtienes un gran retorno de energía, un 13% más que Lunarlon, sino también más suavidad”. Lunarlon fue lanzado en 2008, y fue el pistoletazo de salida de la ‘carrera’ por crear el compuesto más ligero, resistente, reactivo y amortiguado que estamos viviendo.

¿Te suena familiar? Sin duda. En septiembre pasado, Brooks reveló su espuma DNA AMP, también promocionando una mezcla de amortiguación y retorno de energía. En 2017, también vimos a Altra diseñar sus primeros modelos con la espuma Altra Ego, que ya imaginarás que se distingue por su suave tacto y su paso animoso. También hay nueva espuma HOVR de Under Armour, Reebok Floatride Foam, Saucony Everun y New Balance Fresh Foam 2.0. Parece que todas las principales compañías ahora fabrican su propia espuma o colaboran con algún laboratorio. Pero la pregunta es, ¿realmente te hace correr mejor?

Publicidad

¿Cómo llegamos hasta aquí?

Para comprender lo que hizo que el mundo estuviera listo para abrazar las zapatillas con estas espumas, vamos a rebobinar algunos años.

En 2009, Christopher McDougall publicó un libro llamado Born to Run, que desafi ó lo que históricamente se aceptaba sobre las zapatillas deportivas, es decir, que tal vez no necesitábamos tanto calzado, y algunos creen que lanzó el movimiento de correr descalzo o minimalista. Impulsado por investigaciones que promocionaban los beneficios de la ligereza y poca altura sin drop, el minimalismo experimentó un ascenso meteórico. Pero en 2012, una demanda colectiva contra FiveFingers por publicidad engañosa fue el estruendo que marcó el final del movimiento minimalista. En ese momento, muchos de los corredores, marginados por las lesiones al no hacer bien el cambio de mecánica, descubrieron que las zapatillas minimalistas eran insostenibles, y la mayoría volvieron rápidamente a buscar más relleno bajo sus pies.

Pero para entonces, el mundo había cambiado. La investigación que lideró el movimiento minimalista, demostrando que las zapatillas no funcionaban para evitar lesiones como se creyó una vez, pero simplemente no desapareció. Tirar las zapatillas para correr no era la respuesta, pero ya no se volvió a los modelos sobredimensionados, rígidos, pesados y controladores. El investigador, Benno Nigg, profesor de kinesiología y director del Human Performance Lab en la Universidad de Calgary, sugirió que el cuerpo es sabio. Sus estudios revelaron que las zapatillas elegidas simplemente porque las sientes más cómodas también son las más eficientes y las mejores para reducir lesiones. El conocimiento del corredor cambió, y la comodidad se puso por encima de la estabilidad para seleccionar el calzado. Como las empresas ya no podían comercializar con éxito sus modelos de múltiples densidades con añadidos pesados de plástico, las propiedades de la espuma en sí aumentaron en importancia.

Publicidad

Más Energía

Nike en 2008 mostró su nueva espuma ultra ligera Lunar que aportaba nuevas y suaves sensaciones en carrera. Después llegó Adidas Boost, adelantando por la derecha. Estas dos tecnologías hicieron cambiar a la industria buscando un nuevo rumbo tras el compuesto de los alemanes, presentado en 2013. Las zapatillas para correr han usado espuma para amortiguar desde los años 60 (adidas y Otnisuka Tiger eran las principales), pero Boost prometió algo nuevo: ‘retorno de energía’.

El término, aunque excelente para el marketing, puede ser un poco engañoso. Seamos claros, ninguna zapatilla desafiará la segunda ley de la termodinámica y crear energía para ti. La energía de tu zancada proviene de ti empujando contra el suelo. “Siempre que pones algo suave debajo de los pies, te roba energía”, dice Golden Harper, fundador de Altra. “La mejor espuma del mundo nunca te devolverá energía”.

El Doctor Martyn Shorten, experto en biomecánica y director del Laboratorio de RW, puede cuantificar esa pérdida de energía. La mayoría de las zapatillas con espuma tradicional (EVA) tienden a disipar del 40 al 60% de la fuerza necesaria para comprimirlas. Las mejores espumas nuevas pierden sólo un 30%. Aunque ese ‘retorno energía’ que devuelve la espuma es técnicamente inapropiado, admitimos que es mucho más sexy que decir que la espuma pierde menos de energía, así que seguimos con eso. Y, aunque no es tan sorprendente como obtener energía, perder menos energía es algo bueno cuando corres.

El mensaje caló. Las ventas de zapatillas Boost impulsaron un crecimiento importante en los ingresos de Adidas en los años siguientes, y rejuveneció la marca, tanto que Adidas ha tenido problemas en ciertos momentos para satisfacer la demanda.

Publicidad

Atrapado en un Sentimiento

Deja a un lado la física y lo que las nuevas espumas no pueden hacer, porque lo que realmente importa es cómo interactúa el material con tu pisada. Las nuevas espumas ofrecen dos propiedades que antiguamente se habían excluido mutuamente: la amortiguación y la capacidad de respuesta. Antes de Boost, las zapatillas se sentían suaves o muy rápidas, pero rara vez las dos.

Los nuevos compuestos logran ambos con una buena reactividad. La amortiguación disipa el exceso de fuerzas, pero a diferencia de las viejas espumas acolchadas, las medias suelas con retorno de energía recuperan antes su estado deformándose menos, lo que te permite empujar con fuerza. “No se trata de absorber energía”, explica Spencer White, VP del Laboratorio de Desarrollo e Innovación Humana de Saucony. “Queremos tomar esa fuerza que creamos en el aterrizaje y ayudarte a generar fuerza para continuar el movimiento”. Es la diferencia entre rebotar en una almohada suave y en un trampolín.

En el análisis final, como muestra la investigación de Nigg, todo se reduce a lo que sientes. Y lo que sientes es probable que sea algo nuevo e increíble. “Estos materiales se sienten suaves cuando estás de pie, y más firmes y elásticos cuando te mueves rápidamente”, comenta Harper. Tal vez más reveladora que la sensación física es la respuesta emocional. Se escuchan muchas cosas buenas de ellas, y esto era raro antes.

Publicidad

Ser o No Ser

Aunque las nuevas espumas puedan sentirse mágicas, no son para todos. Al fi nal, las zapatillas son muy personales. Habrá gente que se ponga la última tecnología llegada al mercado, no conecte con su pisada y no se sienta bien.

Este siempre ha sido el caso con las zapatillas, pero las nuevas espumas pueden ser aún más quisquillosas debido a su rebote. “La respuesta está enfocada a un rango más estrecho de corredores”,  dice Shorten. Por eso nunca habrá un santo grial de espuma para todos. En el pasado, buscamos el modelo perfecto, dice Kim. “Lo que estamos rediseñando ahora es que no existe. Hay poblaciones distintas en el enorme mundo runner. La idea de que puedas hacer algo que funcione para todos parece un poco loco”.

En vez de hacer una ideal, las marcas están intentando afinar cada compuesto para conseguir diferentes sensaciones y dejar así que cada corredor elija que es lo mejor para él. La sensación de cada espuma difiere según el peso, la zancada, la velocidad y el kilometraje únicos de cada corredor. Lo que también significa que es posible que prefiera una espuma diferente en días diferentes. Eliud Kipchoge, utilizó la espectacular espuma Zoom X para correr las 2:00:25 en Monza, pero le gusta la nueva Epic React, solo por sus días lentos. Te puede encontrar mejor con una para ir rápido, pero que prefieras otra espuma para ir más lejos.

¿Qué será lo Próximo?

¿Hacia dónde se dirige la industria desde este punto? Todos los expertos en esta materia  mantienen que la atención en las espumas continuará, y sólo a la vuelta de la esquina nos esperan más avances. Eso son buenas noticias, porque según avancen las espumas y las marcas creando mejores plataformas para acompañar la pisada y acertar con cada diferencia, la posibilidad de encontrar tu compañera perfecta de entrenamientos será mejor y mejor.

Publicidad
Te recomendamos

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

El nuevo tubular de BUFF® se fabrica a partir de microfibras que se obtienen de botel...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...