New York, New York

La ciudad de los sueños organiza uno de los maratones más mágicos del globo terráqueo y allí estuvimos, junto a 20 chicas seleccionadas por la marca italiana Diadora, para disfrutarlo
Nerea Ruano -
New York, New York
New York, New York

Hace exactamente un mes que estábamos en la salida de uno de los maratones más especiales que conozco. Después de escuchar el himno americano ante el silencio de todos los que allí estábamos y la salida de los atletas de élite, arrancamos a correr con el New York, New York de Frank Sinatra. Un escalofrío recorre mi cuerpo solo de recordarlo: una espectacular marea de corredores en el puente de Verrazano, con una mezcla de emoción, nervios por supuesto, incertidumbre y por qué no decirlo, algo de frío… allá vamos, los 42,195 km son nuestros, me repito.

Y es que si algo tiene el maratón es ese nudo en el estómago que tenemos cada uno de los participantes antes de salir: una mezcla de sentimientos inexplicables, muy personales y diferentes, tanto si es el primer maratón al que nos enfrentamos o el sexto, como era mi caso; pero siempre están ahí, ¡haciéndonos sentir vivos!

 

Vivas y llenas de energía se encontraban las 20 chicas que había seleccionado Diadora, 8 meses antes de este día D para ayudarles y guiarles en su sueño de ser maratonianas.

El balance no puede ser mejor, todas llegaron a meta con una sonrisa después de un gran esfuerzo que desafía cuerpo y mente, pero con una experiencia de las que alimentan el alma y demostrando que el correr es algo más que una actividad deportiva individual; compartieron este viaje desde el primer día que se conocieron y lo consiguieron todas juntas.

Su entrenamiento, dividido en tres grandes bloques fue dirigido por el gran maratoniano, campeón olímpico en Seul’88, Gelindo Bordin; las motivó y animó con una estrategia asombrosa desde el primer día hasta el último, con mensajes claros y directos, sin entrar nunca en palabrería fácil; todo un campeón que domina este terreno a la perfección.

 

Publicidad

La marca italiana lanzó un concurso online donde 20 mujeres fueron la seleccionadas, desde los 26 años a más de 50, amantes del deporte, no profesionales, ni tan siquiera algunas de ellas corredoras hasta el momento.

El primer bloque de este sueño comenzó en la sede de Diadora en Caerano di San Marco, para las presentaciones oficiales del equipo y entrega de todo el material deportivo necesario.

El segundo, cuatro meses después, a finales de agosto, volvieron a reunirse. Esta vez para hacer un entrenamiento de una semana, en altura, en Sestriere, en la montaña. Vivieron como un verdadero equipo de concentración antes del comienzo de la temporada.

El tercer encuentro fue un mes antes de Nueva York, en la media maratón de Treviso. Allí corrieron juntas la última etapa antes del maratón, la puesta a punto.

Y la experiencia no acabó en lo puramente deportivo… una vez en Nueva York pudieron visitar sus lugares más representativos, con una organización de almuerzos y cenas impecable asegurando el ajuste perfecto entre hidratos y proteínas… ¿qué más se puede pedir?

 

Publicidad

Entre las 20 afortunadas tuve el placer de conocer a una valenciana que tiene una de esas historias bonitas de verdad. Dejó todo por amor y ya lleva 15 años viviendo en Italia, felizmente casada. Comenzó a correr acompañando a su marido y nos cuenta que hoy no concibe su vida sin salir a correr.

“Me encanta la libertad que te transmite, lo puedes hacer en cualquier sitio y a mí me ayudó además a descargar el estrés de llegar a un país nuevo, su idioma, la adaptación del trabajo como responsable del departamento jurídico de una empresa …”, nos cuenta Arantza Torres.

RuntoNYC de Diadora ha sido una experiencia fantástica, Gelindo nos inculcó el significado de la palabra equipo a todas cuando ninguna teníamos un pasado deportivo, a ayudarnos sin competir entre nosotras. El maratón me ha enseñado que la fatiga la vences con la mente, con humildad, y con la perseverancia de un entrenamiento”, confiesa emocionada.

 

Publicidad

¿Qué más puedo expresar de este viaje donde pude compartir tantas emociones con estas 20 mujeres y un equipo maravilloso que hizo lo imposible para que todas nosotras cumpliéramos nuestro sueño?

Siempre se dice de este maratón que la ciudad se vuelca literalmente con cada maratoniano, los trata como verdaderos héroes hasta el punto de felicitarles a cada uno al día siguiente cuando portan su medalla colgada del cuello…

Y desde aquí quiero dar las gracias a cada una de las personas de la marca italiana que han hecho posible que estas 20 mujeres sintieran esto, conocieran de manera inmejorable, bajos las órdenes del gran Gelindo, lo que es un entrenamiento ordenado y disciplinado enfocado a un gran objetivo.

Me quedo con su deseo de seguir corriendo en busca de nuevos objetivos, ¡la llama del atletismo ya está en sus corazones!

Publicidad
Te recomendamos

Una bici eléctrica de vanguardia que podrás probar los próximos 15 y 16 de septiembre...

Muchas más horas de batería para correr...

Comodidad a gran velocidad...