Mechaal y la tradición

Adel partirá en la primera de las dos semifinales, a las 21:10
Por Alberto Hernández | Fotografía de Sportmedia -
Mechaal y la tradición
Nuestro mejor mediofondista tratará de ganarse una plaza en la final de los 1.500 metros

Esta noche comienza el viaje de Adel Mechaal hacia los tiempos dorados de nuestro 1.500. La distancia de Abascal, González, Cacho, Reyes… La que ha reportado a las arcas patrias 5 metales masculinos desde Helsinki 83 (tres platas y dos bronces) y que, sin embargo, no ve a un millero español en la última ronda desde hace 6 años, cuando Manuel Olmedo conquistó la cuarta plaza en Daegu 2011 (mismo año de nuestra única presea en versión femenina, el bronce de Natalia Rodríguez).

El atleta catalán, pletórico durante todo el curso (oro continental indoor en 3.000 m y dos segundos puestos en Diamond League) y matemático preciso en su serie clasificatoria, partirá en la primera semifinal junto a alguno de los capos del oficio, entre los que destaca el siempre impredecible Asbel Kiprop (Ken), campeón olímpico en 2008, tercer marquista de la historia con 3:26.69 (tras El Guerrouj y Lagat) y aspirante a igualar a el récord de oros mundialistas (cuatro) que posee el marroquí, la mayor leyenda que jamás vio la prueba reina del mediofondo.

Otro de los rivales de Adel será el marroquí Abdalaati Iguider, que ya le superó, sobre 3.000 m, en la Diamond League de Rabat (16 de julio). Se trata de un hombre acreditado en 3:28.79 (3:34.99 en 2017) y habitual de los podios de prestigio: campeón mundial bajo techo hace 5 años, bronce olímpico en este mismo estadio y mismo metal en Pekín 2015.

El otro escollo importante de la carrera (tal vez el mayor), es el líder del año, el keniano Elijah Motonei Manangoi (3:28:80), único hombre junto a su compatriota Timothy Cheruiyot (3.29.10, alistado en la segunda semi, a disputarse a las 21:20) que ha roto la barrera de los 3:30 en lo que llevamos de 2017.

Meechal sale con la séptima marca de los doce contendientes (3:34.70), la octava si tomamos como referencia los topes personales y no las actuaciones de la temporada, pero también parte con la evidencia de estar en el mejor momento de su vida deportiva, preparado para defenderse ante carreras de muy diverso planteamiento táctico.

El tiempo más rápido registrado en una semifinal mundialista es 3:34.69 (Rashid Ramzi, Helsinki 2005) y el crono más veloz en esta ronda con el que no se llegó a pasar a la final lo logró hace dos años el sudafricano Johan Cronje, 3:36.59.

 

 

Te recomendamos

La premiada Ride de Saucony, llega ahora con ISOFIT, mejora el ajuste y la amortiguac...

Vuelven las míticas 890v6 de New Balance, unas zapatillas versátiles y equilibradas q...

La práctica deportiva siempre se asocia a este tipo de dolores, pero has de saber que...

Cambia tu relación con la ciudad con la Yamaha NMax...