Alíviate

Cómo sanar cuando te has quemado, tienes rozaduras o inflamación
Claire Zulkey | Foto: Matt Rainey -
Alíviate
Alíviate

Quemadura de sol

Hidrátate y refrés­cate. Toma ibupro­feno cada pocas horas para reducir la inflamación. La aplicación local de aloe vera también alivia. Puedes drenar las ampollas con una aguja esterilizada en alcohol de 90º, dice Phillip Keith, dermatólogo en St. Paul (Minnesota, EE.UU.). No obstante, él aconseja “dejar in­tacta la superficie de la piel” para acelerar la curación y prevenir la infección. Si tienes fiebre o nauseas, la quemadura requiere atención médica. Si no, puedes seguir en­trenando, pero corre temprano o por la tar­de y con vaselina, para protegerte del roce con la ropa.

Ojos irritados

Según el dermató­logo y maratonista Brooke Jackson, de Durham (North Carolina, EE.UU.), cuando te quemas, “los ojos intentan fre­nar la irritación”. Si no bastara, puedes frotártelos con una toalla o enjuagarlos con agua. Si llevas lentillas, pestañea para quitarte la quemazón, ya que frotarte o enjuagarte los ojos puede cau­sar su pérdida.

Picadura de avis­pa o abeja

Quien sea alérgico debería llevar su inyección de epin­efrina. “Si la urticaria afecta a varias zonas y sientes nauseas, calor, sudas o te que­das sin aliento, para y pide ayuda inmedia­tamente”, explica Keith. Todo esto son signos potenciales de un inminente shock anafiláctico, que so­breviene con rapidez y puede ser mortal. Si no eres alérgico, extrae el aguijón con el DNI o una tarjeta. Aplícate hielo en casa y toma un antihistamínico.

Publicidad

Hiedra venenosa

El sarpullido no suele aparecer hasta pasadas 48 horas de la exposición. Si sospechas haberte rozado con hiedra, robles o zumaques venenosos, Keith re­comienda desvestir­se cuidadosamente, evitando el contacto con la ropa contami­nada, y lavar el equi­po en agua caliente. Dúchate enseguida. Para evitar extender los aceites, aclárate bien con agua antes de usar jabón. Si aún tienes comezón, acude a un médico; quizá necesites este­roides vía oral o local. Entrena bajo te­cho hasta que estés recuperado; el calor irrita las ampollas.

Rozaduras

Úntate vaselina en las zonas desnudas o un bálsamo anti-rozaduras y date una ducha fría, dice Jackson. Evita los geles de baño y las lociones, pueden irri­tarte. Una vez seco, ponte ropa holgada. Si tu atuendo tiende a engancharse en los puntos irritados (por ejemplo, los pezones), pospón tus entrenamientos un par de días hasta sanar del todo.  

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...