¡Adiós a la cirugía para la fascitis plantar en runners!

Manuel Villanueva, traumatólogo y maratoniano, te explica una novedosa y exitosa técnica que permite correr de nuevo entre 4-6 semanas.
Dr. Manuel Villanueva- Editor: Ezequiel Bellido / Foto: Runner's World -
¡Adiós a la cirugía para la fascitis plantar en runners!
¡Solución a la fascitis plantar en runners sin operación!

El ‘running’ se ha convertido hoy día en una ‘nueva religión’. Hay muchas razones para correr: estar en forma, cuidar el corazón, los músculos, el peso o la salud mental. Pero, a veces, la afición se cobra un precio y este llega en forma de lesiones.

En este sentido, la fascitis plantar es una de las más frecuentes en corredores, así como de las más temidas. Esta representa el 10% de todas sus lesiones, aunque también es la principal causa de dolor del talón en la población general -un 10% de la misma sufrirá dolor del talón a lo largo de su vida, generalmente adultos activos entre 25 y 65 años-.

También será un 10% de los pacientes con fascitis plantar los que la cronificarán, todo ello pese a someterse a tratamientos conservadores, siendo candidatos a cirugía. Muchos de estos casos se cronifican porque el atleta no quiere parar de correr, no puede operarse, o no puede asumir bajas laborales. Lo que hay que saber es que si deja que su cuadro se cronifique, la lesión pasará de ser un cuadro mecánico -una sobrecarga de esta estructura- a ser un cuadro mixto, y asociar una irritación de los nervios del tobillo y de la planta del pie. Un conjunto de factores que ensombrece el pronóstico final. Además, la persistencia de los síntomas durante más de un año se asocia a peores resultados con la cirugía, según ha constatado la literatura científica.

Pero afortunadamente, y en los últimos tiempos, se ha producido un nuevo ‘hito’ médico que puede beneficia a todos pacientes potenciales, y muy especialmente a los corredores, la cirugía ecoguiada ultramínimamente invasiva. Esta representa actualmente un salto cuantitativo y cualitativo, una nueva era quirúrgica que, en el caso de la fascitis o fasciosis plantar, permite evitar el paso por el quirófano. Se realiza con anestesia local, sin abrir, ni dar puntos, en la consulta, y de forma ambulatoria.

Avanfi, con el Dr. Manuel Villanueva a la cabeza, es la pionera de esta técnica, que fue premiada en 2014 por la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos –AAOS- y la técnica ha seguido evolucionado. De hecho, este galardón fue el primero en la historia que se ha concedido a una técnica basada en la cirugía ecoguiada y aplicada a la Medicina Deportiva y la Traumatología.

Publicidad

¿Qué es la fascia plantar?

Una estructura de tejido colágeno que se expande, a modo de abanico, desde el calcáneo hasta la región anterior del pie. Amortigua los impactos y da soporte al pie en todos sus movimientos. Los traumatismos repetidos pueden llegar a ocasionar la degeneración del tejido colágeno pasando de un cuadro inflamatorio, en las fases agudas, a un cuadro degenerativo crónico. Por todo ello, lo importante es que, ante el mínimo dolor en el talón que persiste al levantarse de la cama, tras el reposo o en plena carrera, se debe consultar con un especialista y parar el entrenamiento.

En los corredores, debido a la repetición de impactos sobre los pies, durante kilómetros y kilómetros, y a otros factores que influyen en la alteración de la función y el desarrollo de la enfermedad -peso, altura, edad, tener una pierna más corta que otra, eje de las piernas, entre otros-, esta lesión puede precipitarse. Sin embargo, el factor que parece influir de manera dominante en el corredor es el tipo de pisada. Si esta es inadecuada favorece y aumenta los microtraumatismos de repetición sobre la fascia plantar, provocando inflamaciones repetidas. A largo plazo, estos procesos inflamatorios se traducen en un deterioro del colágeno de la fascia y no en una inflamación, por lo que en los últimos años estamos cambiando la terminología de fascitis –inflamación- por fasciosis –degeneración- y, a su vez, la manera de enfocar el tratamiento, ya que hemos pasado de actuar con antiinflamatorios a utilizar terapias regenerativas.

¿Cómo se diagnostica?

La historia clínica y el examen físico, junto con las pruebas de imagen, determinarán si existe o no una fascitis plantar. Es importante que su diagnóstico y tratamiento esté en manos de un equipo multidisciplinar y no darlo por establecido sólo por la clínica o por dolor de talón. Existen más de 25 causas de dolor de talón y no se puede tratar a un paciente a ciegas, sin tener la confirmación diagnóstica. Esta se puede conseguir con una simple ecografía, en consulta.

Publicidad

Opciones terapéuticas

Los tratamientos conservadores incluyen las plantillas, estiramientos, ejercicios, termoterapia, electroterapia etc. Las terapias más avanzadas como la electrolisis percutánea intratisular, la inyección de plasma rico en factores de crecimiento o las ondas de choque, buscan la reparación y regeneración del colágeno de la fascia y, generalmente, lo logran. Pero en un 10% de los casos, como hemos comentado anteriormente, la lesión se cronifica y necesita cirugía.

La Cirugía Ecoguiada Ultramínimamente Invasiva: la revolución quirúrgica

Hasta ahora, las opciones clásicas en estos casos se dirigían a la intervención abierta o por endoscopia. Es decir, intervenciones que requieren incisiones de 2 -6 cm, anestesia de toda la pierna y realizar isquemia -dejar la pierna sin sangre-. Pero en los últimos años y, poco a poco de la mano de unos pocos grupos internacionales, se ha introducido la cirugía ecoguiada ultramínimamente invasiva. Una nueva forma de intervención que está revolucionando la Traumatología y la Medicina Deportiva, y que tal como hemos comentado anteriormente: no requiere isquemia, se hace con anestesia local, es más precisa y segura y reduce el dolor. Por ello, permite el apoyo inmediato del pie tras la intervención y reduce el tiempo de recuperación. Además, no está contraindicada en enfermos con diabetes o insuficiencia vascular.

Se trata de liberar parte medial de la fascia plantar mediante anestesia local. El equipo de Avanfi, pionero en la introducción de esta técnica con incisiones de 1-2 mm, ha dado un paso adelante perfeccionándola, y ahora se hace sin abrir, con el bisel de una aguja y en la consulta. Todo el proceso se realiza controlando la operación con el ecógrafo y sin dejar la pierna sin riego sanguíneo. Se reduce el dolor y se acelera la recuperación de los pacientes. De hecho, el paciente sale andando de la consulta, no tiene puntos y la cicatriz no está en la zona de apoyo del pie. De hecho, entre 4-6 semanas el paciente podría estar comenzando a trotar de nuevo, unos plazos de recuperación que, con la clásica intervención abierta o endoscopia, eran el doble. 

La trascendencia de estas ventajas ha permitido ampliar las indicaciones de este tipo de cirugía a otras lesiones frecuentes, como: el síndrome del túnel de carpo, el neuroma de Morton,el alargamiento de gemelos, la enfermedad de Dupuytren, el síndrome de la cintilla o del corredor, el síndrome del túnel del tarso, las fasciotomías por síndromes compartimentales -entre otras muchas-.

Puedes conocer más al Dr. Manuel Villanueva y sus técnicas en este link.

 

 

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...