Agua de mar como terapia

Sus beneficios no se terminan al meter las piernas después de una carrera.
Hernán Silván -
Agua de mar como terapia
Agua de mar como terapia

Desde tiempos muy antiguos se ha venido utilizando la aplicación terapéutica del agua marina pero es en los últimos años cuando su uso va cobrando más fuerza en los deportistas de élite. 

Actualmente se piensa que la alimentación diaria que hace años era mucho más pura, a día de hoy no llega, en general, a completar los requerimientos minerales necesarios para el óptimo rendimiento del organismo. 

La toma de bebidas isotónicas y alimentos preparados con carga extra de minerales es una práctica que aumenta extraordinariamente en tiempo estival, cuando perdemos más líquidos y ello arrastra también a una importante caída de minerales en nuestro medio interno. Es un buen momento para iniciarse en algo muy importante para el atleta como es el aprendizaje de una buena hidratación y por ende el aporte de los minerales que de forma equilibrada van a ser necesarios en entrenamientos y competiciones. Pero el agua y los minerales deben ser nuestros aliados también el resto del año.

EL MAR TE DA MÁS

El plancton vegetal que habita el mar es la mayor masa de vida del planeta Tierra, nuestro “planeta azul”, y con ayuda del sol fija los minerales que existen en el agua de mar. Por ello no es descabellado pensar que aquí es donde podría estar la respuesta a muchas cuestiones alimentarias que se nos plantean de continuo.

Publicidad

El agua de mar, por tanto, puede tener “algo más” que el resto de las aguas del planeta y por ello se ha investigado continuamente hasta llegar a la conclusión de que se trata de una fórmula de gran equilibrio hidromineral. De hecho se concluyó que esta agua es la única que reúne todos los minerales de la tabla periódica de elementos de Mendeleyev, esa que con tanto ahínco nos aprendíamos en bachillerato. Además, se encuentran en este tipo de agua elementos pre-bióticos suficientemente facilitadores de nuestras funciones fisiológicas (como la digestión o la recuperación muscular).

Las distintas concentraciones de agua de mar permitirán, por tanto, equilibrar la nutrición celular como excelente medio isotónico y, de igual modo, pueden favorecer la nutrición celular cuando escasea el mineral al aportar una concentración hipertónica.

MEJOR EN DEPORTES DE RESISTENCIA

Bien es sabido por todos los que corremos que las modificaciones fisiológicas que experimentamos tras correr pruebas de fondo de hasta media maratón o, incluso, de treinta kilómetros poco o nada tienen que ver con las experimentadas al correr una maratón. Si las pruebas son de ultramaratón o triatlón con más motivo podremos pensar que los diez o veinte kilómetros no son suficientes para poner al límite el organismo humano en sus aspectos estrictamente metabólicos. Para cargar el aparato locomotor pueden bastar cien metros intensísimos, por tanto no hablamos de cuestiones mecánicas sino de resistencia y recuperación fisiológica adecuada durante y tras esas pruebas tan exigentes.

Publicidad

Por desgracia, no siempre se cuida el equilibrio hidromineral adecuadamente. Si bebemos agua en exceso, en condiciones climáticas al límite, corremos el riesgo de diluir los pocos minerales que no hemos perdidos con el sudor, y ello no es muy recomendable para nuestro músculo más importante, el corazón, pues la situación de bajo sodio o “hiponatremia” podría darnos un buen susto. Es importante conocer la relación entre ingesta total de agua y toma de sal de sodio (la sal marina común, el cloruro sódico) pues si tomamos agua a discreción y no reponemos mineral estamos empeorando el balance orgánico mineral.

LA ELECCIÓN ADECUADA

Sorprende mucho a los que corremos desde hace años que sean las marcas de bebidas gaseosas las que hayan acaparado el mercado de las bebidas minerales, más conocidas en general como “bebidas isotónicas”. En los años ochenta empezaron a comercializarse por parte de laboratorios farmacéuticos unos preparados minerales que duraron poco en el mercado al irrumpir aquellas marcas de refrescos. No quiero decir con esto que las bebidas isotónicas que se comercializan no sean completas…pero es que parece que no hay otro tipo de preparados que los de estas grandes marcas.

Publicidad

En el mundillo del atletismo se popularizaron las limonadas alcalinas como bebidas caseras reparadoras. Se preparaban echando en un litro de agua el jugo de dos limones exprimidos, una pizca de sal, otra de bicarbonato y un poquito de azúcar. Hoy en día se aconseja media cucharada pequeña de sal y el resto igual cuando el líquido se prepara para afrontar una prueba de larga duración. Así evitaremos soluciones más arriesgadas como era la toma de pastillas de sal. El equilibrio mineral es fundamental y no hay que quedarse corto de sales…pero tampoco pasarse.

Como decía al principio de este artículo, el agua de mar en concentraciones adecuadas y tras una extracción adecuada y una posterior elaboración (microfiltrada y esterilizada) está rindiendo a gran nivel cuando se aplica con el suficiente conocimiento a nuestros atletas. Es un excelente recurso, no solo para el verano, sino para reponer durante todo el año en nuestros entrenamientos y competiciones.

Se han publicado en el ámbito de la medicina deportiva relevantes estudios que concluyen que la utilización de agua de mar microfiltrada en frío favorece la recuperación de la fatiga gracias al aumento de sodio (que evita la hiponatremia hipotónica), al aumento de bicarbonato (que evitará la acidosis) y a la mejor utilización de los recursos glucídicos (nuestros azúcares, nuestra energía).

El agua de mar se comercializa en forma de ampollas estériles y se puede tomar antes, durante y después de la competición. El verano es un buen momento para aficionarnos a estar forma tan antigua y natural de cuidar nuestro organismo y así mejorar nuestro rendimiento deportivo.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...