Maratón de Nueva York: ¿te vas a comer la Gran Manzana?

Ahí van unos pocos consejos, entre dietéticos y gastronómicos, para afrontar con éxito el maratón de maratones, el de Nueva York.
Álex Pérez -
Maratón de Nueva York: ¿te vas a comer la Gran Manzana?
Participantes en el Maratón de Nueva York 2017 | Jordi Anguera

Cruzar el Atlántico para correr entre rascacielos merece mucho la pena. Será una experiencia única e irrepetible, a no ser que vuelvas y no te conformes con uno solo. Antes de correr por el duro suelo de la Gran Manzana has tenido que hacer muy bien los deberes. Supongo que te has debido preparar muy bien físicamente, con esmero y dedicación. Espero que a nivel de alimentación, hayas hecho lo mismo.

Los depósitos de glucógeno muscular deben estar bien repletos, para que así la carrera sea lo más “disfrutona” posible. Esa “gasolina” nos ha de dar fuelle para el máximo de kilómetros. Para ello, el día antes del evento, la fiesta de la pasta se hace imprescindible. Ese menú debe ir cargado de carbohidratos de absorción lenta (pasta o arroz, patata) con un poco de carne o pescado cocinados suavemente, alguna verdura al vapor o algo de ensalada, y un yogur o fruta de poste. Ojo, que solo el corredor inscrito la tiene incluida,** porque el acompañante ya puede ir preparando 35$ por disfrutar de ese rato en el Tavern of the Green en Central Park**. Ese mismo día previo, la cena debe ser más ligera que la comida, pero siguiendo un formato similar.

El desayuno debemos hacerlo bien temprano, dos o tres horas antes del pistoletazo de salida, y en él deben abundar los hidratos de carbono: pan con mermelada, algo de fruta, café o té con o sin leche (mejor desnatada) y zumo, y un poco de proteína magra (jamón o pavo, o queso fresco) como complemento. Eso sí, cuidado con los inventos y no pruebes cosas si no sabes seguro que te van bien. Más vale que el día antes te compres tu desayuno habitual en un “deli” o el clásico Duane Reade, que abre las 24 horas. ¡Ahora ya estamos listos!

Un tema escatológico pero no por ello menos importante: no te olvides de “ir al baño” antes de correr. Si puedes, por comodidad, que sea la noche previa a la carrera, no te esperes a utilizar los baños “de campaña” habilitados en la zona de salida, pues hay una alta demanda de uso. Un vientre deshinchado y con las “cañerías” casi vacías hace más cómodo el correr, sin duda alguna.

Maratón de Nueva York: ¿te vas a comer la Gran Manzana?

Luces, rascacielos y mucha comida por probar | Jordi Anguera
Publicidad

La fiesta de la pasta también la puedes hacer en uno de los muchos restaurantes italianos que pueblan Nueva York. Ten cuidado con salsas o acompañamientos potentes, que pueden convertir al mejor aliado nutricional del maratoniano en un plato de difícil digestión. La pizza se convierte en un plato poco indicado para comer antes de un maratón, aunque es rica en carbohidratos (la base está hecha con masa de pan) la cantidad de queso y otros elementos que la acompañan suelen convertirla en una opción un tanto pesada para emprender un maratón en óptimas condiciones. Eso sí, pásate si puedes por el “Eataly” del Madison Square Park con la 5ª Avenida (hay otro en el Centro Comercial Westfield de la zona del Word Trade Center) y sumérgete en un mercado italiano con toda clase de tiendas especializadas en productos del país trasalpino.

Debemos empezar el maratón con un estado de hidratación óptimo, por lo que hay que beber hasta instantes previos a la arrancada. Agua y un poco de bebida isotónica, pues la adrenalina pre-carrera ya nos hace quemar gasolina. Así, si vamos combinando, mejor que mejor.

En el avituallamiento que se ofrece dentro del recinto mientras estás esperando a que se inicie la carrera te pueden ofrecer desde café o té con bagels a botellines de agua o isotónico del patrocinador. Yo que tú me abstendría de comer alimentos demasiado grasos o difíciles de digerir. Si eres de los que va a tope, por cada hora de carrera sería bueno que tomaras un gel (recuerda hacerlo junto a un buen trago de agua sola) y unos 300-500 mL de bebida isotónica. Si tu ritmo es más cómodo, con agua e isotónica y algún gel en los últimos kilómetros, puedes tener suficiente.

Cuidado con las tentaciones durante la carrera, pues la gente igual que te anima te puede ofrecer de todo, desde fruta y agua hasta bocadillos de salchichas. Eso de comerte un hot dog en medio de un maratón, no seré yo el que te diga que lo hagas. La carrera de tu vida se puede convertir en un infierno gastro-intestinal si caes en la trampa. Opta por los avituallamientos oficiales y por aquellos alimentos o suplementos convencionales: bebida, geles, barritas, fruta o algo más consistente si tu ritmo es bajo y caminas más que corres.

Publicidad

EL PREMIO TRAS CORRER NUEVA YORK

Después de 42 km. hay que dar tiempo a que el cuerpo se rehaga del esfuerzo que supone haber corrido tanto. Nuestro aparato digestivo necesita reactivarse para volver a ser 100% funcional. Lo ideal, dejar pasar entre 12 y 24 horas para volver a comer “normal” y poder deleitarnos con la gastronomía de la ciudad de los rascacielos.

De la oferta gastronómica post-carrera me quedaría con estas opciones, por su riqueza proteica regeneradora y su aporte de carbohidratos (no tan alto como sería conveniente, pero bueno…) se trata de disfrutar de la gastronomía de Nueva York, caramba.

COMO PLATO PRINCIPAL DEBEMOS OPTAR POR…

…una hamburguesa

Por favor, no te dejes llevar por el influjo de Ronald, el payaso a rayas. Si te gustan los productos de McDonalds, en tu ciudad podrás comerlos. Los locales son muy similares en todos lados y las hamburguesas y acompañamientos que ofrecen, poco difieren entre sí, estés en Sidney, Buenos Aires o Madrid. En Nueva York encontrarás una muy buena oferta de burgers, pero entre todas te recomiendo las que hacen en Shake Shak. Desde las clásicas con cebolla, lechuga y pepinillo, hasta opciones más elaboradas, Se trata de un restaurante de comida sencilla pero de calidad, que empezó hace unos años como un puesto ambulante, que creció muchísimo y que ya ha abierto locales por todo el mundo. Si estás en Manhattan, debes ir al local que tienen en el Madison Square Park y disfrutar del festival de la carne que te ofrecerán. Otra opción es la hamburguesería del hotel Parken Meridien (se llama Burger Joint y está en la calle 56 entre la 7ª y la 6ª Avenida) o una de nuestras favoritas, el Jackson Hole, que está en la 3ª Avenida con la calle 34. Te prometemos que vamos todos los años a deleitarnos después del maratón.

…un bocadillo de Pastrami

Para quien no lo haya probado, un pastrami es un bocadillo hecho con carne de ternera bastante especiada, curada en salmuera y posteriormente ahumada y a veces cocida a modo de fiambre, con un gusto y olor muy característico. Este producto es muy típico de NY desde que los emigrantes judíos procedentes de Rumania lo introdujeron en el país, allá por la mitad del siglo XIX. Cuidado con él pues suele ser más abundante el contenido que el continente. En el Katz’s Delicatessen (en la calle Houston esquina con Ludlow), un lugar fundado por emigrantes rusos, hacen un pastrami exquisito. También somos muy del Carnegie Deli (en la 7ª Avenida con la calle 55), donde te tienes que dejar llevar por el Woody Allen, la tarta de queso de tamaño grandioso y los “pickles” de entrada.

Acompañemos estas delicias de algún refresco o agua. No aconsejaré beber cerveza ni vino en el menú post-maratón, lo siento.

Maratón de Nueva York: ¿te vas a comer la Gran Manzana?

Bocadillo de Pastrami de Katz’s Delicatessen
Publicidad

Y DE POSTRE…

Después de estas híper proteicas opciones, lo más aconsejable es un postre ligero. La fruta o el yogur serían lo mejor aunque, por un día, quizás nos podemos permitir un postre de más poderío calórico, algo así como…

…una ración Cheesecake

La tarta de queso del Eileen’s Special Cheesecake (en Clevelan Pl. con la calle Kenmare), en el SoHo, es muy especial, esponjosa y hecha con un delicioso y cremoso queso. Nutricionalmente puede ser una bomba, aunque, si realmente te apetece, correr en Nueva York bien se merece un premio como este. ¡La guinda al maratón!

…o ir al Magnolia Bakery

Cita clásica hecha famosa por la serie Sexo en Nueva York, aunque ya hay varias tiendas por todo Manhattan. Aquí encontraremos pasteles y cupcakes de todo tipo. Nosotros somos muy de acudir a la de la Estación Central o la del Rockefeller Center, o la genuina de la calle Bleecker, la que es para muchos la calle más bonita de Nueva York.

Maratón de Nueva York: ¿te vas a comer la Gran Manzana?

Magnolia Bakery. ¿Paraíso terrenal?

EL TEMIDO JET LAG

El desacople hormonal que tenemos al volar allende los mares, puede causarnos algún trastorno. Para combatirlo, días antes de del vuelo, podemos ir adaptando el horario de sueño al de nuestro destino. Lo que no es para nada recomendable es ponerte a dormir nada más llegues, en el caso que lo hagas de día. Aguanta hasta la noche en el caso de que llegues aún con luz solar. En Nueva York hay 6 horas menos, tampoco será tan traumático. Si puedes correr un maratón también puedes aguantar despierto hasta cuando los “newyorkers” se vayan a dormir.

En el viaje bebe abundantemente, pues las cabinas de los aviones tienen un ambiente bastante seco. Y no comas demasiado, ni en el viaje ni nada más llegar, pues tener el estómago ligero (no vacío) te ayudará a conciliar el sueño. El alcohol amodorra, pero no ayuda a que el sueño sea profundo y reparador. En ese sentido, puede ser contraproducente: no te olvides que deshidrata y fuerza a tu hígado a desintoxicar. Merece la pena que se utilicen sus servicios solo en aras de tener un buen rendimiento metabolismo para disponer del máximo de energía, La melatonina, un suplemento dietético muy utilizado en estos casos, también dicen que va bien, aunque yo no lo veo tan claro. Quizás sea más placebo que otra cosa, pero bueno.

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...