No solo de agua (también de sales minerales) vive el corredor

Porque de la importancia de la hidratación los runners estamos más que concienciados... ¿Qué nos dices de la sales minerales? Te contamos el importante papel que juegan en nuestro rendimiento y recuperación
Runner's World para Victory Endurance / Alberto Sacristán -
No solo de agua (también de sales minerales) vive el corredor
No solo de agua (también de sales minerales) vive el corredor

Tu ropa mojada contiene agua con una media de 2,7 a 3 g de sales minerales por cada litro de sudor. Como no podemos reciclar los minerales perdidos, los debemos recuperar pensando en una óptima recuperación y rendimiento de cara a nuestra próxima sesión de carrera.

Para cumplir con este objetivo consultamos a los expertos de Victory Endurance, que nos hablan en su blog de la Importancia de la sales en el deporte a través de un artículo escrito por nuestro ya conocido Dr. Alberto Sacristán, experto universitario en Actividad física, salud y calidad de vida.

¿De qué hablamos cuando hablamos de sudar?

Empecemos por el principio, el sudor es básicamente agua donde hay sustancias disueltas, iones, y en un grado que varía en función de muchos factores, como el estado de forma, el tipo de ejercicio, su intensidad y duración, etc. Estos iones cumplen importantes funciones en nuestro organismo, como son el sodio (Na+), potasio (K+), Magnesio (Mg) y Cloro (Cl) fundamentalmente. Un deportista entrenado y bien aclimatado perderá menos líquido e iones que el que sea más principiante.

Porque no solo de agua (también de sales minerales) vive el corredor

Porque no solo de agua (también de sales minerales) vive el corredor

Por eso, además de líquido, es básico recuperar esas sales o iones que perdemos. Para que te hagas una idea de su importancia, la ausencia de magnesio, como bien dice el atleta Chema Martínez, puede ocasionar calambres y es que este ion interviene en la transmisión del impulso nervioso. A través del sudor también se pierden pequeñas cantidades de vitamina B1 (tiamina), conocida como la "más deportiva" porque interviene en los procesos metabólicos para obtener energía. A su vez, el sodio interviene en el transporte de la glucosa en el interior de las células, el potasio potencia la fuerza muscular y reduce el cansancio y el magnesio es perfecto para la regulación de la actividad metabólica. ¿Comprendes ahora la importancia de reponer esas sales perdidas?

Uno de los consejos de los expertos es la utilización de productos con un alto contenido en sales minerales, de gran ayuda en la recuperación de lesiones derivadas de la práctica deportiva y necesarias para la recuperación de la energía perdida en los entrenos.

Porque no solo de agua (también de sales minerales) vive el corredor

Porque no solo de agua (también de sales minerales) vive el corredor

Un suplemento que reúne los elementos citados y que son de vital importancia para el corredor es Salt Caps, suplemento mineral pensado y diseñado en su composición desde un punto de vista fisiológico con unos minerales que se encuentran en una concentración óptima para mantener un nivel adecuado en el rendimiento deportivo. Repasamos este perfil mineral de Salt Caps, que cuenta con dos vitaminas muy interesantes como la D y la B1:

Sodio (Na+): este es el mineral más importante para mantener el nivel de rendimiento deportivo, por ello está presente en otros suplementos donde la hidratación y la reposición de minerales es importante, como el IsoEnergy, Geles… No solo interviene en nuestro rendimiento, es fundamental para nuestra salud. Su carencia en el deporte, puede conllevar problemas realmente importantes. En ejercicios de larga duración o de condiciones climáticas extremas, la disminución de sodio en sangre (hiponatremia) puede producir desorientación, confusión, crisis epilépticas… incluso la muerte. Esta hiponatremia suele darse en situaciones en el que sudamos mucho y solo bebemos agua. La ingesta recomendada durante la práctica deportiva es de 20 a 50 mmol/L (460-1150 mg/L) ya que esta cantidad estimularía la llegada máxima de agua y carbohidratos al intestino delgado y ayuda a mantener el volumen de líquido extracelular.

Potasio (K): en las situaciones de vómitos, diarrea, aumento de diuresis (diuréticos)… se puede producir una pérdida de este ión (hipokaliemia) y provocar al sistema neuromuscular y producir contracturas, parálisis, arritmias cardiacas, incluso llegar a la parada cardiaca. Nuestro organismo puede tardar hasta 12 horas en compensar una pérdida de potasio. Por otro lado, este ion es fundamental para el mantenimiento ácido-base, la contracción muscular y actividad neuromuscular. Se estima que la cantidad recomendada para la población española es de 3500 mg/día. El potasio es importante para conseguir los niveles adecuados de rehidratación tras el ejercicio. Quiero mencionar que conozco deportistas que al viajar e incluso previo a la competición presentan cuadros diarreicos (se puede prevenir con probióticos adecuados), pues en estos es importantísimo la suplementación de Salt Caps, puesto que si no es así, comenzarán la competición con un déficit, que les va a pasar factura, seguro.

Cloro: es el tercer mineral en importancia para nuestro organismo junto con los dos anteriores. A estos tres minerales se les considera los electrolitos más importantes puesto que participan en el mantenimiento del equilibrio ácido-base, así como en el balance hídrico. Esto les confiere una importancia mayor que el resto pues pequeñas variaciones intervienen en el rendimiento y variaciones algo mayores, afectan a la salud. Además el cloro ayuda a la desintoxicación del hígado.

Calcio: este mineral siempre le hemos dado importancia por su relación con la estructura ósea. Pero el calcio además interviene en la contracción muscular, y en ciertas funciones nerviosas. El calcio actúa a nivel de la sinapsis neuromuscular. Cuando el cerebro envía un estímulo al músculo, se liberan ciertas sustancias, entre ellas el calcio.

Hierro: el 70% del hierro del organismo se encuentra en la hemoglobina (proteína trasportadora del oxígeno en la sangre) y mioglobina (proteína transportadora de oxígeno a nivel muscular). Su deficiencia desencadena anemia ferropénica, además de favorecer alteraciones de neurotransmisores en el sistema nervioso central. Además el hierro es necesario para activar algunas vitaminas del grupo B y participa en la oxidación de la glucosa para la obtención de energía.

Magnesio: hasta hoy sabemos que el magnesio interviene en la regulación de más de 250 enzimas. Favorece la relajación muscular (en contraposición, pero en equilibrio con el calcio) y por ello, ayuda a la recuperación muscular tras un esfuerzo físico importante. La disminución de magnesio puede favorecer hipertensión arterial, hiperexcitabilidad (espasmofilia). Así mismo interviene en el metabolismo de las proteínas, hidratos de carbono y grasas. Su aporte favorece el sueño y la relajación muscular. El magnesio junto con la Coenzima Q-10 disminuye los episodios de migraña.

Yodo: su función primordial es regular las hormonas tiroideas. Este mineral acelera la combustión celular para la obtención energética. Aumenta el metabolismo de las grasas.

Cobre: tiene una importante acción catalítica en el organismo y en concreto a nivel del hígado, donde interviene en reacciones donde se forma el ATP (molécula energética celular). Es imprescindible en el metabolismo del hierro, interviene en la formación proteica y entre ellas interviene en la síntesis de elastina y colágeno del tejido conjuntivo. Junto con el zinc interviene en el sistema inmunitario.

Manganeso: interviene en la transmisión del impulso nervioso entre el cerebro y el músculo y en la mejora del sistema inmunitario. Tiene acción relajante muscular. Participa en la formación de mucopolisacáridos a nivel del cartílago articular, con lo que mejora la elasticidad de los cartílagos y los discos intervertebrales.

Selenio: posee una acción antienvejecimiento, donde actúa en los tres niveles más importantes de la lucha contra los síntomas y las enfermedades típicas del envejecimiento (actúa contra los radicales libres; estimula el sistema inmune; y acción anticancerígeno). Es uno de los grandes protectores cardiacos y mejora la fertilidad.

Vitamina-B1 (Tiamina): interviene en el ciclo de Krebs para la obtención de energía celular. Favorece la lipogénesis a partir de los glúcidos. Es imprescindible para el desarrollo fetal. Favorece la transmisión del impulso nervioso, aumenta la obtención energética muscular, disminuye el tiempo de recuperación tras un esfuerzo físico. Alguno piensa que los calambres musculares se pueden prevenir con magnesio o potasio, pero la vitamina-B1 también es imprescindible para la prevención de calambres musculares.

Vitamina-D: esta vitamina se conoce como antirraquítica, por su función primordial a nivel osteoarticular y además posee un importante papel en el mantenimiento de muchos sistemas y órganos. Regula los niveles en sangre de fósforo y calcio, promueve su absorción. Para la formación de esta vitamina es imprescindible el colesterol y la exposición al sol.

Porque no solo de agua (también de sales minerales) vive el corredor

Porque no solo de agua (también de sales minerales) vive el corredor

Conclusión

En definitiva y ateniéndonos a su composición, Salt Caps es un suplemento completo y equilibrado, muy interesante en los deportes de resistencia y del que nos podemos beneficiar antes y durante el running. La recomendación del Dr. Alberto Sacristán es que podríaimos tomar una cápsula cada 30-40´ de ejercicio intenso mientras que ingerimos agua de forma continuada. Si utilizas Iso Energy o geles, una pauta adecuada debería ser cada 90-120´ minutos de ejercicio intenso.