Sexo y running, el artículo definitivo

¿Realmente afecta a nuestro rendimiento?
-
Sexo y running, el artículo definitivo
Resolvemos tus dudas sobre un tema tan importante como el sexo | iStock

Puede parecer un tema caduco pero hay quien aún se plantea la idoneidad de tener relaciones sexuales antes de una competición deportiva. E incluso, hay algún entrenador, caduco también, que lo sigue desaconsejando. Pero, ¿le sienta entonces bien o no el sexo al deportista que tiene una competición al día siguiente? ¿De dónde viene la idea de que es negativo? ¿Cuánto hay de científico y cuánto de mito en torno al deporte? Resolvemos todas estas dudas.

A día de hoy, no es novedoso que se repartan preservativos entre los atletas que asisten a unos Juegos Olímpicos, más allá de lo morboso de la cifra (en los de Invierno, por ejemplo, se repartieron 110.000 condones en la villa olímpica), pero viajemos en el tiempo, a la Barcelona de 1992. De hecho fue en esta cita deportiva donde se repartieron, por primera vez, preservativos entre los atletas, a pesar del escándalo de los que proclamaban la abstinencia antes de la competición. Aquel gesto supuso un precedente y rompió el mito de que para rendir mejor en la competición lo ideal es retrasar el encuentro sexual.

“Esta noche, las manos quietas”, le decía el entrenador a Pedro cuando tenían un partido de rugby. Hace ya unos cuantos años de esto, afortunadamente, porque cada vez se estila menos. Estamos ante una práctica caduca que además es un mito que no tiene base científica, pero, ¿de dónde viene? Rascar en la historia de los mitos es harto complicado, pero parece que este tiene que ver con asociar sexo a noches de ligoteo en las que entran en juego otros factores: “Viene de relacionar el sexo con las altas horas de la noche, locales donde se fume, el consumo de alcohol… esto es lo nocivo, pero no el sexo en sí”, comenta Daniel Mouriño, preparador físico. En efecto, si antes de una competición sales a ligar y trasnochas como si no hubiera mañana, consumiendo además alcohol y tabaco, eso es lo nocivo y afectará a tu rendimiento deportivo posterior. Pero no por el sexo en sí sino por lo que lo rodea en este caso.

O sea, no afecta negativamente al rendimiento. En todo caso, puede afectar positivamente aunque en esto también hay diversidad de opiniones: una investigación publicada en 1987 en la revista de la Federación Española de Medicina del Deporte, titulado “Estudio comparativo del rendimiento físico antes y después de la actividad sexual en varones”, demostró que no hay diferencias significativas en el rendimiento entre un grupo de deportistas que no había mantenido actividad sexual y otro que sí la tuvo la noche anterior y una hora antes del test. También, Tommy Boone, catedrático de fisiología del ejercicio y autor de ‹Sexo antes de competiciones atléticas: mito o realidad›, no encontró diferencias significativas entre los deportistas que mantuvieron sexo doce horas antes de una prueba de resistencia y los que se no tuvieron sexo.

EFECTOS POSITIVOS

Sí que hay estudios que demuestran un efecto positivo de las relaciones sexuales en el rendimiento de los deportistas. Así, en los campeonatos de atletismo europeo que se celebraron en Munich, un entrenador alemán afirmó en la revista Fit for Fun, que las mujeres velocistas que tienen sexo antes de competir mejoran su rendimiento. Esto se atribuye a la testosterona, una hormona que potencia el deseo sexual a la vez que el sexo estimula su producción. La testosterona se asocia a un mayor rendimiento dado que es un anabolizante muscular. Los niveles de dicha hormona suben en las mujeres cuando tienen sexo. En el caso de los hombres, los niveles bajan tras un orgasmo y se pierde vigor  tras la eyaculación aunque de forma muy transitoria que solo se hace significativamente notoria a nivel deportivo a partir de los 50 años. 

Publicidad

Lo cierto es que estas respuestas físicas se han estudiado sobre todo en población masculina (el sesgo de género se da también en esta cuestión), no tanto así en las mujeres. “En 2016, un grupo de investigadores de la Universidad de Florencia decidió hacer un trabajo de fondo analizando todos los estudios publicados el respecto  para intentar sacar una conclusión clara al respecto. Finalmente, parece que la mayoría de estudios tenían más bien poca evidencia científica, y mucho de experiencias personales y anécdotas, que no podían ser aplicados de forma generalista.

Un entrenador alemán afirmó que las velocistas que tienen sexo antes de competir mejoran su rendimiento, al elevar la testosterona

Así, concluían que «si bien algunos entrenadores continúan resaltando la importancia de la abstinencia, la literatura no respalda esta creencia», insistiendo en que «no hay pruebas suficientes del posible efecto perjudicial específico sobre el rendimiento deportivo». En cambio, parece que «las experiencias anecdóticas sostienen, por el contrario, un efecto positivo del rendimiento si la actividad sexual se realiza al menos 10 horas antes de la competición deportiva, y particularmente, si no está asociado a hábitos de estilo de vida incorrectos como el abuso de alcohol y drogas y el tabaquismo», dice la sexóloga Silvia C. Carpallo.

Volvemos a lo anterior, lo que le sienta mal al rendimiento deportivo es el desenfreno, no el sexo. También añadían que «Hay pocos datos científicamente sólidos sobre el efecto de la masturbación sobre el rendimiento deportivo. Este es un aspecto específico aún no investigado de manera científica». “Otro dato a tener en cuenta, ya que se da por sentado que la actividad sexual es siempre con pareja, cuando en realidad precisamente ante el estrés de un evento deportivo, la masturbación puede ser una forma de liberar tensión”, explica Carpallo. 

Liberar tensión, favorecer en la concentración… los beneficios son amplios: “Mantener relaciones sexuales antes de cualquier evento que pueda resultar estresante ayuda a que nos encontremos más relajados y con mayor motivación. Esto se debe principalmente, a la liberación de hormonas como la oxitocina - conocida como hormona de la felicidad - serotonina y dopamina. Estas sustancias ayudan a que nuestro bienestar general aumente y nos sintamos más motivados. Además, también contribuye a que nos sintamos más relajados. Liberamos tensiones, cargas acumuladas y después del orgasmo, nuestro cuerpo se libera completamente. Muchas veces ayuda a conciliar el sueño antes de una carrera, por la presión o tensión que podamos sentir ante este evento estresante. De esta forma, también descansaremos mucho mejor y tendremos mayor energía al día siguiente”, explica la sexóloga Raquel Graña.

Publicidad

Los que proclamaban la abstinencia solían argumentar también el desgaste físico de la relación sexual: “En una relación erótica se queman muy pocas calorías. Suele implicar un esfuerzo relativamente pequeño - dependiendo siempre de las posturas -, por lo que no suele afectar. En esta misma línea se realizó una investigación en la Universidad de McGill, Canadá, sobre 31 estudios publicados en el Clinical Journal of Sports Medicine. Los resultados pusieron de manifiesto que se queman entre 25-50 calorías por relación sexual, así que no tiene repercusión”, añade Graña.

HABLAN LOS ATLETAS

En definitiva, todo son beneficios: ayuda a descansar mejor, a reducir la ansiedad, el estrés, a concentrarnos… Pelé afirmó en varias ocasiones que nunca había suspendido sus relaciones sexuales con su mujer en la víspera de un partido. Rinus Michels, en el Mundial de 1974, dejaba que sus jugadores compartieran habitación con sus parejas durante la concentración previa a los encuentros. Y más cerca en el tiempo, Pep Guardiola, cuando era entrenador del Barcelona, también lo permitía… Pero, ¿y qué piensan los deportistas?

“Suelen decir que cuando una mujer tiene sexo antes de competir los niveles hormonales suben y favorecen el rendimiento deportivo, en mi caso me ha favorecido aunque sí que es verdad que no hay que excederse, ya que puedes arrastrar un cansancio sin necesidad. En cambio en hombres las hormonas bajan y se pierde vigor tras la eyaculación, por tanto las mujeres pueden hacer ese esfuerzo bastante favorecedor y recomendado”, explica una maratoniana que prefiere no dar su nombre.

Si sales a ligar, trasnochas, consumes alcohol y fumas, no puedes atribuir el bajo rendimiento deportivo a haber mantenido relaciones sexuales

“En general, este no es un tema que ni a mí, ni a la mayoría de las atletas compañeras con las que convivo, nos preocupe ni nos planteemos a la hora de afrontar la competición. Durante estos años, he competido en numerosas pruebas: en algunas habré mantenido relaciones sexuales antes y en otras no. Y en ninguno de los dos casos creo que eso haya infl uido en el resultado final. Quizá si le preguntas a un deportista masculino, sí que le dé más vueltas al tema porque existe la creencia de que a ellos les afecta más a la hora de competir (aunque sinceramente, creo que es más una creencia popular que algo demostrado), pero aún así conozco pocos compañeros que sean estrictos con ese tema. Supongo que en todo caso, esto es algo personal en lo que también influye mucho cómo te sugestione y la importancia que le des. En mi caso desde luego, no es la competición lo que determina que mantenga relaciones o no, sino las ganas que tenga”, explica Marta Pérez, vigente campeona de España de 1.500 metros.

Marta Pérez y Chema Martínez, atletas que no dudan al hablar del sexo

Marta Pérez y Chema Martínez, atletas que no dudan al hablar del sexo

“Estoy plenamente convencido de que la práctica sexual previa a las competiciones es algo que no afecta al rendimiento, es más un problema mental. Hay deportistas que se sienten más confiados con la abstinencia sexual previa a la competición y otros a los que les gusta llegar relajados, así que no se puede establecer un criterio objetivo que pueda establecer si el sexo previo a la competición ayuda o perjudica. Para mí, lo más importante es sentirte seguro y confiado antes de dar el 100% en la competición. Si el practicar sexo te hace perder esa confianza entiendo que no debes practicarlo, si por el contrario no te afecta, adelante. Cada deportista es diferente y para cada uno hay un planteamiento con la práctica sexual previa a la competición, yo daría plena libertad al deportista en la decisión y entiendo que no perjudica”, afirma Chema Martínez

Publicidad

¿QUÉ DEPORTES TE HACEN MEJOR AMANTE?

Ya hemos visto que el sexo le sienta bien al deporte, pero demos la vuelta al enunciado, ¿hay alguno que te ayude a convertirte en mejor amante? Pues al parecer, sí: evidentemente, practicar deporte de forma constante ayuda a aumentar las cualidades físicas, resistencia o fl exibilidad, que vienen bien también en la cama. Un estudio de Omer Faruk Karatas, publicado en Journal of Sexual Medicine, defendía que “las personas que practican deporte de forma regular se excitan más y mejor”. El estudio comparaba mujeres de vida sedentaria con atletas y concluía que las segundas tenían mayor cantidad de flujo sanguíneo en el clítoris, lo que mejora la función sexual y el orgasmo. Pero, ¿hay deportes que le sienten mejor al sexo que otros?

Pues parece ser que sí: yoga y pilates favorecen la toma de conciencia de nuestro cuerpo y de su funcionamiento, lo que ayuda a disfrutar más de los encuentros sexuales. Y mejor, deporte fuera que dentro: el sol estimula la producción de vitamina D, esencial en la testosterona. El running y la natación serían dos excelentes opciones. Según la Universidad de Harvard, practicar 30 minutos al día de ejercicio aeróbico puede disminuir el riesgo en hombres de sufrir disfunción eréctil. Y nadar 30 minutos tres veces por semana aumenta la resistencia sexual. Así que ya sabes, a correr o a nadar. O ambos.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...