Las 'Incordiantes tendinitis' del runner, lo que debes saber.

El Dr. Manuel Villanueva explica con precisión y exactitud todo lo relacionado con esta 'maldita' lesión del corredor.
Dr. Manuel Villanueva / Edita: Ezequiel Bellido/ Foto: Runner's World España -
Las 'Incordiantes tendinitis' del runner, lo que debes saber.
Todo lo que debes saber sobre ‘las incordiantes tendinitis’ del runner

El prestigioso Traumatólogo y Médico en Avanfi, Manuel Villanueva vuelve a ‘poner los puntos sobre las íes’ a la hora de explicarnos en todo detalle todo lo referente a la dolencia más extendida entre los corredores, ‘las tendinitis’. Estamos seguros que incluso tú, corredor que nos lees, has pasado por alguna. Atento pues:

 ¿En qué consisten?

Cada vez se tiende más a hablar de tendinosis y no tendinitis debido a que, cuando el paciente acude a consulta, ya existe un deterioro de las fibras de colágeno del tendón, una degeneración y no una inflamación, es decir, estamos ya ante una lesión crónica originada por sobrecarga o traumatismos continuados del tendón.  Por este mismo motivo los tratamientos de regeneración tisular, más que los antiinflamatorios, aumentarán las opciones de éxito unidos a las terapias de rehabilitación convencional.

¿Cuáles son las más habituales en el corredor?

La tendinopatía del tendón de Aquiles está entre las más frecuentes e invalidantes. El síndrome de la cintilla iliotibial, o síndrome del corredor, la tendinopatía del tibial posterior, las del tendón rotuliano o las de los tendones peroneos también son muy frecuentes en el runner.                             

Muchas de estas lesiones se originan también, lentamente, con muy poco dolor y luego van empeorando con el paso del tiempo. Los corredores de largas distancias refieren dolor nada más empezar la carrera, luego desaparece casi en su totalidad y, cuando llevan kilómetros, de nuevo empieza un dolor importante. Pero el punto más alto de dolor lo alcanzan tras la carrera, cuando se ha enfriado el tendón. Lo que suele pasar es que el corredor suele intentar aguantar para no perder su entrenamiento de cara a su objetivo y retrasa la consulta con su especialista.      

Publicidad

¿Por qué suceden?

Entre las causas que podrían favorecer el desarrollo de la enfermedad se han postulado factores extrínsecos, como: el calzado, el entrenamiento inadecuado o las superficies duras o excesivamente blandas y factores intrínsecos, como la edad, el peso, las alteraciones de eje de las piernas -rodilla en valgo o piernas en X o rodilla en varo o piernas en aro-, exceso de pronación, displasias o malformaciones de la rótula y su articulación con el fémur distal, las alteraciones de la alineación del tobillo y del pie, como el retropié en varo o valgo, el acortamiento de los gemelos etc. Otras veces hay alteraciones enfermedades sistémicas reumáticas, o metabólicas, que predisponen al corredor. También ciertos medicamentos, como determinados antibióticos que afectan por ejemplo, al tendón de Aquiles.

En cuanto al diagnóstico, qué nos puedes decir de aquellos profesionales de la fisioterapia que proceden a su diagnóstico con el tacto. ¿Es fiable esta manera de proceder?

Yo soy de los que opina que no.La exploración y la historia clínica del paciente sirven para sospechar el cuadro, también otros factores como la edad del corredor o el tipo de dolor, pero para que el diagnóstico sea fiable, se necesita una resonancia o una ecografía. Esta última, permitirá además, comparar con el lado sano, hacer tratamientos específicos con seguridad de aplicarlos en el sitio correcto y hacer un seguimiento evolutivo más barato y eficaz.

¿Según tú, cuáles son las tendinitis / tendinosis más rebeldes o complicadas de tratar?

A la hora de darles solución, la dificultad puede estar más en la existencia de factores intrínsecos difíciles de corregir, como ciertas alteraciones mecánicas. También el tiempo de evolución o lo avanzado de la lesión, pueden complicar la recuperación. Un ejemplo podría ser un pie plano valgo con tendinopatía del tibial posterior. Una forma grave puede obligar a parar al corredor unos meses, hasta medio año y si no mejora con los tratamientos con plantillas, fisioterapia y terapias biológicas puede requerir cirugía. Otro ejemplo puede ser una tendinopatía del tendón de Aquiles, la asociación de unos gemelos cortos o la asociación de una paratendinosis -una alteración de la envoltura del tendón-, que se asocia a peor pronóstico funcional y puede hacer que fracasen nuestros tratamientos y se necesite cirugía.

Publicidad

¿Cómo puede el corredor detectar a tiempo una posible tendinitis antes de que se le agrave más?

En una alta proporción, las tendinitis en corredores son cuadros crónicos. El dolor aparece de forma lenta e insidiosa, sin limitar totalmente la carrera, pero al final obligan al paciente a parar completamente y, en muchos casos, cuando paran ya hay un daño crónico o tendinosis, una degeneración del tejido colágeno del tendón.

Al principio el paciente tiene dolor tras los esfuerzos deportivos intensos. Este suele mejorar con el reposo. Luego progresa el cuadro y el dolor puede aparecer antes del ejercicio y persistir al acabar la actividad física. Finalmente el paciente tiene dolor constante, incluso con las actividades habituales.

Una tendinitis aguda es más propia de un deportista de carreras más intensas, velocidad o de medio fondo, o de carreras de montaña. También son aspirantes a padecerlas aquellos que debutan de forma ‘brusca’ y hacen un esfuerzo intenso sin hacer una preparación previa.

Hoy día hay mucha información en internet de cómo tratar esta lesión, que sí: frío, calor, masaje, ultrasonidos, ondas de choque, EPI, infiltraciones etc. ¿Podrías aclararnos todo esto?

El tratamiento inicial, en los cuadros más leves o en las fases de reagudización, será el reposo relativo, la modificación de los ejercicios evitando los saltos o tracciones intensas del tendón y el frío local -2-3 veces al día-. A corto plazo se intenta evitar la toma de  antiinflamatorios no esteroideos pues se piensa que al cortar la reacción proinflamatoria podrían inhibir la respuesta reparadora.

Publicidad

El tratamiento de la tendinosis puede seguir varias etapas que van desde los tratamientos de fisioterapia convencional, con ultrasonido, laser o radiofrecuencia, hasta las ondas de choque -para las tendinopatías insercionales- pasando hasta realización de EPI o la infiltración, bajo control ecográfico. También tienen hueco aquí las terapias biológicas, como el plasma rico en plaquetas o el orthokine, técnicas de regeneración tisular que contribuyen a una mejor regeneración del colágeno dañado.

¿Cuáles son las técnicas que soléis utilizar en Avanfi para un riguroso diagnóstico y un exitoso tratamiento?

En Avanfi intentamos obtener diferentes puntos de vista de la lesión y aplicamos, en coordinación con otros especialistas, una visión multidisciplinar.

 Así podemos solicitar desde estudios de radiografía, ecografía o resonancia hasta estudios de carrera en 3D o de la pisada, o estudios de tensiomiografía si pensamos en disbalances musculares. Todos estos estudios, cuando los vemos indicados, los analizamos en coordinación con los especialistas que los hacen y, además de las terapias de regeneración del tendón, intentamos corregir cuantos factores musculares o biomecánicos objetivamos.

La aplicación de las terapias la hacemos siempre guiados por ecografía para tener la máxima precisión y en casos recalcitrantes, que no responda a estos tratamientos, se realizaría la cirugía.

Muchas de las operaciones; como las del tendón de Aquiles o el alargamiento de los gemelos, las llevamos a cabo a través de una incisión de 1-2 mm, y por control ecográfico, a lo que llamamos ‘operar sin operar’. El concepto técnico de este procedimiento es la cirugía ultramínimamente invasiva ecoguiada de la que somos pioneros.

 

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...