¿Dificultades para diagnosticar tu lesión?

Consíguelo con nuestros consejos.
Christie Aschwanden -
¿Dificultades para diagnosticar tu lesión?
¿Dificultades para diagnosticar tu lesión?

Alrededor de una semana antes de la carrera de las 50 millas de la Noche de San Juan, Jennifer Lamboy había comenzado a sentir un ligero dolor en la ingle. “Anteriormente he tenido un desgarro muscular y sé lo que se siente” nos comenta Lamboy, 31 años, una editora online de San Diego. Ella trató la lesión aplicándole hielo y masajeando la zona afectada. Cuando llegó el día de la carrera estaba completamente segura de que estaba recuperada. Pero cuando sólo le faltaba un tercio del camino, “la cadera prácticamente se desmoronó”, dijo Lamboy. Porteriormente los rayos-X revelaron que su cadera tenía un entramado de fracturas por stress. Tuvo que estar dos meses con muletas y dejar de correr durante más de un año.

Las lesiones de los corredores son bastante difíciles de diagnosticar, asegura Charlie Merrill, fisioterapeuta de Centro de Alto Rendimiento y Terapias Complementarias de Boulder, Colorado, y también corredor. Normalmente el origen de la mayor parte de las lesiones es un exceso de entrenamiento, mucho más que algún trauma repentino; y sin una causa simple y obvia, la correcta identificación de la fuente del dolor puede resultar una ardua tarea. “Muchas de estas lesiones tienen su origen en una zona diferente de la que en realidad duele” comenta Merryll. Los corredores que no consultan con un médico pueden equivocarse con el diagnóstico de sus lesiones, como le ocurrió a Lamboy. Incluso para los médicos de familia el correcto diagnóstico puede ser complicado, especialmente si no están acostumbrados a tratar a atletas, o si no cuentan con un exacto detalle del entrenamiento que se realiza (ver “¿qué me pasa? Doctor” en la próxima página).

Podría ser una de las cuatro siguientes típicas lesiones de corredores, o podría no serlo. Comenta las diferentes opciones con tu médico.

Publicidad

¿Dónde está el dolor?

En la ESPINILLA

Tú crees que es: PERIOSTITIS TIBIAL, pero también podría ser: FRACTURA DE ESTRÉS

La diferencia: la zona dolorosa es la misma, la parte inferior de la pierna. Sin embargo, en el caso de una periostitis tibial el dolor disminuye tras el calentamiento, mientras que en una fractura por estrés continua hasta el final de la carrera, dice John Difiori, del equipo médico de UCLA. En la fractura por estrés el dolor normalmente es profundo y se irradia a una zona amplia. Además, cualquier actividad que implique cargar con peso, aumenta el malestar, comenta Clint Verran, corredor de maratón en 2:14 y fisioterapeuta en el Lago Orion, Michigan. “Si no estás seguro, o si los síntomas no desaparecen en tres semanas, es mejor hacer alguna prueba radiológica para descartar una fractura por estrés” nos dice Verran.

¿Dónde está el dolor?

En la RODILLA

Tú crees que es: “RODILLA DEL CORREDOR”, pero también podría ser: Síndrome de la banda iliotibial

La diferencia: a banda iliotibial es un tejido muscular que conecta la cadera con la rodilla. “Si está muy tenso puede provocar fricción en la parte externa de la rodilla, y por esto se siente como un problema de rodilla” nos dice Verran. “He visto personas que han sido operadas por rotura de menisco y cuando el cirujano ha intervenido se ha dado cuenta de que no había tal rotura”. Se puede identificar el síndrome de la banda iliotibial porque el dolor se agudiza al correr cuesta abajo, cuando se dan amplias zancadas, y también si se mantiene durante un prolongado período de tiempo la rodilla flexionada. Hacer ejercicios de estiramiento para aflojar la tensión puede ayudar a resolver el problema.

Publicidad

¿Dónde está el dolor?

En la ZONA LUMBAR

Tú crees que es: “LESIÓN DE ESPALDA”, pero también podría ser: Piriforme tenso

La diferencia: “el músculo piriforme está ubicado profundo, en la cadera, junto al nervio ciático”, dice Verran. “Si el músculo está tenso y sufre un espasmo, podría confundirse con una lesión lumbar”. A menudo se tensa cuando se hacen largos recorridos en superficies duras. El dolor está normalmente localizado alrededor del glúteo y empeora tras prolongados períodos sentado. Un médico o un fisioterapeuta pueden diferenciar si es ciática o síndrome piriforme realizando estiramientos del músculo piriforme y haciendo unos test para determinar el grado de movilidad. La buena noticia es que el piriforme suele responder bastante bien a la fisioterapia.

¿Dónde está el dolor?

En HUESOS, CUELLO, CUALQUIER PARTE DEL CUERPO

Tú crees que es: UN RESFRIADO O LESIÓN PERSISTENTE, pero también podría ser: SOBREENTRENAMIENTO 

La diferencia: llevar tu cuerpo más allá de sus límites, sin déjale tiempo para recuperar, terminará llevándole al agotamiento, fenómeno conocido como “síndrome de sobreentrenamiento”. El problema es que cada corredor tiene su propio punto de ruptura, y las señales de aviso son muchas veces fáciles de ignorar. Hay que buscar una reacción en cadena, afirma Kristen Dieffenbach, experta en deporte y profesora de formación de entrenadores de atletas en la Universidad de West Virginia “Es una cadena de sucesos” indica. “Primero te ocurre una cosa, luego son dos, después ya tres”. En realidad el sobreentrenamiento es el resultado de una incorrecta recuperación y esto puede ocurrir incluso con distancias cortas. “Estás agotado, y es por eso que te resfrías y tienes achaques”, añade Dieffenbach. Otros síntomas incluyen malhumor, depresión y fatiga crónica. El mejor remedio es descanso y recuperación. 

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...