Lesiones comunes cuando corres con lluvia

Cuidado con las salidas al asfalto cuando está mojado.
runners.es -
Lesiones comunes cuando corres con lluvia
Lesiones comunes cuando corres con lluvia

Se acercan las lluvias y, como buenos amantes del running, no vamos a quedarnos en casa bajo la mantita y con la calefacción a 24 grados, nosotros necesitamos calentarnos a base kilómetros y kilómetros. Por ello, es vital que tengamos en cuenta que correr sobre suelos mojados, bajo la lluvia o después de una buena tormenta, conlleva ciertos riesgos que debemos prevenir o contrarrestar. A ver si el frío y la lluvia no consigue alejarnos del asfalto y terminar haciéndolo una indeseada lesión.

La adherencia al suelo cuando ha llovido se ve mermada, por lo que no estamos exentos de cualquier resbalón o caída, que puede desencadenar en más que un susto, con cuatro posibles lesiones que te privarán de tu deporte favorito si no tienes cuidado:

1. Contusión:

Es la menor de las lesiones que puedes sufrir en caso de una caída, que sólo tendrás que solventar con el famoso protocolo RICE: reposo, hielo, compresión y elevación.

2. Distensión o rotura muscular:

Se trata de alargamientos traumáticos provocados por un estiramientos forzado de la musculatura en el que se rompen fibras musculares. Durante la primera semana de tratamiento deberás olvidarte del running e, incluso, de estirar, ya que agravarías la lesión. Lo que sí podrías hacer es masoterapia superficial, vendaje de kinesiotape y electrólisis percutánea musculoesquelética para la reabsorción del hematoma y cicatrización interna. A partir de la segunda semana, será el momento de realizar reposo activo y la ejercitación activa del músculo afectado, en función del tamaño de la lesión, con masoterapia más profunda y estiramientos analíticos.

Publicidad

3. Esguince de tobillo, rodilla y muñeca:

El más común es el producido en la parte lateral o externa del tobillo y en la interna de la rodilla. Sus gravedades van desde el grado 1 hasta el grado 3, y puede tardar en recuperarse entre dos y ocho semanas. Lo primero que debes realizar es reposo y favorecer la regeneración de los tejidos dañados con hielo, ultrasonido, láser, vendaje, masaje, baños de contraste y electroterapia. En la segunda etapa se lleva a cabo la potenciación de la musculatura afectada, trabajando siempre la propiocepción para mejorar el equilibrio estático y dinámico.

4. Fisura o fractura:

Una complicada lesión en la que se produce una rotura parcial o total de la estructura ósea que te puede obligar a guardar tus zapatillas entre tres y seis meses. En ambos casos será necesario inmovilizar la zona para una correcta consolidación ósea, después del que tendremos que recuperar toda la musculatura perdida y recobrar progresivamente la normalidad.

Un artículo del fisioterapeuta, osteópata y perito de daño corporal de Saluspot Eustaquio Ramírez Rivera.  

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...