Periostitis tibial: causas, prevención y tratamiento

Una dolorosa lesión que no querrás conocer en tu vida como corredor.
runners.es -
Periostitis tibial: causas, prevención y tratamiento
Periostitis tibial: causas, prevención y tratamiento

PREVENIR RECAÍDAS

La mejor forma de evitar esta lesión es aumentar gradualmente el kilometraje. También se recomienda asegurar un calzado apropiado. Sobre todo los que se inicien en este mundo pueden beneficiarse de la ayuda ofrecida en tiendas especializadas. Si tienes un arco del pie alto puede que necesites una zapatilla con más amortiguación o si tienes pies planos un calzado más rígido.

TRATAMIENTO DE ÉLITE 

El campeón olímpico, Fermín Cacho, jugaba un partido de fútbol o voleibol varias veces al mes. El movimiento lateral mueve tus músculos de forma diferente a la carrera en una sola dirección, esto le ayudó a mantener en forma sus músculos tibiales. 

Señales Tibiales: Cómo proceder 

¡STOP!

Si notas sensibilidad en la parte baja de la pierna, especialmente si saltas sobre ella. Si también al caminar notas dolor, podría tratarse de una fractura. 

PRECAUCIÓN

Si notas un dolor constante cuando corres aunque desaparece cuando paras. Al saltar no notas dolor.

ADELANTE

Si no sientes nada de dolor al correr, incluso si hace mucho tiempo que no aplicas hielo ni vendajes elásticos. 

Publicidad

Es la inflamación del periostio a nivel de la tibia. Produce un dolor constante como consecuencia de la aparición de pequeños desgarros en los músculos que rodean la tibia. Esto suma un 15 por ciento de las lesiones del atleta, 10 por ciento de nuestros encuestados la sufrieron en el pasado año.

¿QUIÉN CORRE EL RIESGO? 

Es común entre los corredores novatos o aquellos que vuelven a correr tras una larga pausa. Es una señal de que has hecho demasiado en muy poco tiempo. La periostitis tibial afecta a atletas que no lleven el calzado adecuado, o demasiado usado. También a los que tengan el arco del pie muy alto o los pies planos. 

¿SE PUEDE SEGUIR CORRIENDO A PESAR DE PADECERLO? 

Cuando notes las primeras punzadas de dolor, reduce tus carreras a un nivel cómodo durante unos días o una semana. Ve aumentando poco a poco tu kilometraje usando la regla del 10 por ciento, un aumento de no más del 10 por ciento a la semana. Practica ciclismo, correr en piscina y natación.

REHABILITACIÓN 

Reposo, hielo e ibuprofeno pueden aliviar el dolor, aunque la sabiduría convencional haya predicado que estiramientos de gemelo pueden ser un buen método de rehabilitación, no existen pruebas de que funcione. Los vendajes con bandas Kinesio Tex pueden aliviar el dolor y reducir el tiempo de recuperación. También reduce el tiempo de rehabilitación llevar puesta una tobillera de gel durante el día, incluso para correr, éstas estabilizan el tobillo de tal forma que los músculos de la pantorrilla no tienen que trabajar tanto para sujetar la pierna.

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...