Cuidado con las dietas sin gluten

Seguir este tipo de dietas para potenciar el rendimiento puede no ser suficiente.
runners.es -
Cuidado con las dietas sin gluten
Gluten, ¿si o no?

Si echas un vistazo a la sección de alimentación de cualquier supermercado, verás que cada vez es mayor el espacio que se dedica a los alimentos sin gluten, incluidas las galletas, tostadas y cereales. También es posible salir a comer a restaurantes como los del grupo VIPS o Pizza Jardín, entre otros muchos, y pedir algunos menús sin gluten, tanto en los platos como en los postres. Si sumamos esto a la gran cantidad de libros y páginas de Internet donde se comentan los beneficios de la dieta sin gluten, hasta los corredores más devotos de los carbohidratos dudarán si es mejor alimentarse con productos carentes de gluten que seguir su dieta tradicional.

No cabe duda de que la dieta sin gluten es esencial para los corredores que tienen una enfermedad celíaca (EC) o intolerancia al gluten (IG), según Julie McGinnies, una dietista que conoce la IG en primera persona, porque la padece ella misma y es la responsable de la página de Internet theglutenfreebistro.com. Ambos trastornos pueden provocar problemas de estómago, diarrea, estreñimiento, distensión abdominal por gases y, en el caso de la EC, malabsorción de nutrientes; la eliminación del gluten de la dieta evita los síntomas. Muchos corredores que no padecen estos problemas se preguntan si puede obtenerse algún beneficio para la salud o en su rendimiento si se prescinde del gluten en la dieta (proteína presente en el trigo, la escanda, el kamut, la cebada y el centeno). Incluso hay un equipo profesional de ciclismo, el Garmin-Transitions, que se sigue una dieta sin gluten durante las competiciones, alegando que mejora el rendimiento al disminuir la inflamación y mejorar la digestión.

Pero la mayoría de los corredores no tienen por qué desterrar el pan y la pasta de su dieta. Lara Field, una corredora de maratón y dietista que trabaja con pacientes celíacos en el hospital infantil de la universidad de Chicago, afirma que no existe ninguna prueba de que los corredores sanos obtengan ventajas en su rendimiento en comparación con una dieta equilibrada que contenga gluten. “La teoría de que eliminar el trigo de la dieta mejora la inflamación y la digestión y acelera la recuperación del ejercicio no se cumple en la mayoría de las personas”, según Field.

Sin embargo, no cabe duda de que te harás un favor a ti mismo si sustituyes los alimentos muy procesados que contienen gluten por otros de tipo integral más nutritivo, como frutas, verduras, frutos secos y legumbres, según McGinnies. Esta nutricionista señala que algunos de los cereales integrales más ricos en nutrientes (como el trigo sarraceno, el amaranto, el arroz integral, el teff y la quinua) carecen de gluten de forma natural y tienen una gran cantidad de fibra, proteínas, vitaminas y minerales. 

Publicidad

ALIMÉNTATE CON PRECAUCIÓN

Field advierte de que un cambio mal planificado a una dieta sin gluten puede tener un efecto contraproducente y llevar a una ingesta inadecuada de carbohidratos complejos, vitaminas y minerales presentes en los alimentos básicos de los corredores. Además, aunque existe una gran cantidad de alimentos envasados sin gluten que son saludables, “no es oro todo lo que reluce en el mundo nutricional”, según Field. “Algunas personas asocian el término “sin gluten” con un aliento más sano, pero los corredores que no tengan cuidado a la hora de elegir su dieta pueden terminar consumiendo una gran cantidad de carbohidratos refinados y grasas añadidas, con la consiguiente ganancia de peso”.

Tampoco resulta fácil (ni barato) optar por una dieta sin gluten. La proteína del trigo aparece en una cantidad innumerable de productos, como sopas, delicatessen, aderezos para ensaladas, quesos de untar, frutos secos tostados, barritas energéticas, hamburguesas vegetales, condimentos, salsas y helados, en forma de aroma de malta, salsa de soja y otros condimentos. Hay que estar muy atento a las etiquetas de los productos para detectar la presencia de gluten en los alimentos.

Los profesionales de la nutrición aconsejan a los corredores que atribuyen al gluten sus problemas digestivos que consulten con su médico, quien puede solicitar varias pruebas para detectar la enfermedad celíaca. Si éstas son negativas, pero los síntomas persisten, se puede seguir una dieta estricta sin gluten durante 7-10 días para determinar la sensibilidad al gluten. Si esto elimina las molestias y el rendimiento físico mejora, es probable que el gluten sea el culpable.

No obstante, antes de hacer ningún cambio radical en la dieta, es preciso solicitar consulta a un dietista o nutricionista profesional. Revisar exhaustivamente la dieta para eliminar el gluten de la misma puede llegar a ser agotador por la cantidad de etiquetas de productos a revisar a diario. Siempre es mejor consultar con un dietista especializado en alimentos sin gluten para que te ayude a descartar ciertos productos y para asegurar que cubres todas tus necesidades nutricionales. Además, los corredores que comen pasta, pan y otros alimentos con gluten y que no presentan efectos negativos pueden confiar en que seguir una dieta equilibrada es la mejor forma de conseguir todos los nutrientes que necesita el organismo, de modo que puedan rendir al máximo en su actividad deportiva.

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...