Derrota a los calambres

Hazlo con una buena hidratación y alimentación.
Beatriz Ruiz-Alejos -
Derrota a los calambres
Derrota a los calambres

Todos hemos experimentado alguna vez, durante el entrenamiento, después o incluso de noche mientras descansamos, esa sensación de hormigueo, pesadez y dolor de piernas. Los responsables de esto son los calambres musculares, que a pesar de que pueden deberse a numerosas causas, en corredores se originan generalmente a raíz de una deshidratación por pérdida de minerales a través del sudor, por déficit de algunos de estos en la dieta, o por un sobresfuerzo. Los calambres son contracciones musculares involuntarias dolorosas y transitorias, que pueden ser de un músculo o de un grupo muscular, y debemos diferenciarlos de las contracturas ya que, aunque la sintomatología es la misma, la diferencia está en la duración; un calambre dura varios minutos mientras que la contractura es más duradera y puede ser necesario tratamiento farmacológico o fisioterápico para que remita.

¿POR QUÉ SE PRODUCEN?

Como hemos mencionado anteriormente, las causas más comunes por las que se originan los calambres en los corredores suelen ser un esfuerzo extenuante y prolongado, una deshidratación con pérdida de sales minerales o déficit de potasio, magnesio, calcio y vitaminas del grupo B, pero no son las únicas: en corredores principiantes o corredores que han salido de una lesión suelen aparecer porque realizan un sobreesfuerzo muscular para tratar de adquirir la forma física de una manera rápida sin que los grupos musculares estén preparados. Otra causa puede ser la utilización de una zapatilla inadecuada, una mala posición corriendo, la irritación de algún nervio o la toma de algún medicamento para la hipertensión. En este apartado vamos a ver como prevenir estos calambres desde el punto de vista de la alimentación y la hidratación.

DIETA E HIDRATACIÓN CONTRA LOS CALAMBRES

La hidratación debe ser adecuada, tener los niveles de líquido en el nivel adecuado es importante para reponer las pérdidas por sudor y evitar los calambres musculares. Para ello, has de beber antes de tener sed, y previamente, durante y después del esfuerzo físico. El agua suele ser suficiente pero si la duración del ejercicio es larga y el clima es caluroso puedes incorporar bebidas isotónicas que te van a aportar sales minerales. Después de correr, bebe tragos cortos de bebida isotónica por cada medio kilo que hayas perdido. Lo ideal es pesarse desnudo antes y después del ejercicio para saber exactamente lo que has perdido. Intenta beber algo que contenga sodio, que te ayudará a retener lo que bebes. Cuidado con la hiponatremia, suele suceder solo en carreras largas y en días de mucho calor, cuando se pierde un montón de sodio a través del sudor y se toma mucha agua, por tanto el exceso tampoco es recomendable.

Échale un vistazo al artículo: 'Alimentos contra los calambres'

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...