¿Hace un café?

Es una ayuda para el entrenamiento del corredor, amén de una fuente de antioxidantes naturales.
Yolanda Vázquez-Mazariego -
¿Hace un café?
¿Hace un café?

Son las 7 de la mañana de un lunes y lo primero que haces es ponerte un café para volver a ser persona. Es tu rutina diaria, y más si el día se presenta complicado: trabajo, niños, ese curso de la empresa para promoción y en medio de todo un hueco para nuestra carrera, que no sólo nos sirve pare entrenar, es nuestro ‘momento yo’, el escape diario. Ese ritmo de vida tan frenético no sería posible sin nuestro café de primera hora de la mañana y unos cuantos que vienen a lo largo del día. Pero de vez en cuando nos preguntamos ¿Tomo demasiado café? ¿Debería pasar al té? ¿Afecta a mi salud? Los nuevos estudios están cambiando las cosas y demuestran que el café, después de tantos años de cargarse nuestra tensión arterial, resulta que es una buena fuente de antioxidantes que se puede tomar cada día con moderación. 

La mayor parte del café proviene de una planta conocida con el nombre de Coffea arabica, aunque también se cultiva la especie Coffea robusta. Aunque la planta sea la misma, las condiciones climatológicas y la geografía confi eren al grano de café un aroma especial y diferente que se personaliza con la recolección, tostado y almacenaje. Una taza de café contiene unos 100 mg de cafeína y 70 mg de antioxidantes, un café expreso posee 198 mg de cafeína y unos 140 mg de antioxidantes, y un descafeinado 2-3 mg y cantidades variables de cafeína según su extracción. En España, 8 de cada 10 hogares consumen café, con una media de 2 paquetes por mes. Se calcula que cada año se consumen más de 400.000 millones de tazas en el mundo y el país que más consume es Noruega: ¡con 9,1 kg per cápita al año!

¿Quieres saber como se digiere el café en tu cuerpo? Es fácil, se trata de un elemento que apenas aporta vitaminas o minerales, por lo que cuando tomas el líquido mágico, la cafeína es absorbida rápidamente en el estómago e intestino y se distribuye por todo el organismo, alcanzando el pico máximo en sangre entre 45 y 60 minutos después de la ingestión. Para las personas no acostumbradas a tomar café, 200 mg de cafeína (una taza de café) provocan un aumento del nivel plasmático de la renina, noradrenalina y adrenalina, lo que produce un estado de ansiedad, diuresis (haces más pis), incremento en la secreción gástrica, aumento de la presión sanguínea y del pulso, etc. La cafeína se degrada en el hígado a dimetilxantinas que se eliminan en la orina.

Estos efectos pueden durar 1 y 12 horas después, depende del peso y condiciones de cada persona. A los cuatro días de tomar café habitualmente, el cuerpo aprende a tolerar las dosis y disminuyen los efectos, convirtiéndose en un ligero estimulante. Los más cafeteros no experimentan estos síntomas porque tienen unos sistemas de detoxifi cación acostumbrados a metabolizar la cafeína. Pueden incluso dormirse como lirones después de haber tomado varias tazas de café al día, incluso después de cenar.

Publicidad

Tacita a tacita

Desde los chamanes de las selvas sudamericanas a los pastores yemeníes y turcos, el café siempre ha sido una bebida estimulante y casi mágica. Ahora el café es algo habitual cada día, una ayuda para levantarnos en la estresante vida del ‘guerrero moderno’ y los deportistas pueden benefi ciarse de la cafeína en estos tiempos en los que no se considera una sustancia dopante. Aquí tienes las propiedades del café y algunos consejos sobre cómo utilizarlo en tu entrenamiento:

PODER ENERGIZANTE

Algo que hasta los niños saben, la cafeína nos da energía, aumenta el ritmo cardiaco y nos vigoriza y hace que nos mantengamos más alerta.

EFECTO ANTIOXIDANTE

Los estudios científi cos más recientes lo han demostrado; los granos de café son una fuente de polifenoles que se mantienen en una taza. Los polifenoles son antioxidantes que ayudan al sistema natural de protección frente a los radicales libres. Por esto el café protege a las células del daño oxidativo y ayuda a retrasar el envejecimiento.

AYUDA A QUEMAR GRASAS

La cafeína ayuda a adelgazar porque facilita la utilización de las grasas, ahorrando el glucógeno y prolongando el tiempo de ejercicio. Aún no está claro, parece más un efecto secundario provocado porque el aumento de adrenalina en la sangre hace que te emplees más a fondo y durante más tiempo en el entrenamiento, y al fin y al cabo a más intensidad o más tiempo, más grasa quemas.

AUMENTA LA RESISTENCIA

Y retrasa la aparición de fatiga La cafeína es similar a la adenosina, una sustancia que se encarga entre otras funciones de transmitir la sensación de cansancio al cerebro. Las neuronas no saben diferenciar estas sustancias y cuando tomamos café o té se ocupa el espacio reservado para la adenosina con cafeína, por lo que no se recibe la señal de fatiga. También aumenta la cantidad de catecolaminas en el plasma y permite al organismo adaptarse al esfuerzo físico y mental. ¡Cuidado! Aprende a conocer las señales de fatiga y no te sobrepases con el esfuerzo por culpa de la cafeína; puedes acabar con lesiones por sobrecarga por no ser consciente de tus límites.

DIURÉTICO Y LAXANTE

Seguro que ya lo has comprobado alguna vez, cuanto más café, más vas al baño, esto te hace eliminar la retención de líquidos que puede hacerte pesar más kilos. Pero no te pases con la cafeína porque puedes deshidratarte o tener problemas de diarrea.

REDUCE EL DOLOR MUSCULAR

Un café parece mejor que una aspirina según un estudio de la Universidad de Georgia, aunque el efecto es más efi caz en personas que no toman café habitualmente que en los cafeteros.

PROTEGE EL CEREBRO

Hay varios estudios que relacionan el consumo de café y otras bebidas con cafeína con un 60% menos de riesgo de desarrollar Parkinson. No se sabe como actúa, aunque lo hace en dosis moderadas, no más de 2 ó 3 tazas al día.

AUMENTA EL DESEO SEXUAL

Un estudio realizado con ratas hembras encontró que las que tomaron dosis moderadas de cafeína estaban más receptivas a los machos. No se ha comprobado en humanos, pero el efecto sólo funcionaría si no se consume cafeína regularmente.

Publicidad

EL LADO OSCURO DEL CAFÉ

Recientemente Philipp Kauffman, un profesor de cardiología suizo, publicó un estudio en el que se decía que no se debía beber café antes de hacer ejercicio, pues encontró que 200 mg de cafeína (dos tazas de café) disminuían el flujo sanguíneo al corazón en un 22% menos. Este porcentaje aumentaba al 39% si el ejercicio se hacía en altitud, por lo que los investigadores intuyeron que la cafeína podía provocar enfermedad coronaria vascular al limitar la cantidad de oxígeno en el corazón. Este efecto sólo aparecía durante el ejercicio, no en descanso. La explicación está en que cuando necesitas energía para el movimiento se libera adenosina, una sustancia que abre las arterias para aumentar el flujo sanguíneo, la cafeína bloquea parcialmente el efecto de la adenosina, limitando la llegada de sangre al corazón (lo que podría estar provocando una disminución del rendimiento en el ejercicio). Este estudio se realizó en personas con problemas cardiovasculares, por lo que en teoría, la cafeína no tendría porque provocar una disminución del rendimiento en las personas sanas.

Y no es una cosa que los runners sepamos por ciencia infusa, hay estudios que lo demuestran, como el del grupo de Michelle Jones de la Universidad de Edge Hill en Inglaterra; en este caso se estudió el efecto de la cafeína en corredoresde fondo varones, encontrando que los que tomaron 1,4 mg de cafeína por kilo de peso (una taza grande de café para 70 kg de peso) aumentaban en un 1,2% el rendimiento al correr carreras de 8 km, al parecer porque eran capaces de mantener niveles altos de intensidad sin notar la fatiga. Ante la duda de tomarse un café o no, siempre hay que ser prudente; si eres una persona sana, sin problemas cardiovasculares, hipertensión arterial y siempre has tomado un café antes de correr, no tienes porque preocuparte, simplemente limita tu dosis a 3 cafés al día como máximo. Al contrario que si en una revisión médica o en una prueba de esfuerzo han detectado alguna anomalía cardiovascular; entonces es mejor que vayas al especialista y evites las bebidas con cafeína como té o colas, chocolate, guaraná o bebidas/geles/barritas para deportistas que la contengan.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...